La guerra entre Israel y Gaza obliga a Ucrania a tomar decisiones difíciles

El debate sobre el compromiso de Washington con Kiev se complica debido a la escalada en Medio Oriente

Compartir
Compartir articulo
Una mujer pasa caminando frente a las ruinas de un edificio destruido durante la invasión rusa de Ucrania en Mariúpol, Ucrania (REUTERS/Alexander Ermochenko)
Una mujer pasa caminando frente a las ruinas de un edificio destruido durante la invasión rusa de Ucrania en Mariúpol, Ucrania (REUTERS/Alexander Ermochenko)

Durante los dos últimos años, el debate sobre el compromiso norteamericano con Ucrania ha girado, en parte, en torno a si estamos poniendo en peligro nuestra capacidad para contener a China en el Pacífico si dedicamos demasiados recursos a una guerra de trincheras contra Rusia. Desde el punto de vista de los halcones, el argumento ha sido que cualquier contrapartida de este tipo es exagerada o inexistente - porque Rusia y China son aliados, y cuando debilitamos a Rusia debilitamos a ambos, porque los tipos de equipamiento militar necesarios para defender Taiwán difieren de los que estamos enviando a Ucrania, porque sin duda Estados Unidos tiene recursos para luchar contra el autoritarismo en dos frentes.

Medio Oriente no ha influido sustancialmente en este debate. Pero con las masacres en Israel y el asalto israelí a Gaza que se está desarrollando, tenemos un nuevo frente de enfrentamiento para el poder de Estados Unidos, una nueva demanda de recursos estadounidenses, un nuevo punto de tensión para nuestro estresado imperio y nuevos riesgos de una guerra más amplia.

Ante este nuevo desafío, la respuesta de los halcones ucranianos es la misma: “La falsa elección entre Ucrania e Israel” reza el titular de un editorial del Wall Street Journal. Y los editores del Journal tienen razón en el sentido estricto de que Estados Unidos no debería simplemente cortar el grifo a Ucrania mañana y redirigir esa ayuda a Israel, como sugirió recientemente el senador republicano Josh Hawley. Nuestro interés en frenar las ambiciones rusas no se disuelve en el instante en que un aliado de Medio Oriente entra en guerra.

Pero en un sentido más amplio, por supuesto que hay opciones estratégicas reales aquí, posibles compensaciones en hardware enviado y dólares entregados; de hecho, The Journal así lo reconoce cuando insta a Estados Unidos a adoptar “un esfuerzo generacional para producir más munición y ampliar su arsenal”. (Dejo a juicio del lector si es probable que ese esfuerzo surja del caos actual en el Capitolio).

También hay una compensación crucial simplemente en la atención prestada por los funcionarios estadounidenses. La distracción es siempre un problema en política exterior -basta ver cómo le fue a nuestra política sobre Afganistán durante la guerra de Irak- y la gestión de una guerra por poderes contra una potencia nuclear, en las propias tierras fronterizas de esa potencia, puede ser la empresa existencialmente más tensa de Estados Unidos desde el final de la Guerra Fría.

Así que añadir la agitación de Medio Oriente a la ecuación cambia automáticamente el cálculo de nuestra política respecto a Ucrania - y ese cálculo ya estaba en contra de la posición permanentemente belicista.

Cuando los ucranianos lograron sorprendentes avances territoriales el pasado otoño, había motivos razonables para aumentar nuestro apoyo, con la esperanza de que Rusia se viera obligada a llegar a un acuerdo de paz en el que Ucrania recuperara casi todo su territorio. Pero los últimos 10 meses de guerra apenas han desplazado las líneas del frente, y la economía de guerra rusa parece más resistente de lo que esperaban Washington o Kiev. La estrategia para la plena victoria ucraniana ahora es el desgaste, el tiempo y la esperanza - pero mientras que las guerras de desgaste pueden terminar repentina e inesperadamente cuando un bando finalmente se tambalea, no hay garantía de que el bando ucraniano no sea el que se derrumbe.

Lo que significa, a su vez, que no sólo la administración del presidente Joe Biden, sino los propios ucranianos, tienen un incentivo para buscar algún tipo de alto el fuego ahora, mientras su posición militar sigue siendo estable y el dinero de la ayuda sigue fluyendo, mientras la catástrofe demográfica profundizada por la guerra todavía puede ser parcialmente revertida por el retorno de la diáspora de la guerra. La alternativa es que Kiev apueste en varios frentes: que la crisis de Oriente Próximo no absorba cada vez más armas y atención estadounidenses, que el cansancio de la guerra en aliados vecinos como Polonia y entre los republicanos del Congreso no aumente constantemente, que Biden y no Donald Trump sea presidente en enero de 2025 y, por supuesto, que no se produzca una crisis dramática en el Pacífico.

Un contrapunto es que Rusia puede contemplar el mismo panorama, ver sus ventajas potenciales y simplemente negarse a negociar, obligando a Estados Unidos a elegir entre abandonar Ucrania o acumular cada vez más riesgos y costes en su apoyo. Y si uno se imagina a Rusia, China e Irán trabajando todos en concierto directo, conspirando para maximizar la presión sobre Estados Unidos, eso es lo que cabría esperar.

Pero la alianza de intereses entre nuestros enemigos es más débil que eso. Rusia no va a seguir luchando sólo para beneficiar los intereses de China o dificultar la posición de Estados Unidos en Medio Oriente si un armisticio tiene claras ventajas. Y tales ventajas existen: Vladimir Putin sobrevivió a un extraño golpe de Estado, pero no puede contar con la lealtad interna; es probable que quiera un espectáculo triunfal de reelección en 2024; que la economía rusa sea totalmente absorbida por la esfera de influencia de China no beneficia a Rusia a largo plazo; y una guerra de desgaste también podría volverse repentinamente contra los rusos.

Puede que esos intereses no creen suficiente terreno para la negociación; no estoy al tanto de nuestros canales internos con Moscú. Pero si la administración Biden no está hablando urgentemente a través de esos canales, si no está buscando un camino hacia un armisticio, está malinterpretando los retos que tiene por delante.

© The New York Times 2023

Últimas Noticias

Dina Boluarte ordena que Alberto Otárola regrese al Perú “de inmediato” tras difusión de audio controversial

Ministra de la Mujer, Nancy Tolentino, anunció el retorno anticipado del primer ministro tras difusión de audio que confirma nexo con mujer que accedió a un contrato con el Estado. "Volverá lo más antes posible"
Dina Boluarte ordena que Alberto Otárola regrese al Perú “de inmediato” tras difusión de audio controversial

Cristiano Ronaldo se tropezó al querer imitar un regate de Ronaldinho y desató las burlas en la derrota del Al Nassr por la Champions asiática

El delantero portugués no pudo torcer el destino del tropiezo por 1-0 ante Al Ain, por la ida de los cuartos de final de la competencia. Nuevamente, los fanáticos le cantaron por Messi
Cristiano Ronaldo se tropezó al querer imitar un regate de Ronaldinho y desató las burlas en la derrota del Al Nassr por la Champions asiática

Lo que revela el documento de extradición de Salvatore Mancuso firmado por Álvaro Uribe

El exjefe paramilitar sostiene que no incumplió el proceso de Justicia y Paz, por lo que fue extraditado a Estados Unidos sin justificación
Lo que revela el documento de extradición de Salvatore Mancuso firmado por Álvaro Uribe

Críticas a Andrea Valdiri por regalarle un apartamento a su hija mayor: “Llenando ausencias con extravagancias”

Los lujosos obsequios que entregó la barranquillera a Isabella, entre los cuales está un viaje por Europa, dejaron a más de uno con la boca abierta
Críticas a Andrea Valdiri por regalarle un apartamento a su hija mayor: “Llenando ausencias con extravagancias”

General (r) de la Marina que combatió a Salvatore Mancuso no ocultó indignación: “Viene en función de venganza”

Se trata de Rafael Alfredo Colón Torres, el cual se convirtió en uno de los principales enemigos del ex jefe paramilitar antes de que se estableciera el proceso de paz que llevó a su desmovilización exprés
General (r) de la Marina que combatió a Salvatore Mancuso no ocultó indignación: “Viene en función de venganza”
MÁS NOTICIAS