La salud de Navalny se vio perjudicada por las condiciones carcelarias

Reportajes Especiales - News

Compartir
Compartir articulo
infobae

Political PrisonersNavalny, Aleksei ARussia

Aunque se desconoce la causa de la muerte de Alexéi Navalny, sus colaboradores temían que las brutales condiciones del encierro pudieran costarle la vida.

Alexéi Navalny se presentaba a sí mismo como invencible, utilizando constantemente su característico humor para dar a entender que el presidente Vladimir Putin no podría doblegarlo, por terribles que fueran sus condiciones en prisión.

Pero detrás de esa cara valiente, la realidad era evidente. Desde su encarcelamiento a principios de 2021, Navalny, la figura más formidable de la oposición rusa, y sus colaboradores indicaron constantemente que sus condiciones eran tan sombrías que lo estaban matando a cámara lenta.

Ahora sus ayudantes creen que sus temores se han hecho realidad.

No se ha establecido la causa de la muerte de Navalny en prisión a los 47 años --de hecho, ni siquiera se ha permitido aún a su familia ver su cadáver--, pero las colonias penales más duras de Rusia son conocidas por sus condiciones peligrosas, y Navalny fue objeto de un trato especialmente brutal.

"Alexéi Navalny fue sometido a tormento y tortura durante tres años", escribió el periodista ruso y premio nobel de la paz Dmitri Muratov en una columna tras anunciarse su muerte el 16 de febrero. "Como me dijo el médico de Navalny: el cuerpo no puede resistirlo".

Más de una cuarta parte del encarcelamiento de Navalny desde 2021 transcurrió en "celdas de castigo" heladas y a menudo se le negó el acceso a la atención médica. Fue trasladado a prisiones cada vez más crueles. Y en un momento dado, dijo que le ponían inyecciones, pero le impedían averiguar qué contenían las jeringas. A su equipo le preocupaba que lo estuvieran envenenando de nuevo.

Lo que llevó específicamente a la muerte de Navalny el viernes en una prisión remota por encima del Círculo Polar Ártico podría permaneces como un misterio. El servicio penitenciario ruso emitió un comunicado el viernes por la tarde en el que afirmaba que Navalny se sintió mal y perdió repentinamente el conocimiento después de estar en el exterior.

Los medios de comunicación estatales rusos informaron que había tenido un coágulo de sangre. Pero la historia cambió el sábado, cuando la madre y el abogado de Navalny llegaron a la prisión. Les dijeron que había experimentado un cuadro de "síndrome de muerte súbita", que parecía indicar un repentino paro cardíaco, según Ivan Zhdanov, director de la fundación anticorrupción de Navalny.

Los investigadores dijeron a un abogado de Navalny que se estaba repitiendo el examen y que los resultados se harían públicos esta semana. Los colaboradores de Navalny pidieron que se entregara inmediatamente el cuerpo para que su familia pudiera encargar un análisis independiente, y acusaron a las autoridades rusas de mentir para ocultarlo.

Según sus ayudantes, Navalny había sido recluido en una celda de castigo de la prisión del Ártico, en la región autónoma de Yamalia-Nenetsia, dos días antes de que las autoridades rusas anunciaran su muerte.

Su portavoz, Kira Yarmysh, dijo que era la vigésima séptima vez que permanecía en un espacio tan inhumano, normalmente una celda de hormigón de unos 2 por 3 metros, con condiciones insoportables: fría, húmeda y mal ventilada. Si hubiera sobrevivido a la última ronda de castigos, habría pasado 308 días en una celda de este tipo, más de una cuarta parte del tiempo que lleva encarcelado, según Yarmysh.

Una vez al día, a las 6.30 a.m. , se permite a los presos de las celdas de castigo del centro del Ártico entrar en un recinto de hormigón parecido a un ataúd, abierto al cielo a través de una rejilla metálica, según declaró Navalny en un mensaje enviado desde el centro a principios de año. Al parecer, Navalny perdió el conocimiento después de una sesión de este tipo el viernes, según el relato del servicio penitenciario ruso. Fuera la temperatura estaba a unos -29 grados Celsius.

En una carta enviada desde la prisión el mes pasado, Navalny describió que podía caminar un total de 11 pasos de un extremo a otro del espacio al aire libre, señalando que el frío más intenso que había hecho hasta entonces en uno de sus paseos fue de -32 grados Celsius.

"Incluso a esta temperatura, puedes caminar durante más de media hora, siempre que te dé tiempo a que te crezcan una nariz, unas orejas y unos dedos nuevos", escribió. "Hay pocas cosas tan vigorizantes como un paseo por Yamal a las 6:30 a.m. Y qué maravillosa brisa fresca sopla en el patio, a pesar del recinto de hormigón, ¡vaya!".

Mientras caminaba por allí un día reciente, dijo que se estaba congelando y pensaba en cómo Leonardo DiCaprio se metió al cuerpo de un caballo muerto para escapar del frío en la película de supervivencia en la naturaleza El renacido. Un caballo muerto se congelaría en esa parte de Rusia en 15 minutos, supuso Navalny.

"Aquí necesitamos un elefante, un elefante frito y caliente", dijo.

Navalny empleaba a menudo ese ingenio frente al trato inhumano que recibía. Pero, a lo largo de sus tres años de encarcelamiento, cada vez quedaba más claro que podría no sobrevivir.

"La acumulación del trato que ha recibido Navalny durante varios años en prisión podría decirse que lo ha llevado al borde de la muerte", declaró el sábado en una entrevista Mariana Katzarova, relatora especial del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Rusia. "Aún no lo sabemos. Necesitamos una investigación".

Durante un tiempo, Navalny pareció casi invencible.

En agosto de 2020, enfermó en un vuelo de la ciudad siberiana de Tomsk a Moscú, tras ser envenenado con un agente nervioso de la familia Novichok, de fabricación rusa. Permaneció dos semanas en coma inducido durante el tratamiento en Alemania, y sobrevivió.

El gobierno de EE. UU. atribuyó posteriormente el envenenamiento al Servicio Federal de Seguridad de Rusia.

A pesar del intento de asesinato, Navalny regresó a Rusia a principios de 2021 para continuar su lucha contra Putin, quien negó la implicación de Rusia en el envenenamiento, y rápidamente lo encarcelaron. Su salud empezó a deteriorarse casi de inmediato.

En marzo de 2021, se quejó de un fuerte dolor de espalda que más tarde se convirtió en un problema en la pierna.

Exigió que las autoridades penitenciarias le proporcionaran atención médica adecuada y le suministraran medicación. En lugar de eso, lo sometieron a privación de sueño, según dijo. A finales de marzo de 2021, se declaró en huelga de hambre por el trato recibido, y médicos rusos y estrellas de Hollywood hicieron suya su causa en cartas abiertas a Putin.

Unas tres semanas después, Navalny fue examinado por un grupo independiente de médicos. Las pruebas realizadas por los médicos revelaron que, "muy pronto, no habrá nadie a quien atender", dijo Navalny en un mensaje publicado en Instagram.

El año pasado, Navalny escribió desde la cárcel que sus bromas sobre la celda de castigo no debían normalizar el ambiente. Se lamentaba de que a un compañero preso político, que se había manifestado en contra de la guerra en Ucrania, lo hubieran metido en una celda de castigo, a pesar de ser discapacitado y faltarle parte de un pulmón.

Navalny describió las terribles condiciones sanitarias de la prisión, donde dijo que muchos reclusos padecían tuberculosis. También se quejó a principios del año pasado de que la administración de su antigua prisión colocaba a un enfermo mental en una celda frente a la suya, como forma de tormento, y a un preso enfermo en su pequeña celda.

En aquel momento, su abogado, Vadim Kobzev, dijo que la prisión lo infectó deliberadamente con una enfermedad respiratoria, se negó a darle medicamentos y luego lo "trató" con enormes dosis de antibióticos contraindicados. Navalny sufrió fuertes dolores de estómago y, como consecuencia, perdió más de 5 kilos, dijo Kobzev.

"Estas acciones no pueden considerarse otra cosa que una estrategia abierta para destruir la salud de Navalny por todos y cada uno de los medios", dijo entonces Kobzev en una declaración. "Obviamente, la prisión no se arriesgaría a participar en este nivel de evidente ilegalidad sin la aprobación de Moscú".

Desde entonces, Kobzev ha sido detenido por cargos de extremismo por asociarse con Navalny, en el marco de una redada más amplia de abogados del líder de la oposición a finales del año pasado.

Navalny sufrió un mareo y le pusieron un goteo intravenoso en un episodio médico inexplicable a principios de diciembre. Sin embargo, las autoridades rusas lo trasladaron a finales de ese mes de una prisión de la región de Vladimir, a unos 209 kilómetros al este de Moscú, a la colonia penal de "régimen especial" del Ártico, donde murió.

Varios médicos contactados tras su muerte, entre ellos uno que participó en su tratamiento inicial en la ciudad siberiana de Omsk, dijeron que era probable que su muerte no estuviera relacionada con su envenenamiento más de tres años antes, dada su sólida recuperación.

Pero desde entonces se enfrentó a muchos otros peligros para la salud.

"Una prisión rusa es un lugar donde tienes que estar preparado para morir cada día", declaró el viernes Mijaíl Jodorkovski, magnate ruso que pasó una década en prisión tras desafiar a Putin.

En la entrevista, Jodorkovski, que fue puesto en libertad en 2013, dijo que un preso debe encontrar la manera de considerar ese trato pesado como una prueba para sobrevivir mentalmente, y que Navalny lo había hecho. Pero incluso así, añadió, "eso no te protegerá de que te maten".

Anton Troianovski colaboró con reportería.

Paul Sonne es un corresponsal internacional que se enfoca en Rusia y las diversas repercusiones de la política interior y exterior del presidente Vladimir Putin, con especial atención a la guerra contra Ucrania. Más de Paul Sonne

Ivan Nechepurenko cubre Rusia, Ucrania, Bielorrusia, los países del Cáucaso, y Asia Central. Reside en Moscú. Más de Ivan Nechepurenko

Anton Troianovski colaboró con reportería.