Profesionales del sector debatieron sobre su experiencia en la aplicación de la IA
Profesionales del sector debatieron sobre su experiencia en la aplicación de la IA

Los especialistas coinciden en que estamos frente a la Cuarta Revolución Industrial. Así, la Inteligencia Artificial (IA), el Big Data y el Machine Learning son tecnologías que vinieron para quedarse y generan un cambio de paradigma que divide la cancha. Frente a este escenario, el pasado jueves los expertos se reunieron en un ciclo de charlas-debate organizado por el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL), del Sector de Integración y Comercio del BID y el INTA, para compartir sus miradas sobre el impacto de la IA y su aplicación al campo argentino. En este sentido, Héctor Espina, director nacional del INTA, señaló: "Se observa un gran cambio de paradigma, donde se transforman no solo las capacidades productivas sino el mundo laboral".

Mucho se habla pero poco se sabe. Antes de entrar en tema, cabe aclarar que la IA es un campo que estudia el problema general de crear inteligencia en las máquinas y dentro de las ramas de la IA, el Aprendizaje de Máquinas (Machine Learning) es una de las áreas con mayor potencial de aplicaciones en el sector agropecuario.

¿Reemplaza, desplaza o crea empleo?

Por un lado, están quienes defienden los beneficios que aporta una inteligencia superior para facilitar la toma de decisiones estratégicas y, por el otro, los que alertan sobre el riesgo de un desempleo generalizado causado por la automatización de los puestos de trabajo. Kevin LaGrandeur, profesor del Instituto Tecnológico de Nueva York (NYIT), abrió el encuentro con una conferencia magistral. Allí, comentó que en su libro Sobrevivir a la Era de la Máquina, escribió: "Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la automatización de algunas tareas en un trabajo no conduce necesariamente a la automatización de todo el trabajo".
Sin embargo, también aludió en su libro a una estimación realizada por la empresa de investigación tecnológica Gartner, la cual predijo que "los robots y las máquinas inteligentes reemplazarían un tercio de los trabajos de Estados Unidos para 2025".

Como contrapartida, para Federico Marty, responsable de la plataforma global de datos e Inteligencia Artificial de Microsoft Argentina que participó del debate, la IA llegó para asistir los procesos actuales y no para reemplazarlos. "No creo en la necesidad de que las máquinas sustituyan el conocimiento y la experiencia de quienes las manejan, sino más bien en el acompañamiento que pueden darnos a fin de facilitarnos las tareas", apuntó.

Para Kevin LaGrandeur, la historia muestra que las revoluciones industriales engendran una gran cantidad de nuevos empleos
Para Kevin LaGrandeur, la historia muestra que las revoluciones industriales engendran una gran cantidad de nuevos empleos

En tanto, LeGrandeur graficó: "Los robots cosechadores necesitan un compañero para supervisar el proceso. Es un ejemplo de que las personas van a poder retener su trabajo para cuando la automatización aumente". En el caso de otros oficios como el del telemarketer advirtió que "van a desaparecer". No obstante, aclaró: "Creo que la situación no va a ser tan extrema, hay evidencia de que se van a perder algunas tareas o partes de un trabajo". De acuerdo al experto la historia muestra que las revoluciones industriales engendran una gran cantidad de nuevos empleos que evolucionan desde la base de la revolución misma, de la tecnología que lo causó.

Innovación para mejorar la productividad

Según el INTA, la IA es una realidad en el sector agropecuario global, con aplicaciones incipientes en la identificación temprana de enfermedades y evaluación de daños en el control de malezas vía un uso más eficiente de herbicidas, la utilización de robots para la cosecha de frutas, el análisis de información satelital, el mejoramiento de la salud del suelo, el mejoramiento genético de plantas y animales, el monitoreo del ganado, el uso de modelos predictivos para la mejora en la toma de decisiones agronómicas y el testeo de cultivos con deficiencias nutricionales, entre otras aplicaciones de relevancia.

En este sentido, y ante del desafío de una Argentina en busca de una agricultura y ganadería exponencial, Guillermo Salvatierra, CEO y Gerente General de Frontec, una plataforma tecnológica que combina los avances de la ciencia aeroespacial, informática y agronómica para ofrecer soluciones innovadoras y sustentables a toda la cadena de valor frente a los desafíos de la producción de alimentos, señaló: "La IA es una oportunidad. Si nuestro desafío es incrementar la productividad, hay que mapear cada píxel de cada lote, juntar esa enorme cantidad de datos y buscar la correlación. Se trata de buscar la productividad no vía insumo, sino vía información".

Si bien el desarrollo de la IA en la ganadería aún es incipiente en Argentina, ya se registran algunos desarrollos. Al respecto, Ricardo Garro del INTA Anguil comentó: "Nosotros creamos un sistema de comederos para medir el consumo individual de los animales, cada uno de ellos tiene una caravana comercial que posee un chip y con esos datos, a través de un algoritmo se logra estimar la eficiencia del consumo".

Por último, Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua del INTA, frente a este mundo de datos, algoritmos y análisis, recomendó: "Hoy tenemos la posibilidad de duplicar la producción en muchos sectores, y para ello, la IA va a tener que estar orientada fuertemente al estudio del ambiente y no tanto a la genética". A su vez, a modo de reflexión, expresó: "El futuro va a estar en cómo hacemos meterle a la IA multidisciplinariedad y sentido crítico".