La diplomacia de Elon Musk: relacionarse con líderes de derecha para expandir su imperio

El dueño de Tesla y SpaceX mantiene estrechos vínculos con jefes de Estado como el argentino Javier Milei y el indio Narendra Modi para impulsar su propia política

Guardar

Nuevo

Elon Musk, CEO de Tesla (REUTERS/Jonathan Ernst)
Elon Musk, CEO de Tesla (REUTERS/Jonathan Ernst)

Minutos después de que se supiera que Javier Milei había sido elegido presidente de la segunda nación más grande de Sudamérica en noviembre, Elon Musk publicó en X: “La prosperidad está por llegar a Argentina”.

Desde entonces, Musk ha seguido utilizando X, la red social de su propiedad, para apoyar a Milei. El multimillonario ha compartido videos del presidente argentino atacando la “justicia social” con sus 182 millones de seguidores. Una imagen trucada, en la que se insinuaba que ver un discurso de Milei era mejor que tener sexo, es una de las publicaciones más vistas de Musk.

Musk ha contribuido a convertir al combativo libertario en uno de los nuevos rostros de la derecha moderna. Pero fuera de Internet, ha utilizado la relación para presionar a favor de beneficios para sus otras empresas, el fabricante de coches eléctricos Tesla y la compañía de cohetes SpaceX.

“Elon Musk me llamó”, dijo Milei en una entrevista televisiva semanas después de asumir el cargo. “Está muy interesado en el litio”.

Musk ha declarado el litio -el elemento blanco plateado que es el componente principal en las baterías de automóviles de Tesla- “el nuevo petróleo”. Tesla lleva mucho tiempo comprando litio a Argentina, que tiene las segundas mayores reservas del mundo. Ahora Milei está presionando para obtener mayores beneficios para los mineros internacionales de litio, lo que probablemente daría a Tesla un flujo más estable -y potencialmente más barato- de uno de sus recursos más críticos.

Milei forma parte de un patrón de Musk de fomentar las relaciones con una constelación de jefes de Estado de derechas, con claros beneficiarios: sus empresas y él mismo.

Musk, de 52 años, ha utilizado repetidamente una parte de su imperio empresarial -X, antes conocido como Twitter- para apoyar a políticos como Milei, Jair Bolsonaro, de Brasil, y Narendra Modi, de la India. En la plataforma ha respaldado sus opiniones sobre el género, ha alabado su oposición al socialismo y se ha enfrentado agresivamente a sus enemigos. Musk incluso intervino personalmente en las políticas de contenido de X de manera que parecían ayudar a Bolsonaro, dijeron dos antiguos empleados de X.

Musk, a su vez, ha presionado y obtenido ventajas corporativas para sus empresas más lucrativas, Tesla y SpaceX, según un análisis de The New York Times. En la India, consiguió aranceles de importación más bajos para los vehículos de Tesla. En Brasil, abrió un nuevo mercado importante para Starlink, el servicio de Internet por satélite de SpaceX. En Argentina, consolidó el acceso al mineral más importante para las baterías de Tesla.

Musk buscó acercamientos con Xi Jinping y Erdogan para llevar Starlink a China y Turquía (Roman Pilipey/Pool via REUTERS)
Musk buscó acercamientos con Xi Jinping y Erdogan para llevar Starlink a China y Turquía (Roman Pilipey/Pool via REUTERS)

El respaldo de Musk ha dado a muchos jefes de Estado nacionalistas y de derechas un mayor caché internacional, que han promovido con entusiasmo como una validación de sus políticas y su popularidad. El mes pasado, cuando la India empezaba a celebrar elecciones, Modi se preparó para recibir a Musk en Nueva Delhi y calificó la visita del multimillonario de testimonio de su liderazgo.

“La gente viene y confía en mí”, dijo el primer ministro indio en una entrevista televisada antes de que Musk pospusiera su viaje.

Musk, Tesla, SpaceX y X no respondieron a las peticiones de comentarios.

Ningún otro empresario estadounidense megabillonario ha fomentado tan públicamente las relaciones ideológicas con líderes mundiales para impulsar su política personal y sus negocios. Bill Gates, cofundador de Microsoft reconvertido en filántropo, se dedicó a la diplomacia política sobre todo después de retirarse de la vida empresarial. Otros jefes ejecutivos suelen guardar silencio sobre sus reuniones con políticos.

