No estamos preparados para una crisis de demencia

Por Ann Norwich (Especial para The Washington Post/Opinión)

Se proyecta que para 2050 habrá 14 millones de personas mayores de 65 años que sufrirán Alzheimer (Archivo)
Se proyecta que para 2050 habrá 14 millones de personas mayores de 65 años que sufrirán Alzheimer (Archivo)

Muchos de nosotros jugamos a la lotería con la esperanza de convertirnos en multimillonarios de forma instantánea. La posibilidad de ganar es menos de 1 en 300 millones. Sin embargo, todos pensamos que podemos ser "el uno". Nos gusta creer que las cosas buenas aparecerán en nuestro camino y tendemos a ignorar las amenazas reales para nuestra salud a medida que envejecemos, aunque las posibilidades de que ocurran son altas.

La juez de la Corte Suprema ya retirada, Sandra Day O'Connor, reveló recientemente que ahora se le ha diagnosticado una probable enfermedad de Alzheimer. A los 65 años, tenía una probabilidad de 1 de 10 de desarrollar demencia. A los 85, sus probabilidades aumentaron de 1 a 3. Ahora reconocemos con gran tristeza que la mente aguda de la mujer de 88 años se desvanecerá y que ella también sucumbirá a la enfermedad, tal y como lo hizo con su esposo.

¿Cómo afecta esto a los que estamos llegando a la edad mágica de jubilación, es decir, a los 65 años? ¿Deberíamos fingir que la demencia no nos puede pasar y esperamos superar las probabilidades? Conocer nuestro riesgo de desarrollar una enfermedad nos brinda la oportunidad de planificar nuestro futuro y abogar por programas que mejoren los servicios para las personas afectadas por esta enfermedad devastadora.

El seguro médico tradicional en Estados Unidos está diseñado para brindar cobertura médica a los participantes que buscan tratamientos para diversas enfermedades. Si desarrolla neumonía y es admitido en el hospital, todo está cubierto después del copago inicial. Si necesita rehabilitación, los primeros 20 días generalmente están cubiertos, con un adicional de 80 días a una tarifa reducida siempre y cuando esté mejorando y pueda participar en la terapia. Cuando no hay mejoría, se le da de alta o se convierte en residente de un asilo de ancianos con pago privado que cuesta miles de dólares al mes. Si no tiene los recursos para pagar un asilo de ancianos, puede perder sus bienes personales y solicitar un programa de Medicaid.

Una de cada diez personas mayores de 65 años o más sufre de Alzheimer o síndromes de demencia. Tienen una enfermedad progresiva, irreversible y no curable que continuará empeorando a pesar de la mejor atención médica. A medida que su memoria disminuye, su debilidad aumenta, y requieren una cantidad cada vez mayor de supervisión y asistencia física.

Hoy en día, la crisis en la atención médica es cómo atender a los aproximadamente 5.7 millones de estadounidenses con Alzheimer. De acuerdo con la Asociación de Alzheimer, los miembros de la familia que no reciben remuneración con frecuencia brindan un total de 18 mil millones de horas de atención cada año. La crisis para mañana es cómo atender a los 14 millones de estadounidenses proyectados mayores de 65 años que desarrollarán la enfermedad para 2050.

Nuestro sistema de atención médica no está preparado para brindar atención médica a esta cohorte de pacientes. Gastamos miles de millones de dólares en estos pacientes tanto dentro como fuera de los hospitales y también en instalaciones de rehabilitación, solo para que regresen cada pocos meses para otra ronda de lo mismo. Es lo que sabemos hacer en lugar de adaptar la atención específica para pacientes con demencia, y muchos han expresado el deseo de algo diferente que les permita quedarse en casa y recibir tratamientos no invasivos. Desafortunadamente, muchos de estos pacientes no han recibido el diagnóstico formal de la enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia.

Se estima que un diagnóstico temprano de demencia podría ahorrar USD 7.9 billones en costos médicos durante varios años y brindar atención adaptada a las necesidades del paciente. Esto incluiría el acceso a ensayos médicos, medicamentos para retardar la progresión de la enfermedad, el manejo activo de enfermedades comórbidas y la oportunidad de participar en la planificación de objetivos para el futuro. ¿Por qué, entonces, no diagnosticamos a las personas temprano? Sabemos que es mejor diagnosticar cualquier enfermedad al comienzo de los síntomas, pero por alguna razón, la demencia conlleva un estigma que nos impide a la mayoría de las personas preguntar y confirmar el diagnóstico.

Muchas personas famosas y sus familias han reconocido públicamente un diagnóstico de demencia en un intento por disminuir el estigma asociado con la enfermedad: Pat Summit, entrenadora de baloncesto femenino; Glen Campbell, estrella de música country; Rosa Parks; Ronald Reagan; y Margaret Thatcher, por nombrar solo algunos. Como proveedor de atención médico, desafío a todos los que estamos involucrados en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes a seguir el ejemplo de los muchos pacientes que han aceptado su enfermedad con gracia. Borremos el miedo que rodea a esta enfermedad y llevemos a nuestros pacientes a un diagnóstico oportuno. Es una oportunidad que no nos podemos permitir perder.

TE PUEDE INTERESAR