Cómo terminar con un Estado palestino

Una fracción cada vez mayor de la izquierda progresista está haciendo causa común con algunas de las peores personas del planeta

Compartir
Compartir articulo
Bandera palestina en una manifestación (Reuters)
Bandera palestina en una manifestación (Reuters)

¿Tienen idea los que corean “Palestina libre” y “Del río al mar, Palestina será libre” del daño irreparable que están causando a cualquier esperanza de soberanía palestina?

Durante décadas, la cuestión de un Estado palestino se ha reducido a dos fechas: 1948 y 1967. La mayoría de los partidarios occidentales de la creación de un Estado palestino han argumentado que la fecha clave es la Guerra de los Seis Días de junio de 1967, cuando Israel, enfrentado a amenazas abiertas de aniquilación, tomó posesión de los Altos del Golán, Cisjordania, Jerusalén oriental, la Franja de Gaza y la península del Sinaí.

Según esta línea de pensamiento, el camino hacia la paz pasaba por el reconocimiento diplomático árabe de Israel a cambio de la devolución de estos llamados territorios ocupados. Eso es lo que ocurrió entre Egipto e Israel en Camp David en 1978, y lo que podría haber ocurrido en Camp David en 2000 si Yasser Arafat hubiera aceptado la oferta de convertirse en un Estado de pleno derecho que le hizo el Primer Ministro Ehud Barak de Israel.

Sin embargo, siempre ha existido una segunda narrativa, que data “la ocupación” no en 1967, sino en 1948, cuando Israel nació como Estado soberano. Según este argumento, Israel no sólo ocupa Jerusalén Este, Cisjordania y los Altos del Golán: también lo están Haifa, Tel Aviv, Eilat y Jerusalén occidental. Para que Palestina sea “liberada”, Israel mismo debe terminar.

A partir de la década de 1970, los de 1948 fueron conocidos como el “frente de rechazo”. Más recientemente, se han convertido en el “eje de la resistencia”. Entre sus miembros se encuentran Hamas, Hezbollah, los hutíes, la Yihad Islámica Palestina, el régimen de Assad en Siria y la Guardia Revolucionaria de Irán: un quién es quién de los grupos terroristas designados y sus patrocinadores estatales.

El 7 de octubre, el eje de la resistencia se convirtió en el rostro del movimiento palestino. El 8 de octubre, manifestantes de todo el mundo decidieron abrazar ese eje. A veces lo hicieron inconscientemente, creyendo que no había contradicción entre ser propalestino y apoyar el derecho de Israel a existir, o sin comprender las implicaciones de los lemas que coreaban.

Pero con la misma frecuencia lo han hecho a sabiendas. Cuando Mohamed Khairullah, alcalde de Prospect Park, Nueva Jersey, dijo que “75 años de ocupación son demasiados” en un mitin en octubre, estaba haciendo suya la narrativa de 1948. Cuando la diputada Rashida Tlaib, demócrata de Michigan, publicó que “75 años después, la Nakba continúa hasta nuestros días” y se negó a aceptar a Israel como Estado judío, estaba abrazándola. Cuando Judith Butler, profesora de Berkeley, dijo a un entrevistador que “las raíces del problema están en la formación de un Estado que dependía de las expulsiones y del robo de tierras para establecer su propia ‘legitimidad’” y apoyó un Estado binacional, lo estaba aceptando. Cuando la sección de Los Ángeles de Black Lives Matter respondió a las masacres del 7 de octubre con un post en Facebook en el que afirmaba: “Cuando un pueblo ha estado sometido a décadas de apartheid y violencia inimaginable, su resistencia no debe ser condenada, sino entendida como un acto desesperado de autodefensa”, estaba abrazándolo. Cuando el servicio árabe de la BBC describió repetidamente a los israelíes de a pie como “colonos”, lo estaba aceptando.

Esta aceptación tiene consecuencias.

Por un lado, ponen a una fracción cada vez mayor de la izquierda progresista objetivamente del lado de algunas de las peores personas de la Tierra, y en contradicción radical con sus valores autoproclamados.

“Una izquierda que, con razón, exige la condena absoluta de la supremacía nacionalista blanca se niega a disociarse de la supremacía islamista”, escribió Susie Linfield, profesora de periodismo en la Universidad de Nueva York, en un importante ensayo publicado recientemente en la revista digital Quillette. “Una izquierda que alaba la interseccionalidad no se ha dado cuenta de que el eje de apoyo de Hamas está formado por Irán, famoso últimamente por asesinar a cientos de manifestantes que exigían la libertad de las mujeres”.

Por otro, refuerzan las convicciones centrales y los temores más profundos de la derecha israelí: que los palestinos nunca se han reconciliado con la existencia de Israel en ninguna de sus fronteras; que toda concesión territorial o diplomática israelí es vista por los palestinos como una prueba de debilidad; que un Estado palestino en la Franja de Gaza y Cisjordania sólo serviría como plataforma de lanzamiento para un ataque intensificado contra Israel; que toda crítica a las políticas israelíes en los territorios ocupados oculta un odio profundamente arraigado contra el Estado judío.

Cuando la izquierda adopta la política de suma cero de la resistencia palestina, no hace sino fomentar la política de suma cero de los colonos israelíes más duros y sus partidarios.

Una tercera consecuencia es que abandona al pueblo palestino en manos de sus peores dirigentes. Ya es bastante malo que Occidente haya aceptado y financiado durante mucho tiempo la cleptocracia represiva de Mahmud Abbas con sede en la ciudad cisjordana de Ramala. Pero lo que Hamas ha dado al pueblo sobre el que gobierna es infinitamente peor: despotismo teocrático, empapado en la sangre de los “mártires” palestinos, la mayoría de los cuales nunca se enrolaron ni enrolaron a sus familias para servir de escudos humanos en una batalla interminable -y a la larga, sin esperanza- contra Israel.

Está bien que los críticos más duros de Israel hagan preguntas difíciles a los dirigentes israelíes. Pero cuando esos mismos críticos dejan de hacer preguntas igualmente duras a los dirigentes palestinos, no están defendiendo una causa. Simplemente se están sometiendo a un régimen.

El mundo, incluido Israel, tiene un interés común en un eventual Estado palestino que se preocupe más por construirse a sí mismo que por derribar a sus vecinos; que invierta su energía en la prosperidad futura, no en la gloria pasada; que acepte el compromiso y rechace el fanatismo. Desde el 7 de octubre, los defensores más ruidosos de la causa palestina han defendido precisamente lo contrario. Puede que sea una receta para la autosatisfacción, pero también es la forma de acabar con un Estado palestino.

© The New York Times 2023