Tomás Pueyo, una de las voces más influyentes contra el COVID-19, advirtió: “Esto ya es el final de la pandemia”

El gurú mundial francés de las políticas de estado e ingeniero, afirmó que el fin de la crisis sanitaria global está cerca y se sabe porque “la gran mayoría de la gente vacunada contra el coronavirus está protegida”. Además vaticinó que nunca más vamos a volver al mundo cerrado

Tomás Pueyo es un gurú mundial francés de las políticas de estado en pandemia e ingeniero francés que se crió en España y ahora trabaja en Silicon Valley (Crédito: Tomás Pueyo)
Tomás Pueyo es un gurú mundial francés de las políticas de estado en pandemia e ingeniero francés que se crió en España y ahora trabaja en Silicon Valley (Crédito: Tomás Pueyo)

Esto ya es el final de la pandemia, y se sabe por que la gran mayoría de la gente vacunada, o está completamente protegida del COVID-19 y de todas sus variantes, o si se infectan, no caen muy enfermos o no son muy infecciosos”, vaticinó Tomás Pueyo, gurú mundial y la voz más influyente contra el coronavirus, en relación a la evolución de la pandemia en el mundo.

Este ingeniero de 39 años se convirtió en un gurú internacional cuando anticipó las cuarentenas y las salidas de las cuarentenas en el mundo con sus escritos Coronavirus: Por qué Debemos Actuar Ya y El Martillo y la Danza. Pasó mucho más de un año y muchas naciones están en gran parte del planeta empezando a salir de las restricciones.

¿Esto es algo temporal? “Hay países que han estado abiertos casi todo el tiempo, en el Este Asiático, Australia, Nueva Zelanda, Taiwán, Corea del Sur, Japón, etc. son sobre todo los que tienen vacunas, los que tienen población que está vacunada, por lo tanto pueden abrir. Esto es el final porque la gran mayoría de la gente que está vacunada o está protegida completamente del COVID-19 y todas sus variantes, o si se infectan, no caen muy enfermos, no son muy infecciosos, con lo cual aunque tengas una variante como la Delta (originada en India) por ejemplo que es 3 o 4 veces más infecciosas que la original si el 98 % de las personas expuestas no están infectados o no son contagiosas, no importa de que sea más contagiosas la nueva variante. Eso depende de qué porcentaje de la población esté vacunada”, analizó el panorama global actual en el programa Nueva Normalidad de AM 630 Radio Rivadavia con Lucas Morando.

La nueva normalidad de Tel Aviv, Israel (REUTERS/Nir Elias)
La nueva normalidad de Tel Aviv, Israel (REUTERS/Nir Elias)

“Pero en países como Israel o zonas como Nueva York o California, donde la población completamente inmunizada es muy alta, se puede decir que este es el final de la pandemia”, deslizó el experto.

Pueyo insistió: “Esta es la recta final de la pandemia en los países donde existe un alto porcentaje de la población vacunada. En Israel ya han abierto todo, ya no hay ninguna restricción, han abierto todo, llevan semanas abriendo todo y con la calidad de las vacunas que hay, incluso con las nueva variantes, estamos en el fin. Incluso la variante Delta, la india, es muy mala pero, tendría que haber una variante que sea dos, tres o cuatro veces peor aún para que esto se volviera a plantear y mientras más personas se vacunan, menos oportunidades tiene el virus SARS-COV-2 de mutar y menos posibilidades de que surjan variantes peligrosas. Creo que nunca vamos a volver a la situación en la que estamos al mundo entero que tiene que cerrar”.

Pueyo vaticinó: “Esta es la recta final de la pandemia en los países donde existe un alto porcentaje de la población vacunada (Europa Press)
Pueyo vaticinó: “Esta es la recta final de la pandemia en los países donde existe un alto porcentaje de la población vacunada (Europa Press)

En otro pasaje de la entrevista, el ingeniero se refirió a la situación epidemiológica local: “En Argentina, aún hay un porcentaje bajo de población vacunada, pero está subiendo. Para la argentina la única escapatoria es que sigan vacunando”.

“No conozco los detalles de Argentina, pero sí del mundo entero. Y Argentina tiene más gente vacunada que Japón o que Australia. Entonces no es algo que tenga todo el poder de Argentina en influir. Les cuesta conseguir las vacunas. Es un problema complicado ya que no es solo el tema de la propiedad intelectual de la vacuna, porque se ha gestionado como para que otras empresas puedan producir estas vacunas que funcionan, hay otros problemas, como por ejemplo, cómo produces esas vacunas que tiene unos requerimientos dificilísimo de producir, como Pfizer”, amplió.

Según Pueyo, las complicaciones en relación a la adquisición de vacunas se resumen en: “se mezcla geopolítica, procesos industriales, propiedad intelectual y es normal que un país como Argentina se encuentre en la situación en donde está”.

Personal de Salud vacuna este martes, a personas de 40 a 49 años, en su primer dosis contra el COVID-19, en Ciudad de México (EFE/ Sáshenka Gutiérrez)
Personal de Salud vacuna este martes, a personas de 40 a 49 años, en su primer dosis contra el COVID-19, en Ciudad de México (EFE/ Sáshenka Gutiérrez)

Sin dudas se vacunó tarde en Argentina. En países como Japón o Corea del Sur, lo que pasó es que tenían otras medidas que reducían la epidemia, y podían abrir sin vacuna, pues no se dieron prisa. Mientras tanto, Estados Unidos que depende su economía, sus vidas, en ir lo más rápido posible, han hecho todo lo que han podido y es por eso uno de los país es con mayor tasa de vacunación del mundo. El problema es que Argentina se parecía más bien a Estados Unidos, pero sin vacunas”, añadió el especialista.

Pueyo, que vive en California, Estados Unidos, contó el día a día y el impacto de la pandemia en la economía de San Francisco, Silicon Valley: “Ha sido una explosión nuclear, pero no es que cerró todo y no hubo ningún tipo de economía local. No, de hecho hay mucha gente en tecnología que muy fácilmente podemos pasar a remoto. El problema es ese, que mucha gente se pasó a trabajo a distancia que se dieron cuenta que no necesitan estar en San Francisco para vivir y hubo una cantidad de personas y empresas que se han ido, La gente empieza a trabajar en Canadá, en Europa. Antes de la pandemia, el 6% de todos los americanos trabajaban remoto y ahora el 40% ahora trabaja desde sus casas”. “San Francisco es ahora una ciudad fantasma”, expresó.

Argentina podría ser uno de los grandes ganadores de esta situación. Argentina tiene bastantes buenos ingenieros, por lo cual podrían desarrollar mucho más toda su industria tecnológica, podrían trabajar para empresas americanas, españolas, o europeas mucho más fácil que en el pasado y así aumentar los ingresos del país”, adelantó.

Antes de la pandemia, el 6% de todos los americanos trabajaban remoto y ahora el 40% ahora trabaja desde sus casas. "San Francisco es ahora una ciudad fantasma", alertó Tomás Pueyo
Antes de la pandemia, el 6% de todos los americanos trabajaban remoto y ahora el 40% ahora trabaja desde sus casas. "San Francisco es ahora una ciudad fantasma", alertó Tomás Pueyo

Tomás Pueyo, nació en Francia hace 38 años, se crió en España y actualmente está afincado en Silicon Valley, donde trabaja como consultor. Estudió ingeniería primero en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI), después en la École Centrale de París y más tarde obtuvo un MBA en la Universidad de Stanford.

El 10 de marzo pasado, Pueyo publicó en la plataforma Medium un artículo titulado “Coronavirus: Por qué Debemos Actuar Ya”, en el que alentó a políticos y empresarios a tomar medidas drásticas y urgentes para contener el avance del COVID-19, anticipando una catástrofe en el caso contrario. Más de 40 millones de personas lo leyeron en los días siguientes, fue traducido en 40 idiomas y su difusión fue decisiva para que muchos gobiernos impusieran cuarentenas estrictas en todo el mundo, incluso para el de Alberto Fernández, en Argentina. El 19 de marzo publicó otro artículo, “El martillo y la danza” (una metáfora sobre la aplicación de una cuarentena dura y breve y luego medidas de distanciamiento social más relajadas para convivir con el virus sin que se expanda), en el que formuló su teoría sobre cómo evolucionaría la pandemia, dependiendo de la respuesta de los estados. Desde ese momento, Pueyo se convirtió en una referencia para muchos líderes políticos, a los que asesoró en países tan diversos como Estados Unidos, España, Perú, Kenia y Argentina.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR