En las laderas del Himalaya crece el dinero de Japón

The New York Times: Edición Español

Guardar

Nuevo

infobae

Agriculture and FarmingCurrencyYen (Currency)NepalJapan

El paisaje es espectacular en este rincón del este de Nepal, entre las montañas más altas del mundo y las plantaciones de té del distrito indio de Darjeeling, donde crecen raras orquídeas y los pandas rojos juegan en las exuberantes laderas.

Pero la vida puede ser dura. Los animales salvajes destruyeron los cultivos de maíz y papas de Pasang Sherpa, un agricultor nacido cerca del Everest. Sherpa abandonó esas plantas hace más de una decena de años y recurrió a la cría de una que parecía tener poco valor: el argeli (Edgeworthia gardneri), un arbusto de hoja perenne y flores amarillas que se encuentra silvestre en el Himalaya. Los granjeros lo cultivaban para hacer vallas u obtener leña.

Sherpa no tenía ni idea de que la corteza arrancada del argeli se convertiría un día en dinero puro: el resultado de un comercio inusual en el que uno de los lugares más pobres de Asia suministra un insumo primario para la economía de uno de los más ricos.

La moneda japonesa se imprime en un papel especial que ya no se puede conseguir en el país. Los japoneses adoran sus anticuados billetes de yen, y este año necesitan montañas de billetes nuevos, así que Sherpa y sus vecinos tienen una lucrativa razón para aferrarse a sus laderas.

"No había pensado que estas materias primas se exportarían a Japón ni que yo ganaría dinero con esta planta", dice Sherpa. "Ahora estoy muy contento. Este éxito surgió de la nada, creció en mi patio".

Con sede a unos 4602 kilómetros de distancia, en Osaka, Kanpou Incorporated, produce el papel que el gobierno japonés utiliza para fines oficiales. Uno de los programas benéficos de Kanpou llevaba explorando las estribaciones del Himalaya desde los años noventa. Fue allí para ayudar a los agricultores locales a cavar pozos. Sus agentes acabaron dando con una solución para un problema japonés.

El suministro de mitsumata, el papel tradicional utilizado para imprimir los billetes de banco, se estaba agotando. El papel se fabrica con pulpa leñosa de plantas de la familia de las timeleáceas, que crecen a gran altitud con sol moderado y buen drenaje, un terreno propicio para el cultivo del té. La disminución de la población rural y el cambio climático estaban empujando a los agricultores japoneses a abandonar sus parcelas, que requerían mucha mano de obra.

El entonces presidente de Kanpou sabía que la mitsumata tenía su origen en el Himalaya. Así que se preguntó: ¿Por qué no trasplantarla? Tras años de ensayo y error, la empresa descubrió que el argeli, un pariente más resistente, ya crecía silvestre en Nepal. Sus agricultores solo necesitaban ayuda para cumplir las exigentes normas japonesas.

Una revolución silenciosa se puso en marcha después de que los terremotos devastaran gran parte de Nepal en 2015. Los japoneses enviaron especialistas a la capital, Katmandú, para ayudar a los agricultores nepalíes a tomarse en serio la fabricación de la materia prima del frío y duro yen.

Al poco tiempo, los instructores subieron al distrito de Ilam. En la lengua local limbu, "Il-am" significa "camino torcido", y el camino hasta allí no defrauda. La carretera desde el aeropuerto más cercano es tan accidentada que el primer jeep debe cambiarse a mitad de camino por un todoterreno aún más accidentado.

Para entonces, Sherpa ya se había metido en el negocio y producía 1,2 toneladas de corteza aprovechable al año, cortando su propio argeli y cociéndolo en cajas de madera.

Los japoneses le enseñaron a cocer la corteza al vapor, utilizando fardos de plástico y tubos metálicos. A continuación viene un arduo proceso de descortezado, golpeado, estirado y secado. Los japoneses también enseñaron a sus proveedores nepalíes a recoger cada cosecha justo tres años después de plantarla, antes de que la corteza enrojezca.

