La polémica obra sobre las mujeres del ISIS que puso a dos dramaturgas feministas rusas a merced de la justicia de Putin

Svetlana Petriychuk y Zhenya Berkovich fueron arrestadas y encarceladas por su trabajo en “Finist, the Bright Falcon”. Los fiscales de Moscú dicen que es una “justificación del terrorismo”

Compartir
Compartir articulo
La dramaturga rusa Svetlana Petriychuk y la directora de teatro Zhenya Berkovich
La dramaturga rusa Svetlana Petriychuk y la directora de teatro Zhenya Berkovich

Han pasado más de seis meses desde que la dramaturga rusa Svetlana Petriychuk y la directora de teatro Zhenya Berkovich fueron arrestadas y encarceladas por su trabajo en “Finist, the Bright Falcon”, una aclamada obra que empatiza con las mujeres reclutadas por ISIS.

¿La carga? “Justificación del terrorismo”.

Los demandantes han apelado su detención en prisión preventiva en tres ocasiones; cada vez, el tribunal lo ha negado. La fiscalía, en cambio, ha pedido tres veces al tribunal que aplazara el juicio “para entrevistar a testigos importantes”; cada vez, el tribunal ha accedido a la solicitud.

Ser feminista no es ilegal en Rusia. Pero si Berkovich y Petriychuk son declaradas culpables, eso podría cambiar, dicen los abogados. Mientras continúa la represión del presidente Vladimir Putin contra la sociedad civil, este caso ha enviado una nueva advertencia, tanto a los artistas, que podrían ser perseguidos directamente por su arte, como a las mujeres. Expresar opiniones feministas en Rusia se ha convertido en algo cada vez más peligroso.

La obra central del caso se basa en historias reales de mujeres rusas que fueron reclutadas por terroristas del ISIS. (En un momento de 2018, había unos 7.000 de ellos en Siria, según un activista de derechos humanos que ha estado documentando sus casos). El título de la obra hace referencia a un cuento popular sobre una mujer llamada Maryushka que se enamoró de Finist. el Bright Falcon, un príncipe en el cuerpo de un pájaro mágico que vive en un reino lejano.

Pero a diferencia del cuento de hadas, en el que Maryushka rescató a Finist del cautiverio y lo llevó a su casa para vivir felices para siempre con ella, estas mujeres se encontraron en medio de una guerra, engañadas y abusadas. Aquellos que lograron escapar de regreso a Rusia fueron recibidos con insultos públicos y penas de prisión.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. Europa Press/Contacto/Mikhail Klimentyev/Kremlin
El presidente de Rusia, Vladimir Putin. Europa Press/Contacto/Mikhail Klimentyev/Kremlin

En “Finist, the Bright Falcon”, las Sras. Berkovich y Petriychuk, quienes han defendido los derechos de las mujeres en su trabajo, mezclaron este folklore con el lenguaje seco de los interrogatorios reales para contar las historias de fondo de estas Maryushkas modernas, que dejaron su hogares y familias para unirse con los “finistas” que conocieron en línea.

La obra se estrenó en Moscú en 2021 con excelentes críticas, que también destacaron ampliamente su mensaje antiterrorista. La producción de Berkovich, que fue financiada por el Ministerio de Cultura, ganó prestigiosos premios de teatro. La obra fue ampliamente discutida en las redes sociales y se realizaron talleres de producción en todo el país, incluida una lectura en una prisión de mujeres.

Pero el éxito de la obra entró en conflicto con otro fenómeno que se estaba desarrollando en Rusia: la cruzada del Kremlin contra el feminismo, una campaña que ha ido ganando terreno junto con la represión más amplia de la disidencia por parte del Estado desde la invasión de Ucrania.

Al Kremlin nunca le han gustado especialmente las ideas feministas. Hace más de una década, integrantes de la banda feminista de punk Pussy Riot fueron sentenciadas a dos años de prisión por interpretar una canción anti-Putin en una iglesia de Moscú. Pero la presión contra el pensamiento y la actividad feminista ha ido aumentando. Una ley sobre violencia doméstica introducida en la Duma estatal en 2019 no llegó a ninguna parte. Al año siguiente, las autoridades designaron a la destacada organización rusa sin fines de lucro Nasiliu.net, que apoya a las víctimas de violencia doméstica, como agente extranjero, una etiqueta que se aplica regularmente a los críticos de la política de Putin. (La fundadora de Nasiliu.net, Anna Rivina, fue considerada personalmente un agente extranjero). En 2021, clausuraron un importante festival feminista nacional, el FemFest de Moscú. “No hicieron referencia a ninguna ley, simplemente dijeron: ‘Necesitamos despejar el espacio’”, me dijo la fundadora del festival, Lola Tagaeva.

