“La hoja de coca y el cannabis deben salir del prohibicionismo”, aseguró Gustavo Petro en las Naciones Unidas

El mandatario planteó en Nueva York la posibilidad de que estas dejen de ser prohibidas, ante la irrupción de fentanilo

Compartir
Compartir articulo
En su reunión con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, el Presidente formuló la posibilidad de dar vía libre al consumo de estas sustancias - crédito Juan Diego Cano/Presidencia
En su reunión con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, el Presidente formuló la posibilidad de dar vía libre al consumo de estas sustancias - crédito Juan Diego Cano/Presidencia

En el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el mandatario colombiano sostuvo una reunión con el Secretario General de la ONU, Antonio Gutiérres, con quien se abordaron distintos temas como la lucha contra las drogas, el cambio climático y la política de Paz Total, entre otros temas coyunturales.

En el diálogo, resaltaron varias ideas sobre la lucha antidrogas, una compleja situación política bilateral entre Colombia y los Estados Unidos, con la participación de algunos otros actores internacionales. Una de esas fue el aumento del consumo del fentanilo, un opioide sintético mucho más fuerte que la heroína, que es fabricado en laboratorios y, del mismo modo, de forma ilegal.

“Usted sabe que hay una irrupción del fentanilo, de drogas químicas, de producción industrial, que ya no usan ni vegetales ni la tierra, y que sacan a Colombia –eso para nosotros es una oportunidad– del mercado de las drogas de una manera sustancial”, recalcó el mandatario colombiano, ante la intrusión del consumo del opioide.

Y es que según Gustavo Petro, en el contexto de la lucha contra las sustancias ilícitas, el aumento del fentanilo deja evidente que las sustancias opiáceas provenientes de los vegetales y la tierra producidas en Colombia, lo hacen liberarse en parte de esta contienda, pues las sustancias producidas de forma industrial provienen de otros mercados, según él, como el “mismo Estados Unidos”.

La oportunidad para Colombia es que, de acuerdo con el Presidente, al ser otros países los primeros productores de estas sustancias, Colombia pierde protagonismo en esta lucha debido a que el país ha sido de los productores primarios de opioides, como la cocaína, producidos con vegetales y recursos de la tierra, que ya pasan a un segundo plano, mientras que sintéticos como el fentanilo pueden ser producidos en otras regiones.

En palabras del gobernante, “Colombia no va a tener una posición privilegiada ahí, y eso nos da la oportunidad de la paz, de quitarle la gasolina violenta a la base de nuestra sociedad”.

Según el mandatario, “el fentanilo, a pesar de que puede haber intentos de hacerlo en Colombia -y nosotros tenemos que tener una política de prevención en salud para consumidores, que incluso ni saben qué es lo que están consumiendo- la realidad es que es altamente probable que estos procesos industriales se hagan en los mismos Estados Unidos, quizás en la frontera de México, aprovechando un menor valor de la fuerza de trabajo”.

Para Petro, ese orden de ideas permitiría que materiales como el cannabis y la hoja de coca salgan de las regulaciones que lo prohíben, pues cada vez son más los beneficios que se pueden aprovechar de estas materias primas.

El dignatario agregó que “la irrupción del fentanilo en el mercado de las drogas ilícitas brinda la oportunidad para que una serie de materias que antes se consideraban ilícitas como la cannabis –que se vende en almacenes en Nueva York, aquí al lado de la ONU, solo que no es made in Colombia, en perjuicio de nuestro país–,y la hoja de la coca, que también se puede utilizar en otras materias, puedan salir definitivamente de ese prohibicionismo, facultado por una serie de resoluciones de una comisión específica de Naciones Unidas. Le pedimos que eso salga definitivamente”.

Igualmente, esta temática debe desarrollarse con tiempo y bajo el cuidadoso control de los gobiernos de los países involucrados en la producción de sustancias ilícitas. Aunque el diálogo entre el mandatario y el Secretario General de la ONU reposa sobre las fuertes realidades de los países y las soluciones que puedan derivarse de allí, cada gobierno debe comprometerse con planes de acción. El presidente Petro añadió que la posibilidad de que el fentanilo esté desplazando la cocaína “es mi hipótesis, y eso hay que examinarlo todavía dentro de un tiempo”, puntualizó.