Este año, Sherpa ha contratado a 60 nepalíes para que le ayuden a procesar su cosecha y espera obtener ocho millones de rupias nepalíes, o 60.000 dólares, de ganancia. (El ingreso medio anual en Nepal es de unos 1340 dólares, según el Banco Mundial). Sherpa espera producir 20 de las 140 toneladas que Nepal enviará a Japón.

Eso es la mayor parte de la mitsumata necesaria para imprimir yenes, suficiente para llenar unos siete contenedores de carga, que serpentean cuesta abajo hasta el puerto indio de Calcuta, para navegar 40 días hasta Osaka. Hari Gopal Shreshta, director general de la rama nepalí de Kanpou, supervisa este comercio, inspeccionando y comprando en Katmandú los fardos cuidadosamente atados.

"Como nepalí", dice Shreshta, que habla japonés con fluidez, "me siento orgulloso de gestionar materias primas para imprimir la moneda de países ricos como Japón. Es un gran momento para mí".

También es un momento importante para el yen. Cada 20 años, la tercera moneda más negociada del mundo se somete a un rediseño. Los billetes actuales se imprimieron por primera vez en 2004; sus sustitutos llegarán a los cajeros en julio.

Los japoneses adoran sus bellos billetes, con sus elegantes y sobrios diseños en muaré impresos en resistente fibra vegetal blanquecina en lugar de algodón o polímero.

El apego del país a la moneda fuerte lo convierte en un caso atípico en Asia oriental. Menos del 40 por ciento de los pagos en Japón se procesan con tarjetas, códigos o teléfonos. En Corea del Sur, la cifra ronda el 94 por ciento. Pero incluso para Japón, la vida funciona cada vez más sin efectivo; el valor de su moneda en circulación probablemente alcanzó su máximo en 2022.

El banco central de Japón asegura a todos los que tienen un yen que aún hay suficientes billetes físicos para todos. Si todos los billetes estuvieran apilados en un mismo lugar, alcanzarían una altura de unos 1850 kilómetros, es decir, poco más de dos veces la altura del monte Fuji.

Antes de encontrar el comercio del yen, los granjeros nepalíes como Sherpa habían estado buscando formas de emigrar. Los jabalíes hambrientos de cosechas eran solo un problema. La falta de trabajos decentes era el verdadero asesino. Sherpa dijo que había estado dispuesto a vender su tierra en Ilam y trasladarse, tal vez para trabajar en el golfo Pérsico.

Hace años, Faud Bahadur Khadka, ahora un satisfecho agricultor argelino de 55 años, tuvo una amarga experiencia como trabajador en el Golfo. Fue a Bahréin en 2014, con la promesa de un empleo en una empresa de suministros, pero acabó trabajando de limpiador. Sin embargo, dos de sus hijos se fueron a trabajar a Qatar.

Khadka dice que se alegra de que "esta nueva agricultura haya ayudado de alguna manera a la gente a conseguir tanto dinero como empleo." Y se muestra esperanzado: "Si otros países también utilizan los cultivos nepaleses para imprimir sus monedas", dice, "eso detendrá el flujo de nepaleses que emigran a las naciones del Golfo y a la India."

El cálido sentimiento es mutuo. Tadashi Matsubara, actual presidente de Kanpou, afirma: "Me encantaría que la gente supiera lo importantes que son los nepalíes y su mitsumata para la economía japonesa. Sinceramente, los nuevos billetes no habrían sido posibles sin ellos".

Kiuko Notoya colaboró reportando desde Tokio.

Alex Travelli es corresponsal del Times en Nueva Delhi, donde se ocupa de asuntos económicos y empresariales en India y el resto del sur de Asia. Anteriormente trabajó como redactor y corresponsal para The Economist. Más de Alex Travelli

Kiuko Notoya colaboró reportando desde Tokio.

Trabajadores limpiando corteza de Edgeworthia gardneri en el distrito de Ilam, al este de Nepal. A miles de kilómetros, en Japón, la corteza se utilizará para fabricar billetes de yen. (Uma Bista/The New York Times)

La planta de argeli crece de forma silvestre en el Himalaya. Antes de que Japón empezara a comprarla como moneda, su principal uso en Nepal era para hacer leña o cercas. (Uma Bista/The New York Times)