Usaid apoyará acciones de prevención y protección en derechos humanos en 20 municipios del país

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional desarrollará este programa durante los próximos cinco años en el Bajo Cauca, Cauca, Nariño, Buenaventura, Caquetá y Catatumbo

Compartir
Compartir articulo
Diego Bautista, director del Programa de Derechos Humanos para la Paz, de USAID/Colombia - crédito USAID
Diego Bautista, director del Programa de Derechos Humanos para la Paz, de USAID/Colombia - crédito USAID

Desde Tumaco (Nariño), la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) anunció que implementará el Programa de Derechos Humanos para la Paz, en veinte municipios de Colombia.

Este programa se desarrollará durante los próximos cinco años (2023-2028) y trabajará conjuntamente con instituciones nacionales, regionales y locales, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado, con un enfoque de diversidad e inclusión social.

En la presentación de la iniciativa, Diego Bautista, director del Programa de Derechos Humanos para la Paz, subrayó la importancia de aunar esfuerzos en asuntos de derechos humanos, ante miembros de la institucionalidad local, personas defensoras de Derechos Humanos y empresarios de la región, precisamente durante el Día Nacional de los derechos humanos, que se conmemora el 9 de septiembre.

En su primera etapa, el programa cobijará diez municipios con altas necesidades en asuntos de derechos humanos: Tumaco y Barbacoas (Nariño); Caucasia y Cáceres (Antioquia); Cartagena del Chairá y San Vicente del Caguán (Caquetá); Buenaventura (Valle del Cauca); Santander de Quilichao y Caloto (Cauca) y Tibú (Norte de Santander).

El funcionario destacó los tres objetivos del programa: impulsar la prevención de violaciones de derechos humanos, fortalecer la protección de las personas defensoras de derechos humanos y las comunidades, y mejorar la respuesta institucional a dichas violaciones en el marco de la coordinación con actores clave en los territorios, incluyendo otros Programas de USAID y cooperantes.

El programa de Usaid será implementado en alianza con cinco organizaciones de la sociedad civil: Fundación Paz y Reconciliación (Pares); Fundación Ideas para la Paz (FIP); Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), Pastoral Social Cáritas Colombiana y Ruta Pacífica de las Mujeres.

“Nuestra meta durante los próximos cinco años es desarrollar un trabajo conjunto entre el Estado y los territorios, más la articulación de los actores de la sociedad civil y del sector empresarial a nivel local, para que se noten realmente los impactos en materia de derechos humanos”, expresó Bautista.

Bautista recordó con preocupación que desde el 2020 han sido asesinados 41 líderes sociales en la llamada “Perla del Pacífico”.

Situación en Tumaco

Tumaco y Barbacoas hacen parte de los municipios priorizados por el programa, dado que se identificó un elevado número de violaciones de derechos humanos, al igual que riesgos crecientes contra la seguridad de defensores y defensoras de derechos humanos en esta zona del país”, reiteró el director.

Así mismo, Nataly Sarmiento, gerente del portafolio de derechos humanos de Usaid-Colombia, manifestó que “nos llena de profunda emoción que Tumaco sea el primer lugar en el que estamos presentando nuestra actividad Derechos Humanos para la Paz. Con esta actividad queremos darle continuidad al apoyo que se ha brindado a esta región del país en materia de prevención, protección y respuesta en derechos humanos y sumar a nuestros múltiples esfuerzos a nivel territorial en materia de víctimas, inclusión, justicia, desarrollo rural, entre otros”.

Por su parte, Indepaz recordó que, en lo corrido del 2023, cinco defensores han sido asesinados en el municipio Tumaco. Estos antecedentes explican porque es fundamental que este Programa contribuya a la transformación de estas dinámicas de derechos humanos.

Entre tanto, la Defensoría del Pueblo alertó que desde hace más de dos meses se viene presentando desplazamiento de comunidades en la región y no se permite que los trabajadores de la salud lleguen a la zona rural del territorio.

“La población civil está atemorizada y, por este motivo, se han presentado desplazados. Además, la economía ha disminuido, ya que los campesinos del sector no pueden realizar sus actividades agrícolas”, finalmente indicó Yair Mena, defensor del pueblo en Tumaco, Nariño.

Distintas organizaciones locales acudieron el encuentro, entre ellas la Corporación Red de Consejos Comunitarios del Pacífico Sur, Asociación de Consejos Comunitarios y Organizaciones Afrodescendientes de Barbacoas, las Alcaldías de Tumaco y Barbacoas, la Defensoría del Pueblo, la Cámara de Comercio, entre otros.