La banda punk de rusas disidentes Pussy Riot tocó en ICA Miami. (Ronen Suarc)
La banda punk de rusas disidentes Pussy Riot tocó en ICA Miami. (Ronen Suarc)

Cuando Rusia invadió Ucrania en 2022, la Resistencia Feminista Antibélica se formó rápidamente y se convirtió en uno de los movimientos de protesta más ruidosos del país. Más de 100 de sus activistas han enfrentado diversas formas de persecución, afirma la organización. En uno de los casos más sonados, la artista Alexandra Skochilenko fue sentenciada recientemente a siete años de prisión por intercambiar etiquetas de precios en un supermercado de San Petersburgo con declaraciones que destacaban las muertes de civiles en el conflicto. Desde entonces han cobrado impulso otras iniciativas políticas y sociales de mujeres, incluidas las de madres preocupadas por el envío de sus hijos a la guerra.

Este verano, el Ministro de Salud de Rusia, Mikhail Murashko, criticó que las mujeres antepongan su educación y sus carreras a tener hijos como algo “inadecuado” y anunció una iniciativa nacional para controlar la circulación de medicamentos abortivos en las farmacias. Al menos dos regiones rusas ya han prohibido “coaccionar” a las mujeres para que aborten, y en otros dos lugares, Crimea y Kursk anexados, las clínicas privadas casi han dejado de realizar abortos por completo. Las mujeres de todo el país han estado comprando píldoras anticonceptivas de emergencia con pánico, en medio del temor a una prohibición nacional.

Hasta ahora, el Estado ruso se ha opuesto típicamente a los grupos de mujeres bloqueando sus esfuerzos por cambiar las leyes o emitiendo “marcas negras”, como la designación de agente extranjero, diseñadas para complicarles la vida burocráticamente. Pero un mes antes de que Berkovich y Petriychuk fueran arrestadas, un legislador ruso, Oleg Matveychev, afirmó que había redactado un proyecto de ley que reconocía el feminismo como “una ideología extremista”. El proyecto de ley no ha avanzado en la Duma.

El Ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko. REUTERS/Evgenia Novozhenina
El Ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko. REUTERS/Evgenia Novozhenina

Oficialmente, la pareja ha sido acusada de violar una ley rusa que prohíbe “los llamamientos públicos a actividades terroristas, la justificación pública del terrorismo o la propaganda del terrorismo”, un delito punible con hasta siete años de prisión. El caso del Estado contra ellos se basa en un documento entre cuyos autores se encuentra el historiador Roman Silantiev. Él y sus coautores escribieron que la obra contenía “signos de la ideología del ISIS” y una “ideología feminista radical”; El documento se presentó como prueba de que la obra apoyaba el terrorismo.

Konstantin Dobrynin, un abogado ruso radicado en Gran Bretaña, dijo que según esa ley, es posible que se mantenga una acusación oficial de feminismo radical, dados “los tiempos más oscuros que vivimos hoy”. Si eso sucede, dijo, muy probablemente podría conducir a la criminalización del feminismo como ideología en Rusia. Sería, dijo, “una caza de brujas y la Santa Inquisición en la forma más literal”.

A pesar de la creciente represión gubernamental, las mujeres rusas perseveran en su lucha. Desde entonces, la Sra. Tagaeva del FemFest de Moscú fundó Verstka, un medio de comunicación que está ganando atención por su trabajo de investigación. La Sra. Rivina, fundadora de nasiliu.net, respondió a la recepción del estatus de agente extranjero iniciando una nueva línea de ayuda nacional para víctimas de violencia doméstica. Tras las rejas, la señora Skochilenko ha declarado desafiante su propia libertad. “Soy más libre que usted”, dijo ante el tribunal el 11 de noviembre. “Puedo tomar mis propias decisiones y decir lo que pienso”.

En cuanto a las señoras Berkovich y Petriychuk, su juicio ahora está programado para el 10 de enero. Independientemente de si se pospone nuevamente, sus abogados defensores dicen que confían en que ganarán. “Les demostraremos que tenemos razón”, me dijo la abogada de Berkovich, Ksenia Karpinskaya. “Aunque no sea de inmediato, lo demostraremos”.

© The New York Times 2023