China tiene miles de Navalnys, ocultos al público

El país asiático no presenta ningún disidente con el tipo de perfil público que tuvo el ruso, recientemente fallecido. Xi Jinping tiene muchos críticos, pero todos desaparecen de la vista

Compartir
Compartir articulo
Ren Zhiqiang, magnate del sector inmobiliario chino. EFE/Yun Yue/Archivo
Ren Zhiqiang, magnate del sector inmobiliario chino. EFE/Yun Yue/Archivo

Después de ver “Navalny”, el documental sobre el líder opositor ruso Aleksei A. Navalny, una empresaria china me envió un mensaje: “Ren Zhiqiang es el Navalny de China”. Se refería al magnate inmobiliario retirado que fue condenado a 18 años de cárcel por criticar al líder chino, Xi Jinping.

Tras la trágica muerte de Navalny este mes, un joven disidente residente en Berlín publicó en X: “El profesor Li es lo más parecido a la versión china de Navalny”. Se refería al influencer rebelde conocido como Maestro Li, que utilizaba las redes sociales para compartir información sobre las protestas en China y que ahora teme por su vida.

Hay otros: Liu Xiaobo, premio Nobel de la Paz que murió bajo custodia del Gobierno en 2017, y Xu Zhiyong, el jurista que cumple 14 años de prisión acusado de subversión.

Lo triste es que no hay un equivalente chino del Sr. Navalny porque no hay partido de la oposición en China y, por tanto, no hay líder de la oposición.

El presidente del Comité Noruego del Nobel, Thorbjorn Jagland (izq.), habla junto a la foto del Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo durante la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz en Oslo, el 10 de diciembre de 2010. REUTERS/Toby Melville (NORUEGA - Tags: POLÍTICA)/Archivo
El presidente del Comité Noruego del Nobel, Thorbjorn Jagland (izq.), habla junto a la foto del Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo durante la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz en Oslo, el 10 de diciembre de 2010. REUTERS/Toby Melville (NORUEGA - Tags: POLÍTICA)/Archivo

No es por falta de intentos. Muchos chinos valientes se enfrentaron al gobierno autoritario más poderoso del mundo. Desde el año 2000, la organización humanitaria sin ánimo de lucro Duihua ha registrado los casos de 48.699 presos políticos en China, de los cuales 7.371 se encuentran actualmente bajo custodia. Ninguno de ellos goza del reconocimiento entre el público chino que tuvo Navalny en Rusia.

Bajo la presidencia de Vladimir V. Putin, Rusia es muy intolerante con la disidencia. Putin encarcela a sus críticos y los persigue incluso en el exilio. En China, los homólogos de Navalny no podrían existir. Serían silenciados y encarcelados mucho antes de llegar a la conciencia pública.

“¿Te imaginas que la RPC diera a los presos políticos destacados el acceso continuo que Navalny tenía a la opinión pública a través de diversos métodos directos e indirectos?”. escribió en X Jerome Cohen, profesor de Derecho jubilado de la Universidad de Nueva York, refiriéndose al nombre completo de China, República Popular China.

Eso era lo que pensaban los miembros de la comunidad disidente china al ver la noticia de la muerte de Navalny con dolor y horror. Su muerte fue trágica y su vida heroica. Pero les resultó difícil procesar las revelaciones de que pudo enviar cientos de cartas manuscritas desde la cárcel. La gente le escribía, pagando 40 céntimos por página, y recibía copias escaneadas de sus respuestas. Se difundió en Internet un video de él entre rejas durante su última comparecencia ante el tribunal.

“A pesar de las condiciones cada vez más duras, incluidas repetidas temporadas en régimen de aislamiento”, escribió mi colega Anton Troianovski, “mantuvo su presencia en las redes sociales, mientras los miembros de su equipo seguían publicando investigaciones sobre la élite corrupta de Rusia desde el exilio”.

El presidente de China, Xi Jinping (archivo). Europa Press/Contacto/BENOIT DOPPAGNE
El presidente de China, Xi Jinping (archivo). Europa Press/Contacto/BENOIT DOPPAGNE

Nada de eso sería posible en China. Los nombres de la mayoría de los presos políticos chinos están censurados en Internet. Una vez detenidos, nunca se vuelve a saber de ellos. Nadie puede visitarlos, salvo sus familiares directos y sus abogados, aunque eso no está garantizado. Los presos políticos chinos no pueden mantener correspondencia con el mundo exterior y se los deja pudrirse entre rejas, aunque estén luchando contra problemas de salud, exactamente como el Sr. Liu, Premio Nobel de la Paz, murió de un cáncer de hígado en fase avanzada bajo custodia del gobierno.

Algunos llaman al Sr. Ren, magnate inmobiliario retirado, “el Navalny de China”. En su día tuvo probablemente el perfil público más alto entre los presos políticos chinos. Era uno de los blogueros más influyentes del país en las redes sociales, con casi 38 millones de seguidores. En 2016, su cuenta de Weibo fue eliminada después de que criticara la declaración de Xi de que todos los medios de comunicación chinos debían servir al partido.

El año pasado, cuando se lo mencioné a un joven chino, me miró sin comprender. Tenía 15 años cuando Ren fue silenciado y no tenía ni idea de quién era.

Conozco al Sr. Ren desde 2010. Pero desde su detención en marzo de 2020, no he tenido comunicación directa con él. Tampoco sus amigos. Ninguno de nosotros conoce de primera mano su vida en prisión.

Días antes de su detención, Ren me dijo que tenía programada una biopsia por sospecha de cáncer de próstata. Durante meses, he sabido por personas que se comunicaban con su familia que no está recibiendo el tratamiento adecuado para sus afecciones de próstata y que se levanta una docena de veces por noche para ir al baño. No puedo ponerme en contacto con miembros de su familia porque conceder entrevistas a medios de comunicación extranjeros puede acarrearles problemas.

Una bandera china ondea en el Tribunal Popular Intermedio nº 2 de Pekín, donde el expresidente de Huayuan Real Estate Group, Ren Zhiqiang, se enfrenta a un juicio por corrupción, en Beijing, China, el 11 de septiembre de 2020. Fotografía tomada el 11 de septiembre de 2020. REUTERS/Carlos García Rawlins/Archivo
Una bandera china ondea en el Tribunal Popular Intermedio nº 2 de Pekín, donde el expresidente de Huayuan Real Estate Group, Ren Zhiqiang, se enfrenta a un juicio por corrupción, en Beijing, China, el 11 de septiembre de 2020. Fotografía tomada el 11 de septiembre de 2020. REUTERS/Carlos García Rawlins/Archivo

Gao Zhisheng era un abogado de derechos humanos que pasó años en la cárcel y fue torturado, y luego desapareció en 2017. Su familia no sabe nada de él desde entonces. Nadie sabe su paradero ni siquiera si está vivo. A estas alturas, muy pocos chinos conocen su nombre.

“Su desaparición es algo habitual”, escribió Guo Yushan, activista que ayudó al abogado Chen Guangcheng a pedir asilo en Estados Unidos en 2012. “El sistema los lleva a la extinción, la sociedad mayoritaria los rechaza y vigila, el público los olvida”, dijo Guo. “Y a menudo, cuanto más profunda es su resistencia, más profunda es su desaparición”.

Guo escribió esas palabras en 2013, el primer año de gobierno de Xi, para una organización que ofrecía ayuda económica a las familias de los presos políticos. Tales programas serían inimaginables en la China actual. El propio Guo desapareció de la vista pública tras ser liberado de casi un año de detención en 2015.

En una sociedad tan estrictamente controlada como la China de Xi, es imposible que alguien tenga el tipo de influencia que tuvo Navalny. El mayor temor del Partido Comunista son las organizaciones e individuos que podrían desafiar su gobierno. Por eso no le gustan los grupos religiosos ni las organizaciones no gubernamentales. Teme a los empresarios que, en su opinión, tienen poder financiero y capacidad organizativa para suponer una amenaza para el partido.

Apaga cualquier chispa que pueda convertirse en un incendio.

Ahora mismo parece obsesionado con el profesor Li, una influencer de las redes sociales con un avatar de gato. Li Ying es un pintor que en 2022 convirtió su cuenta de Twitter en un centro de noticias unipersonal que informa al público chino de las noticias que no recibe de los medios de comunicación e Internet, fuertemente censurados. Esta semana, instó a sus seguidores en China a dejar de seguirlo porque la policía interrogaba a algunos de ellos. En un día, el número de seguidores bajó de 1,6 millones a 1,4 millones.

Li, que vive en Milán, me dijo el año pasado que se estaba preparando psicológicamente para la posibilidad de ser asesinado.

Censura en China (Shutterstock)
Censura en China (Shutterstock)

Rusia ha aprendido de China cómo controlar a su pueblo en la era de las redes sociales. Ha bloqueado la mayoría de las principales plataformas occidentales, excepto YouTube, desde su invasión de Ucrania hace dos años. Con la muerte de Navalny, la figura más prominente de la oposición, podría ser difícil para otros líderes de la oposición, la mayoría en el exilio, conseguir un seguimiento nacional como él.

Independientemente de las diferentes formas de autoritarismo a las que se enfrentan, los presos políticos rusos y chinos comparten la aspiración de que sus países no estén condenados y lleguen a ser normales, democráticos y libres.

Todos ellos son Navalnys.

El Sr. Navalny decidió regresar a Rusia aun sabiendo que sería detenido. Xu Zhiyong, el jurista que cumple 14 años de prisión, tomó una decisión similar.

En 2013, escribió en un ensayo que entre el hogar y la prisión, eligió esta última. Fue una elección dolorosa para él, pero sintió que no podía tomar la decisión que tomó. Tras salir de prisión en 2017, dijo, estaba dispuesto a volver de nuevo.

“Durante muchos años”, escribió el 1 de enero de 2020, “he estado pensando qué sería más valioso para mi país: permanecer en la cárcel o permanecer fuera de ella”.

Un mes después, fue detenido de nuevo.

© The New York Times 2024