Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos (Reuters)
Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos (Reuters)

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, rechazó hoy cualquier participación suya en el supuesto atentado que denunció el pasado sábado su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, y dijo que tiene cosas más importantes que hacer.

"¡Por Dios!, yo le digo al presidente de Venezuela, yo el sábado estaba en unas cosas mucho más importantes, estaba bautizando a mi nieta", aseguró ofuscado Santos al intervenir en un foro sobre organismos de control que se celebra en Bogotá.

Santos, que no se había referido a la acusación, lo hizo hoy, según dijo, para "dejar las cosas claras porque dicen que el que calla otorga". El presidente, que afirmó estar acostumbrado a recibir acusaciones de todo tipo, consideró "todavía más insólita" la de Maduro, que constantemente le atribuye muchos de los problemas de la crisis venezolana.

Tras recordar que hoy es su último día como presidente de Colombia, Santos afirmó: "Uno desarrolla en esta responsabilidad piel de cocodrilo, que después se vuelve piel de hipopótamo; hay que tener una piel gruesa por todas las acusaciones, las posverdades que dicen; a mí me han acusado de lo humano y lo divino".

Agregó que cuando creyó haber escuchado hasta lo inimaginable sobre él, inclusive que junto con la inteligencia británica y un grupo de magistrados complotaba contra un líder de la derecha colombiana a quien no mencionó, aparece Maduro con su acusación todavía más sorprendente.

"Yo pensé que ese era el tope de las locuras (la conspiración interna con los británicos), de acusaciones, pero no, me equivoqué, y ayer me encuentro con otra todavía más insólita, que estoy con la inteligencia americana, con la derecha venezolana, armando complot para asesinar al presidente de Venezuela", afirmó.

Los escoltas de Maduro loc ubren en medio del confuso episdio con un drone (@XHespanol)
Los escoltas de Maduro loc ubren en medio del confuso episdio con un drone (@XHespanol)

El episodio se registró durante una parada militar, cuando -según el gobierno- varios drones con explosivos detonaron frente a la tribuna presidencial y otros lugares de la céntrica Avenida Bolívar. Maduro, confrontado a un enorme rechazo popular por la crisis socioeconómica, salió ileso, pero siete militares resultaron heridos y reciben atención médica.

"Explotó frente a mí un artefacto volador. Una gran explosión, compañeros", dijo Maduro en una alocución transmitida en cadena de radio y televisión. Una parte del incidente se pudo observar por la televisora estatal VTV. De pie, Maduro estaba a punto de terminar su discurso cuando un ruido llamó su atención y elevó la mirada al cielo, al igual que su esposa, Cilia Flores, y el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López.

"Tapa, tapa, tapa hasta…", se escuchó por parte de uno de los escoltas del presidente, quien respondió: "Vamos por la derecha". "Arriba mi comandante", le dijo un militar en medio de una enorme tensión. Antes de que el canal cortara la transmisión se vio a decenas de militares que rompían filas y corrían de forma desordenada, mientras que fotos posteriores muestran a escoltas protegiendo a Maduro con escudos y a un militar con la cabeza ensangrentada.

Tras las acusaciones, la Presidencia y la Cancillería colombianas aseguraron que las acusaciones de Maduro "carece de base", son"absurdas" y ya se han vuelto "una costumbre".

Ayer, de hecho, el secretario general de la Presidencia de Colombia, Alfonso Prada, fue contundente con el rechazo a todo tipo de plan conspiratorio: "Los señalamientos de Maduro al presidente Santos son los de siempre. Hay que decirle que está equivocado, que no busque fuera de Venezuela las razones para la inestabilidad de la democracia y de la economía venezolana".

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

 

Con información de EFE y AFP