Presos intentaron fugarse de estación de Policía en el centro de Bogotá

Los hechos ocurrieron en la estación ubicada en la localidad de Santa Fe, donde decenas de detenidos trataron de quemar varios objetos del lugar para activar la alarma de incendio y escapar

Compartir
Compartir articulo
Reclusos intentaron de escapar de la estación de Policía de Santa Fe, ubicada en la carrera 5° con calle 29, en el centro de Bogotá - crédito archivo Infobae
Reclusos intentaron de escapar de la estación de Policía de Santa Fe, ubicada en la carrera 5° con calle 29, en el centro de Bogotá - crédito archivo Infobae

Reclusos que se encontraban en la estación de Policía de la localidad de Santa Fe, en el centro de Bogotá, quemaron colchones y basura para activar la alarma de incendios. El propósito de su motín era aprovechar este momento para fugarse. Sin embargo, las autoridades que se encontraban custodiando el lugar lograron intervenir para evitar el plan.

Inicialmente, se había establecido que los hechos que ocurrieron en la noche del 18 de octubre y habían dejado dos policías con heridas leves. Sin embargo, el Teniente Héctor Rodríguez confirmó que no hubo lesionados de ningún tipo, solo daños materiales. Además, Rodríguez puntualizó que la situación inició por un hecho de intolerancia entre los reclusos y que se pidió apoyo a cuadrantes para prevenir la fuga de los presos.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

Vale la pena resaltar que esta es una de las estaciones de Policía más grandes de la ciudad; sin embargo, como la mayoría en Bogotá, presenta altos niveles de hacinamiento desde hace varios meses. Según la Personería de Bogotá, la capacidad máxima de alojamiento para personas detenidas allí es de 40, pero para agosto del 2022 se encontraban 189. Es decir, su nivel de hacinamiento es de 370%.

De hecho, en el mismo mes de agosto del 2022, se reportó una fuga en esta estación. En dicho evento, que ocurrió en horas de la madrugada, 26 personas lograron escapar de donde se encontraban recluidos. Aunque en su momento diez de ellas fueron recapturadas, salieron varios presos heridos, así como policías.

El hacinamiento en estaciones de Policía, un problema de larga data

En general, con corte a agosto de 2023, hay capacidad en todas las URI y estaciones de Bogotá para 1.227 personas; mientras que son más de 3.200 las que se encuentran recluidas en estos centros que deberían ser únicamente transitorios. Es así como los datos de la Personería Distrital registran una ocupación superior al 200%. De acuerdo con la entidad de control Distrital, esta situación es “uno de los factores recurrentes y predominantes para que las personas que se encuentran allí privadas de la libertad puedan o quieran fugarse”.

Varios entes de control como la Personería Distrital, la Procuraduría Nacional y la Defensoría han alertado por el hacinamiento en centros de reclusión transitoria en Bogotá - crédito Defensoría
Varios entes de control como la Personería Distrital, la Procuraduría Nacional y la Defensoría han alertado por el hacinamiento en centros de reclusión transitoria en Bogotá - crédito Defensoría

En el informe que expidió la Procuraduría General de la Nación, tras su visita a los centros de reclusión transitorios en la capital del país, detalló no sólo la magnitud de esta grave problemática, sino los datos específicos de cuáles son las estaciones que se encuentran en peores condiciones. Así, las estaciones con mayor porcentaje de hacinamiento según la entidad de control nacional son la de Usaquén, con más de 1.000% de hacinamiento; seguida por la de Kennedy y San Cristóbal, que superan un 400%; y las de Engativá y Suba que cuentan con más de 300% de sobre cupo.

Según el experto en seguridad de la Universidad Javeriana, Juan Sebastián Jiménez, las causas del hacinamiento en Bogotá y en Colombia están relacionadas, principalmente, con que hay “un uso excesivo de reclusión intramural como forma de resolver los distintos conflictos sociales que se están presentando”. Así que en las URI y estaciones se encuentran sobre todo personas que no han sido condenadas, que están en proceso judicial y a quienes no se les ha terminado su periodo de presunción de inocencia.

Las afectaciones a los reclusos y a la ciudadanía

Lo cierto es que el hacinamiento representa un problema tanto para los reclusos, como para la seguridad de la ciudadanía, especialmente porque “la capacidad de custodia se ve reducida ante la cantidad de personas que se encuentran habitando en condiciones no óptimas, dificultando el control del sistema carcelario y repercutiendo en la seguridad barrial”, explica Jiménez, quien agrega que estos espacios (cárceles y centros de reclusión) se han convertido en un lugar donde se fortalecen las bandas y estructuras criminales que siguen operando y ejerciendo acciones delictivas.

Mientras tanto, esta situación atenta contra los derechos de los presos por varias razones. Primero, viola el derecho a la dignidad humana, pues implica que los presos están confinados en espacios reducidos, donde no llega luz o ventilación suficiente. Esto mismo hace que sean más propensos los problemas sanitarios.

El hacinamiento en estaciones de Policía y URI en Bogotá está en más del 200% - crédito Defensoría
El hacinamiento en estaciones de Policía y URI en Bogotá está en más del 200% - crédito Defensoría

La falta de espacio y las condiciones inadecuadas pueden conducir a problemas de salud física y mental, de acuerdo a lo que han reportado organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los presos tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades, como infecciones contagiosas, debido a la proximidad. Además, el estrés y la ansiedad asociados con el hacinamiento pueden tener un impacto negativo en la salud mental de los reclusos.

Además, el hacinamiento en las prisiones y en estaciones de Policía a menudo constituye una violación de los derechos humanos reconocidos internacionalmente. Esto incluye el derecho a no ser sometido a tortura o trato cruel, inhumano o degradante, establecido en el artículo número cinco de la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como en otros tratados internacionales.

Expertos coinciden en que el hacinamiento en las prisiones es un problema complejo que suele ser resultado de la sobrepoblación, la falta de inversión en infraestructura penitenciaria y problemas sistémicos en el sistema de justicia y en la formación estructural de la sociedad.