En África Occidental, las peluqueras te echan una mano si necesitas terapia

Reportajes Especiales - Lifestyle

Compartir
Compartir articulo
infobae

LOMÉ, Togo -- Un día, el año pasado, Joseline de Lima deambulaba por los polvorientos callejones de su vecindario de clase trabajadora en la capital de Togo cuando un pensamiento perturbador pasó por su mente: ¿Quién cuidaría de sus dos hijos si su depresión empeoraba y ella ya no estaba presente para velar por ellos?

De Lima, una madre soltera que estaba de luto debido al reciente fallecimiento de su hermano y había perdido su trabajo en una pastelería, sabía que necesitaba ayuda, pero la terapia no era una opción. "Es demasiado formal y costosa", recordó haber pensado.

No obstante, la ayuda llegó de una consejera inesperada: la peluquera de De Lima, quien había notado sus caminatas sin rumbo por el vecindario y le proporcionó un espacio seguro para compartir sus inquietudes entre las pelucas de cabello ondulado que colgaban de las coloridas repisas bajo las luces neón de su salón de belleza en Lomé, la capital de Togo.

La estilista, Tele da Silveira, es una de las casi 150 mujeres que han recibido capacitación en salud mental en ciudades de África Central y Occidental de parte de una organización sin fines de lucro con el fin de cubrir una carencia vital: proporcionar atención de salud mental en una de las regiones más pobres del mundo, donde la terapia sigue siendo casi inaccesible, ya no digamos aceptada.

Da Silveira comenzó con preguntas amables y palabras de aliento mientras trenzaba o secaba el cabello entrecano de De Lima. A continuación, la escuchó con mayor atención y luego le sugirió probar estilos nuevos de trenzado y dar caminatas hasta una laguna cercana, lo cual De Lima describió como "terapia salvadora".

"En este mundo las personas necesitan atención", afirmó Da Silveira. "Necesitan hablar".

Togo y muchos otros países africanos enfrentan una necesidad urgente de más y mejores terapias para la salud mental: la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica a esta región de África como la de mayores índices de suicidio en el mundo y una de las que menos invierte en salud mental. La zona tiene un promedio de 1,6 trabajadores de la salud mental por cada 100.000 personas, mientras que el promedio global es de 13, según la OMS.

Las crisis de salud mental se exacerban debido a los conflictos violentos en países como Sudán, Somalia, la República del Congo, Etiopía y la región del Sahel; al creciente consumo de drogas en muchas ciudades grandes; y al desempleo juvenil generalizado, el desplazamiento debido a los extremos efectos del cambio climático y la inflación al alza.

En Togo, un pequeño país costero en el golfo de Guinea, hay muy poca conciencia respecto a la terapia de salud mental, ya sea en la capital costera o en sus poblados en el norte montañoso. El país tiene únicamente cinco psiquiatras para atender a más de 8 millones de habitantes. Las familias que necesitan atención para un pariente que padece problemas de salud mental graves con frecuencia recurren a remedios tradicionales o al aislamiento forzoso, además de internar a algunos familiares con esquizofrenia en instituciones religiosas o sanatorios.

"Muchas de las personas que vienen a vernos lo hacen como último recurso, después de haber sido despojados de su dinero por curanderos tradicionales y estafadores", aseveró Daméga Wouenkourama, uno de los cinco psiquiatras de Togo. "La salud mental sigue siendo un concepto extraño para la mayoría de la gente, incluidos nuestros dirigentes y nuestros colegas médicos".

Para hacer frente a lo que la OMS ha descrito como un "déficit de atención a la salud mental" en los países en desarrollo, las asociaciones locales sin fines de lucro y las organizaciones internacionales que operan en África están capacitando a personal de enfermería, médicos generales, e incluso abuelas, en la detección de problemas de salud mental, desde los primeros síntomas de depresión hasta el trastorno de estrés postraumático.

En África Occidental y Central, las peluqueras han sido las reclutas más recientes en unirse a esta lucha. Desde hace tiempo, las organizaciones sin fines de lucro y los grupos comunitarios utilizan a las peluquerías como espacios para sensibilizar a clientes y aprendices respecto a temas como la salud reproductiva. Las visitas a las peluquerías son baratas (a veces cuestan solo 2 dólares) y son un lugar de encuentro muy apreciado por las mujeres.

Los profesionales de la salud mental ahora imparten a las estilistas tres días de formación en los que aprenden a hacer preguntas abiertas, a detectar síntomas no verbales de angustia como dolores de cabeza o ropa descuidada y, sobre todo, a no propagar chismes ni dar consejos perjudiciales.

En entrevistas, media decena de peluqueras afirmaron que, cuando las clientas van a que les deshagan las trenzas del pelo o a ponerse extensiones, muchas comparten sus problemas económicos o el dolor emocional por la pérdida de un ser querido; sin embargo, lo más frecuente es que las clientas hablen de "problemas domésticos", un eufemismo para referirse a la violencia doméstica.

"Las clientas vienen y lloran delante de nosotras; nos enteramos de todo", explicó Adama Adaku, una peluquera alegre, de amplia sonrisa y trenzas de estambre rojo, quien participó en la capacitación sobre salud mental.

Esta capacitación está organizada por la Fundación Bluemind, concebida por Marie-Alix de Putter, una empresaria franco-camerunesa que se sometió durante años a tratamiento psiquiátrico después de que su marido, profesor y trabajador humanitario, fue asesinado en 2012 mientras vivían en Camerún. Su estilista estuvo a su lado en las horas posteriores a su fallecimiento, relató De Putter en una entrevista en Lomé el mes pasado.

Cuando diseñó el programa en 2018, De Putter analizó en dónde pasaban el tiempo las mujeres africanas. "La sociedad espera que sean hermosas y, con frecuencia, el cabello es lo primero", dijo De Putter. "Vamos a donde están las mujeres".

Hasta ahora, unas 150 peluqueras han recibido el título honorario de "embajadoras de la salud mental", por parte de la organización de De Putter después de asistir a la formación en Lomé, Costa de Marfil y Camerún. Ghana, Ruanda y Senegal son los siguientes.

De vuelta en Lomé, De Lima ahora acude un par de veces al mes al salón de belleza de Da Silveira, que queda a una cuadra de su casa. De Lima, de 54 años, ha seguido el consejo de su estilista de escuchar música religiosa (ambas son cristianas) y ha reanudado sus paseos relajantes hasta la laguna cercana, a la que antes no podía llegar por falta de energía. De Lima dijo que esperaba vender un terreno y destinar parte de las ganancias a su terapia, por recomendación de su peluquera.

"Ella vio algo en mí que yo no podía expresar", señaló De Lima, con un atuendo floreado mientras Da Silveira la peinaba.

Proporcionar consejos ha hecho mella en la salud mental de algunas de las estilistas, a pesar de que reciben terapia una vez al mes por cortesía de la Fundación Bluemind.

"Puedo escuchar y hablar un poco, pero llega un punto en el que ya no puedo ayudar", dijo Da Silveira una mañana, sentada a la puerta de su peluquería, y contó que había padecido depresión.

Unos cachorros jugaban a sus pies con un mechón de pelo postizo. Una clienta esperaba dentro. Con una sonrisa discreta, Da Silveira preguntó: "¿Por qué parece que todo el mundo tiene problemas de salud mental?".

Madame Valerie atiende el cabello de Joseline de Lima en Lomé, Togo, el 8 de noviembre de 2023. (Yagazie Emezi/The New York Times)

Una iniciativa para capacitar a peluqueras en atención a la salud mental proporciona alivio a cientos de clientas de una región del mundo que tiene el acceso más restringido a las terapias.