La política de Musk se ha guiado durante mucho tiempo por sus negocios, dijeron cinco ex ejecutivos de Tesla y SpaceX que trabajaron estrechamente con él y no estaban autorizados a hablar públicamente. En la década de 2010, forjó una alianza con el presidente Barack Obama cuando Tesla y SpaceX recibieron ayudas y contratos federales. Sigue siendo cercano a algunos líderes de la corriente dominante, en particular el presidente Emmanuel Macron, de Francia.

Pero a medida que se extendían el populismo y el nacionalismo, Musk cortejó a Xi Jinping en China y apoyó a Benjamin Netanyahu en Israel, a Recep Tayyip Erdogan en Turquía y a Giorgia Meloni en Italia. Empezó a criticar el “virus de la mente despierta” y lo que él ha declarado los fallos de la izquierda, que según él han llevado a problemas como la inmigración ilegal y el descenso de la natalidad.

“Supongo que si se considera política la lucha contra el virus de la mente despierta, que yo considero una amenaza para la civilización, entonces sí”, dijo Musk en un podcast en noviembre cuando se le preguntó si se estaba volviendo más político. “El virus de la mente despierta es el comunismo rebautizado”.

Musk y Modi mantuvieron un encuentro en junio del año pasado en Nueva York, durante una visita del primer ministro indio a EEUU (India's Press Information Bureau/Handout via REUTERS)
Musk y Modi mantuvieron un encuentro en junio del año pasado en Nueva York, durante una visita del primer ministro indio a EEUU (India's Press Information Bureau/Handout via REUTERS)

India: un juego largo

En septiembre de 2015, Musk recibió a Modi en la fábrica de Tesla en Fremont, California. Modi, un político nacionalista hindú, había sido elegido primer ministro de la India un año antes, cuando su partido Bharatiya Janata llegó al poder, y estaba de visita en Estados Unidos para reunirse con líderes empresariales.

De pie bajo banderas indias y estadounidenses en la fábrica, Musk y Modi posaron junto a un reluciente Model S rojo. Hablaron de cómo “los paneles solares y los paquetes de baterías” podrían abastecer de energía a las regiones rurales de la India que carecen de líneas eléctricas, dijo Musk en aquel momento.

“Comprendí su visión”, dijo Modi más tarde.

Fue uno de los primeros encuentros públicos de Musk con un líder nacionalista. Y fue el comienzo de un largo juego entre él y Modi, una relación que tardó años en desarrollarse y que empezó a dar sus frutos para Musk después de que comprara X.

India es un mercado potencialmente enorme para Tesla, que necesita expandirse a nuevas regiones para crecer. Pero el país ha prohibido prácticamente los vehículos eléctricos construidos por fabricantes extranjeros. En los últimos años, el arancel que la India impone a los vehículos eléctricos importados ha llegado a ser del 100%.

En un principio, Musk recurrió a la diplomacia personal tradicional, reuniéndose con Modi y ordenando a su personal de Tesla que se acercara a los funcionarios. En 2017, Tesla envió una carta al Gobierno indio para iniciar conversaciones sobre la posibilidad de operar en el país. En 2019, se rechazó otra propuesta al gobierno de Modi, según tres personas con conocimiento de la empresa.

Después de que Musk comprara Twitter en 2022, tuvo una nueva palanca. La plataforma, rebautizada X, es ampliamente utilizada en India -incluido el Sr. Modi, que tiene casi 98 millones de seguidores- y es un importante foro de debate político.

Antes de que Musk fuera propietario de la plataforma, Twitter tuvo problemas con el gobierno de Modi. La empresa, que se atiene a las peticiones de bloqueo de determinados contenidos en la India, había demandado al gobierno y cuestionado su poder para censurar material en línea.

El año pasado, bajo el mandato de Musk, X bloqueó publicaciones que enlazaban con un documental de la BBC en el que se analizaba el papel de Modi en los disturbios hindúes-musulmanes de 2002 en Gujarat, donde era entonces ministro principal. La demanda de Twitter contra el gobierno indio fue desestimada en julio.

El año pasado, en una conversación con empleados de Twitter, Musk dio a entender que mantenía una relación personal con Modi. Dijo que podía llamar fácilmente al primer ministro para resolver un problema de contenido, según dos antiguos empleados. No está claro si hubo conversación.

Musk volvió a conocer personalmente a Modi el pasado mes de junio, cuando el primer ministro visitó Nueva York. Se definió como un “fan de Modi” y dijo que Modi estaba “empujándonos a hacer una inversión significativa en la India, que es algo que tenemos la intención de hacer”.

Para entonces, los empleados de Tesla estaban hablando de nuevo con los asesores de Modi sobre una reducción de los aranceles y la inversión en la India, dijeron dos personas familiarizadas con las conversaciones. Rohan Patel, que fue vicepresidente de política pública y desarrollo empresarial de Tesla, viajó a la India en varias ocasiones, y Piyush Goyal, ministro de Comercio de la India, visitó la fábrica de Fremont en noviembre.

En enero, Musk publicó en X que la India debería recibir un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, lo que reforzaría su posición internacional. “Es absurdo que la India no tenga un puesto permanente en el Consejo de Seguridad, a pesar de ser el país más poblado de la Tierra”, escribió.

El momento sugiere que Modi se dio cuenta. Dos meses después, India anunció que reduciría algunos aranceles de importación para los fabricantes de coches eléctricos que se comprometieran a producir vehículos en el país por un valor mínimo de 500 millones de dólares. La política redujo los aranceles del 100% al 15% del precio del coche, en concreto para los vehículos eléctricos de más de 35.000 dólares.

Esta descripción se ajusta perfectamente a Tesla, cuyo Modelo 3 cuesta 38.990 dólares. BYD, el fabricante chino de vehículos eléctricos de rápido crecimiento, tiene prohibido invertir en India por motivos de seguridad nacional.

El mes pasado, Tesla exploró posibles fábricas en tres estados indios, según tres personas familiarizadas con el proceso. Musk también había dicho que visitaría a Modi en Nueva Delhi durante las elecciones generales del país de varias semanas, antes de retrasar el viaje, citando obligaciones con Tesla.

Musk prometió no ausentarse mucho tiempo. “Estoy deseando visitar Nueva Delhi a finales de año”, escribió en X.

El 20 de 2022 de ese año, Musk viajó por sorpresa a Brasil para hacer un importante anuncio junto al presidente Bolsonaro: Starlink llegaría al país (Cleverson Oliveira/Ministerio brasileña de Comunicación via AP)
El 20 de 2022 de ese año, Musk viajó por sorpresa a Brasil para hacer un importante anuncio junto al presidente Bolsonaro: Starlink llegaría al país (Cleverson Oliveira/Ministerio brasileña de Comunicación via AP)

Brasil: “una verdadera leyenda de la libertad”

En 2021, Musk estaba empleando un cortejo similar para llevar su servicio de Internet por satélite Starlink a Brasil, que entonces estaba dirigido por Bolsonaro, el presidente populista de derechas elegido tres años antes. En aquel momento, Starlink estaba en pañales, con menos de 150.000 usuarios en 25 países.

En octubre de 2021, Fábio Faria, ministro de Comunicaciones de Brasil y organizador de la campaña de reelección de Bolsonaro, envió una carta a Musk en la que afirmaba que “Starlink y Brasil pueden convertirse en grandes socios”, según la correspondencia obtenida a través de las leyes de registros abiertos del país.

Semanas después, Faria visitó a Musk en Texas. Tras regresar a Brasil, Faria presionó a los organismos reguladores para que aprobaran Starlink, y en un momento dado instó a la agencia espacial brasileña a que se mantuviera al margen de cualquier debate sobre los satélites de SpaceX sobre el país, según declaró posteriormente ante el Congreso de Brasil.

Los reguladores brasileños aprobaron el funcionamiento de Starlink en diciembre de 2021, siete meses después de que el servicio lo solicitara por primera vez. Fue la más rápida de las cinco aprobaciones que los reguladores concedieron a los proveedores de Internet por satélite.

