Foto del jueves del líder opositor venezolano Juan Guaidó hablando por teléfono en su oficina en Caracas. (Ene 9, 2020. REUTERS/Manaure Quintero)
Foto del jueves del líder opositor venezolano Juan Guaidó hablando por teléfono en su oficina en Caracas. (Ene 9, 2020. REUTERS/Manaure Quintero)

El gobierno interino de Venezuela, encabezado por Juan Guaidó, informó el viernes que no se reunirá con la delegación noruega que estaría viajando a Venezuela, debido a que el diálogo de Olso “ha sido clausurado”.

A través de un comunicado, las autoridades explican que el proceso de Oslo-Barbados, como se conoció a la negociación auspiciada por Noruega entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela, “ha sido clausurado y por lo tanto no vamos a participar de ninguna reunión”. Y aclaran: “Maduro ha impedido toda solución negociada a la crisis venezolana”.

Además, mencionan el episodio ocurrido esta semana, cuando el régimen de Nicolás Maduro intentó asaltar la Asamblea Nacional, impidiendo el ingreso de diputados opositores y la asunción como presidente del órgano de Juan Guaidó.

Según el Gobierno interino, con esa acción el régimen “ha demostrado su decisión de bloquear todas las soluciones políticas” que el país necesita.

Comunicado del Gobierno encargado de Venezuela sobre la visita de los representantes de Noruega
Comunicado del Gobierno encargado de Venezuela sobre la visita de los representantes de Noruega

La información agrega que la delegación ha notificado al equipo de Guaidó acerca de su visita si bien no dieron más detalles acerca de quiénes componen la delegación ni con qué finalidad visitarán Venezuela.


El jueves, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, expresó la disposición del bloque a adoptar sanciones contra los responsables de la “intimidación” a diputados de la Asamblea Nacional de Venezuela, al tiempo que reiteró su apoyo a Juan Guaidó como su presidente.

“Los miembros de la Asamblea Nacional deben poder ejercer su mandato (...) libres de cualquier intimidación o represalia”, dijo Borrell en una declaración en nombre de la Unión Europea (UE) sobre el intento de impedir la reelección de Guaidó como jefe de la cámara.

El ex canciller español aseguró así que “la UE está dispuesta a empezar a trabajar para aplicar medidas específicas contra las personas implicadas en la violación de estos principios y derechos”, sin perjudicar al pueblo venezolano, “dramáticamente afectado por la crisis”.

Mientras tanto, la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó el viernes una resolución que condena el uso de la fuerza contra la Asamblea Nacional y reconoció la legítima reelección de Juan Guaidó como su presidente.

Miembros de las fuerzas de seguridad intentan impedir el paso del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y líder de la oposición, Juan Guaidó, en Caracas. 7 de enero de 2020 (REUTERS/Fausto Torrealba)
Miembros de las fuerzas de seguridad intentan impedir el paso del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y líder de la oposición, Juan Guaidó, en Caracas. 7 de enero de 2020 (REUTERS/Fausto Torrealba)

Noruega ha mediado conversaciones entre representantes de Maduro y Guaidó, pero las reuniones se interrumpieron en agosto. Maduro sostuvo luego discusiones con partidos marginales de oposición, que Guaidó y las potencias occidentales no consideraron lo suficientemente inclusivos para ser relevantes.

A principios de septiembre Maduro puso como condición para retomar las negociaciones que Guaidó rectificase su supuesta “pretensión de entregar” el Esequibo, un extenso territorio que Guyana y Venezuela disputan y que supone dos terceras partes del primer país.

País sede del premio Nobel de la paz y donde se negociaron los acuerdos palestinos de Oslo, Noruega tiene una larga tradición de “facilitador” en procesos de paz, como el que se dio entre el gobierno colombiano y las Fuerzas armadas revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: