Un importante centro de investigación del cáncer busca retractarse o corregir decenas de estudios

Un biólogo británico descubrió datos duplicados, discrepancias en imágenes y otros tipos de errores en diversos estudios realizados por altos ejecutivos del Instituto de Cáncer Dana-Farber

Compartir
Compartir articulo
El Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston es uno de los principales centros de tratamiento e investigación del cáncer en Estados Unidos. Credit...Craig F. Walker/The Boston Globe, vía Getty Images
El Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston es uno de los principales centros de tratamiento e investigación del cáncer en Estados Unidos. Credit...Craig F. Walker/The Boston Globe, vía Getty Images

Un biólogo británico descubrió datos duplicados, discrepancias en imágenes y otros tipos de errores en diversos estudios realizados por altos ejecutivos del Instituto de Cáncer Dana-Farber.

Un destacado centro de cáncer afiliado a Harvard dijo que solicitará a varias revistas médicas que retiren seis artículos de investigación y corrijan decenas de otros después de que un científico y bloguero británico detectara que el trabajo de algunos de sus principales ejecutivos estaba plagado de datos duplicados o manipulados.

El Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston, una de las principales instalaciones de tratamiento e investigación del cáncer del país, reaccionó rápidamente en estos días para responder a las acusaciones de datos erróneos en 58 estudios, muchos de ellos influyentes, compilados por Sholto David, un biólogo molecular británico.

En muchos casos, David encontró que las imágenes en los documentos habían sido estiradas, oscurecidas o empalmadas de tal manera que sugerían intentos deliberados de engañar a los lectores. Los estudios que señaló incluyeron algunos publicados por la directora ejecutiva de Dana-Farber, Laurie Glimcher, y su director de operaciones, William Hahn.

Las retractaciones llegan mientras los investigadores en Estados Unidos enfrentan una creciente presión para rendir cuentas por casos de mala conducta científica, trabajo descuidado o fraude flagrante. Detectives de imágenes han encontrado recientemente pruebas de datos fabricados en decenas de importantes artículos sobre la enfermedad de Alzheimer. El año pasado, Marc Tessier-Lavigne renunció como presidente de la Universidad de Stanford después de que se detectara que algunos de sus artículos publicados contenían resultados manipulados.

Las acusaciones de mala conducta han aumentado en parte porque los expertos tienen acceso a nuevas herramientas de inteligencia artificial que pueden señalar imágenes sospechosas que muestran resultados experimentales.

A raíz de recientes acusaciones de mala conducta contra importantes investigadores, los expertos han llamado la atención sobre una cultura de ‘publicar o perecer’ en la academia, que presiona a los académicos para generar resultados impactantes y publicar artículos en revistas principales, sea cual sea el mérito de un estudio. Algunos investigadores también han dicho que ciertos laboratorios, explícita o implícitamente, alientan a los investigadores junior a tomar atajos.

Un ejemplo en un documento que David notificó en una publicación en su blog, en la que anotó flechas rojas para indicar los duplicados.
Un ejemplo en un documento que David notificó en una publicación en su blog, en la que anotó flechas rojas para indicar los duplicados.

Los documentos de las investigaciones en Dana-Farber reportaron experimentos sobre mieloma múltiple, un cáncer de sangre, y células inmunitarias, entre otros temas.

Barrett Rollins, oficial de integridad de investigación de Dana-Farber, dijo en un comunicado el lunes que el instituto había solicitado o estaba preparando solicitar la retractación de seis manuscritos. Ha identificado otros 31 manuscritos que necesitan correcciones. Además, Rollins dijo que un manuscrito adicional seguía bajo investigación.

Otros documentos que David encontró que contenían irregularidades se basaban en datos generados en laboratorios distintos a los de los científicos de Dana-Farber, dijo Rollins. Dijo que el instituto había comenzado a revisar posibles errores de datos en algunos de los casos señalados por David incluso antes de que publicara una entrada de blog sobre ellos el 2 de enero, o que el Harvard Crimson publicara una historia varios días después. También dijo que una revisión de tres de los manuscritos resaltados por David no respaldaba las alegaciones de irregularidades en los datos.

“La presencia de discrepancias de imagen en un estudio no es evidencia de la intención de un autor de engañar”, agregó. “Esa conclusión solo se puede sacar después de un examen cuidadoso y basado en hechos, que es una parte integral de nuestra respuesta”.

David, quien obtuvo un doctorado en biología celular y molecular de la Universidad de Newcastle en Reino Unido, dijo que de manera rutinaria revisaba artículos científicos en su tiempo libre. A pesar de tener un solo patrocinador en la plataforma en línea Patreon —que representa el único ingreso que gana por su trabajo— estimó que había dejado alrededor de 2000 comentarios en PubPeer, un sitio web donde los científicos proporcionan comentarios públicos sobre estudios.

Aunque a menudo escarba en investigaciones de baja calidad de China, David dijo que recientemente se había enfocado en investigadores que colaboraban con científicos radicados en Estados Unidos cuyos estudios había encontrado previamente defectuosos. Después de tropezar con irregularidades en el trabajo de algunos científicos de Dana-Farber, visitó el sitio web del instituto, comenzó a navegar por su organigrama y luego se sumergió en los documentos de esos investigadores.

Identificó algunos problemas con la ayuda de software de IA antes de verificarlos él mismo. Otros los encontró por su cuenta. Otros usuarios de PubPeer habían señalado algunas de las cuestiones años antes.

Célula cancerígena. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Célula cancerígena. (Imagen Ilustrativa Infobae)

“Tienes un grupo de gente en una institución con problemas de imagen”, dijo David. “¿Cuántos errores estamos dispuestos a aceptar que la gente cometa y simplemente decir ‘es un error inocente’?”.

Entre las irregularidades más comunes que encontró estaban los resultados de un western blot, un método también conocido como electrotransferencia y que se usa para detectar proteínas, que fueron copiados y pegados a través de diferentes experimentos, sugiriendo por error que una proteína en específico había sido identificada. En otros casos, dijo, las imágenes parecían copiadas y rotadas o estiradas de una manera que sugería manipulación deliberada.

En un estudio, encontró que una imagen de ratones del primer día de un experimento parecía reaparecer en los resultados en el día 16, en una parte diferente del experimento.

“Estoy preocupado por todo el proceso, más que por este o aquel western blot”, dijo David. “Claramente, algo ha salido mal en el camino”.

Los hallazgos también resaltaron los conflictos de interés que pueden complicar las revisiones internas de irregularidades en los datos. Rollins, oficial de integridad de investigación de Dana-Farber, también es autor en algunos de los documentos señalados por David. El instituto dijo que sería recusado de cualquier investigación relacionada con su propio trabajo.

En el caso de Glimcher, la directora ejecutiva del instituto, un comité de fideicomisarios tomará una determinación final sobre cualquier hallazgo.

(c) The New York Times