Más tarde, Musk echó una mano a Bolsonaro, que se enfrentaba a una dura batalla en su campaña para la reelección en 2022.

El 20 de mayo de ese año, Musk viajó por sorpresa a Brasil para hacer un importante anuncio junto al presidente. Starlink llegaría al país, y proporcionaría conectividad a Internet a 19.000 escuelas rurales, así como la vigilancia ambiental de la Amazonía, dijeron en un evento en un centro turístico cerca de São Paulo. Bolsonaro concedió una medalla a Musk y lo calificó de “verdadera leyenda de la libertad” por su oferta de compra de Twitter ese año.

“Sólo había un inconveniente: el plan para conectar las escuelas nunca se materializó”, dijo Carlos Baigorri, el principal regulador de telecomunicaciones de Brasil, que ayudó a aprobar la entrada de Starlink en el país. “No creo que haya existido”, dijo sobre el plan.

Los funcionarios brasileños dijeron que no tenían constancia de que Starlink conectara escuelas brasileñas gratuitamente o realizara controles medioambientales.

Musk y Bolsonaro se beneficiaron de todos modos. Musk había afianzado a SpaceX en un mercado crítico, donde Starlink tiene ahora 150.000 cuentas activas, según el regulador de telecomunicaciones de Brasil. La campaña de Bolsonaro consiguió promocionar la perspicacia empresarial del presidente y presentarlo como defensor de la Amazonia antes de las elecciones.

El favor de Musk no impidió que Bolsonaro perdiera las elecciones presidenciales de octubre de 2022 frente a Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente izquierdista de Brasil. Pero a las pocas semanas, Musk, que acababa de cerrar su acuerdo con Twitter, volvió a intentar ayudar a Bolsonaro.

Los partidarios de Bolsonaro habían empezado a lanzar acusaciones en Twitter de que los jueces brasileños habían influido en las elecciones ordenando a las redes sociales que eliminaran los mensajes y las cuentas de derechas. Mientras acampaban frente a las bases militares exigiendo la anulación de las elecciones, Musk alimentó sus sospechas sugiriendo que los antiguos jefes de Twitter habían contribuido a la derrota de Bolsonaro.

“Es posible que el personal de Twitter diera preferencia a los candidatos de izquierda”, publicó en diciembre de 2022, sin citar ninguna prueba. Más tarde escribió que la compañía “puede tener personas en el equipo de Brasil que tienen un fuerte sesgo político”.

Musk participó en la decisión de qué publicaciones sobre los resultados de las elecciones brasileñas debían mantenerse o retirarse, según dos antiguos empleados de Twitter. Incluso después de que Musk fuera informado sobre el riesgo de violencia en Brasil ese invierno, ordenó a los empleados que dejaran de aplicar las normas electorales de Twitter en el país, incluida una política que prohibía a los usuarios difundir afirmaciones engañosas sobre los resultados electorales, dijeron. Les dijo que sólo eliminaran las publicaciones que incitaran directamente a la violencia o que fueran objeto de una orden judicial.

En enero de 2023, miles de partidarios de Bolsonaro irrumpieron en el Congreso, el Tribunal Supremo y las oficinas presidenciales de Brasil, bajo la falsa creencia de que las elecciones habían sido robadas.

Desde entonces, Musk ha utilizado X para atacar a uno de los principales oponentes políticos de Bolsonaro, Alexandre de Moraes, un juez del Tribunal Supremo de Brasil que ha supervisado las investigaciones sobre el ex presidente y sus partidarios. X ha bloqueado más de 100 cuentas por orden del juez Moraes, quien ha dicho que muchas de ellas amenazaban la democracia de Brasil.

“Este juez ha traicionado descarada y repetidamente la Constitución y al pueblo de Brasil”, publicó Musk en X en abril. “Debería dimitir o ser sometido a juicio político”.

En un mitin convocado por Bolsonaro en Río de Janeiro el mes pasado, sus partidarios mostraron carteles de agradecimiento a Musk.

Cuando Bolsonaro se dirigió a la multitud, aclamó al multimillonario como “el hombre que realmente preserva la verdadera libertad para todos nosotros”.

Musk y Milei se reunieron el pasado mes de abril en Austin, Texas, durante la visita del presidente argentino a EEUU
Musk y Milei se reunieron el pasado mes de abril en Austin, Texas, durante la visita del presidente argentino a EEUU

Argentina: un encuentro de mentes

En 2022, uno de los proveedores de litio de Tesla anunció una inversión de 1.100 millones de dólares para expandirse en Argentina. Desde entonces, Musk se ha interesado mucho por la política argentina -y en particular por Milei-, dando lugar a uno de los bromances más pronunciados entre las relaciones políticas de Musk.

Milei “sería todo un cambio”, escribió Musk en X en septiembre en respuesta a un post del ex presentador de Fox News Tucker Carlson, que había llamado al entonces candidato “el próximo presidente de Argentina”.

Milei, economista libertario y comentarista de televisión, hizo campaña para sacar al gobierno de la economía y vincular más estrechamente a Argentina con Estados Unidos. Al igual que Musk, insulta con frecuencia a sus críticos, tiene un intenso hábito en las redes sociales y está profundamente preocupado por la amenaza de la cultura “woke”.

Días antes de la toma de posesión de Milei en diciembre, hablaron directamente por primera vez, y Musk preguntó por el litio de Argentina. Desde entonces, Milei ha impulsado leyes que harían mucho más atractiva la extracción del litio argentino para los inversores extranjeros.

Su amplio proyecto de ley, que le otorgaría amplios poderes de emergencia sobre la economía y la energía de Argentina para el próximo año, incluye un importante beneficio para Tesla: importantes incentivos para los inversores extranjeros en grandes proyectos, en particular en la minería.

Dichas empresas recibirían importantes recortes fiscales, exenciones aduaneras y beneficios cambiarios, así como seguridad fiscal y regulatoria durante los próximos 30 años. Es probable que el proveedor de litio de Tesla cumpla los requisitos. De ser así, el plan de Milei daría a Tesla una estabilidad y previsibilidad inusuales en su acceso al litio en Argentina hasta al menos 2054.

La propuesta fue aprobada por la Cámara de Diputados de Argentina el 30 de abril.

Musk ya ha visto otros dividendos de Milei. En uno de sus primeros actos como presidente, Milei aprobó un decreto con 366 disposiciones. Al resumir los aspectos más destacados de la orden en un discurso televisado, mencionó sólo una marca corporativa por su nombre: Starlink.

SpaceX había presionado para obtener la aprobación de Starlink en Argentina desde 2022, pero se encontró con un atasco burocrático. Milei redujo rápidamente las regulaciones sobre Internet por satélite, y Starlink comenzó a operar en el país en marzo.

Milei, a su vez, se ha beneficiado: Musk se ha convertido en su promotor online más influyente. En enero, Musk compartió videos del discurso de Milei en el Foro Económico Mundial, en el que el dirigente afirmaba que el comunismo y la justicia social eran las principales amenazas para Occidente.

Las publicaciones desataron un frenesí de elogios hacia el argentino en los rincones derechistas de Internet, incluido Donald J. Trump, el presunto candidato presidencial republicano, que se reunió con Milei en febrero en la Conferencia de Acción Política Conservadora a las afueras de Washington. Milei abrazó a Trump y le dijo que le apoyaba.

El mes pasado, Milei viajó a Austin (Texas) para visitar a Musk en la fábrica de Tesla. Los dos hombres acordaron “abrir mercados y defender las ideas de libertad”, según un comunicado de la oficina de Milei. El comunicado no menciona el litio.

Más tarde, Gerardo Werthein, embajador de Argentina en Estados Unidos, declaró al diario argentino La Nación que, efectivamente, habían hablado de las reservas minerales de Argentina.

Musk “tenía una muy buena visión de todo lo que tenemos”, dijo Werthein, “especialmente el litio”.

El lunes, Musk y Milei se reunieron de nuevo, esta vez en una conferencia en Los Ángeles. Milei llamó al empresario “mi amigo” en un discurso en el que elogió el esfuerzo de Musk por llegar a Marte. Unas horas más tarde, Musk publicó una foto de los dos hombres con los pulgares hacia arriba.

“Recomiendo invertir en Argentina”, escribió.

Guardar

Nuevo