Maduro y Rohani, aliados contra Estados Unidos (Reuters)
Maduro y Rohani, aliados contra Estados Unidos (Reuters)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, buscó hoy apoyos en el mundo islámico en su pulso con Estados Unidos, tanto en el plano político como petrolero, al participar en la cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC).

"El pueblo venezolano, especialmente en los últimos seis meses, ha sido testigo de invasiones e intervenciones de Estados Unidos, pero resistiremos a esas presiones manteniendo nuestra unidad", dijo Maduro al reunirse con el presidente iraní, Hasan Rohani.

Maduro llegó el sábado a Astaná, capital de Kazajistán, para participar en la cumbre islámica con el objetivo de romper el aislamiento diplomático, reforzar la independencia financiera y evitar el posible colapso económico de su país debido a la grave crisis del régimen chavista, ahondada por las nuevas sanciones estadounidenses.

Además de abordar "petróleo, geopolítica y cooperación" con Rohani, Maduro se reunió también con otro líder regional, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y fue recibido por el presidente kazajo, Nursultán Nazarbáyev.

El líder chavista también se reunió con Recep Erdogan (Reuters)
El líder chavista también se reunió con Recep Erdogan (Reuters)

A su llegada a la capital del país centroasiático, Maduro ya aseguró que la misión de su "visita relámpago" era diversificar las relaciones económicas con los países árabes y consolidar las relaciones con los países que no son miembros de la OPEP.

De hecho, en su viaje a Kazajistán para "abrir compuertas" hizo una breve escala en Argelia, uno de los mayores productores mundiales de gas y petróleo.

Maduro fue invitado a intervenir en la cumbre de la OIC, que integra a 57 países, como presidente del Movimiento de países No Alineados (MNOAL), cargo que ocupará hasta 2019.

"Es tiempo de luchar por otro mundo. Es tiempo de luchar por un mundo sin guerras, sin terrorismos, sin imperios hegemónicos", aseguró, en clara alusión a Estados Unidos, al que acusa de presiones para provocar su derrocamiento.

Recalcó que solo unidas ambas organizaciones podrán "avanzar en estos objetivos de justicia y paz". "Desde la Venezuela revolucionaria y bolivariana creemos profundamente que es un tiempo para el diálogo, para un diálogo profundo de culturas, civilizaciones y de religiones", insistió.

El líder venezolano apuntó que ambas organizaciones comparten principios como el "multilateralismo inclusivo", que calificó de "herramienta más efectiva" para abordar los desafíos globales.

"Y el rechazo de la amenaza o uso de la fuerza contra la integridad territorial o independencia política de los Estados y el rechazo de la imposición de sanciones unilaterales de conformidad con las disposiciones de la carta de Naciones Unidas y las normas del derecho internacional", agregó.

Maduro viaja acompañado de una delegación de constituyentes presidida por el presidente de la Comisión internacional, Adán Chávez, hermano mayor del fallecido caudillo venezolano y predecesor de Maduro, Hugo Chávez.

Mientras, los venezolanos votan el domingo en las primarias convocadas por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática para escoger a sus candidatos unitarios de cara a la elección de gobernadores que se celebrará en octubre.

(Con información de EFE)