Una persona viaja en un patinete eléctrico compartido Bird Rides Inc. en el Embarcadero en San Francisco el 13 de abril de 2018. DEBE CREDITAR: foto de Bloomberg por David Paul Morris.
Una persona viaja en un patinete eléctrico compartido Bird Rides Inc. en el Embarcadero en San Francisco el 13 de abril de 2018. DEBE CREDITAR: foto de Bloomberg por David Paul Morris.

Los scooters eléctricos surgieron el verano pasado como un transporte rápido y eficiente que podía transportarse sin inconvenientes por la ciudad, pero la falta de reglas operativas han hecho que su uso sea peligroso.

El servicio de estos aparatos se popularizó primero en París, donde fueron adoptados por su costo, disponibilidad y hasta acceso a través de una aplicación móvil.

La ministra de Transportes de Francia, Elisabeth Borne, declaró para el Daily Mail cómo fue el proceso de la llegada de los 13 operadores de los 20,000 scooters que invadieron las calles parisinas: "Ha ocurrido muy rápidamente y de forma un tanto anárquica. De hecho, ha sido la ley de la selva".

La invasión de estos artefactos enloqueció a los usuarios, quienes a falta de reglas, los abandonaron en cualquier parte de la acera y los condujeron a gran velocidad, provocando varios accidentes.

Una persona viaja en un patinete eléctrico compartido Bird Rides Inc. en el Embarcadero en San Francisco el 13 de abril de 2018. DEBE CREDITAR: foto de Bloomberg por David Paul Morris.
Una persona viaja en un patinete eléctrico compartido Bird Rides Inc. en el Embarcadero en San Francisco el 13 de abril de 2018. DEBE CREDITAR: foto de Bloomberg por David Paul Morris.

Esto no importó al resto del mundo. Su popularidad creció rápidamente y se extendieron a varios países del mundo, como en California, a donde llegaron en septiembre de 2017 manejados por Bird y después le siguió los pasos la operadora Lime.

Estas dos empresas logró avanzar en el mercado de los scooters posicionándose como los más poderosos de este ramo en Europa, Oriente Medio, Asia y América Latina.

"Cualquier ciudad del mundo que ha estado trabajando en su política de transporte, incluso hace 18 meses, no estaba anticipando este tsunami", dijo para el Daily Mail, uno de los socios de Boston Consulting Group, Joel Hazan.

"Ha sido el lanzamiento más rápido en la historia de los servicios de movilidad y la ola más rápida para propagarse en todo el mundo. Básicamente se ha globalizado en los últimos dos años", agregó.

(Bloomberg / David Paul Morris)
(Bloomberg / David Paul Morris)

Su rápida expansión no permitió que las autoridades crearán reglas para su operación, así que en la mayoría de las ciudad donde operan preocupa la seguridad tanto de los usuarios como de quienes conviven con ellos en las calles.

"Las ciudades están diseñadas para el uso de automóviles y la nueva pregunta que enfrentamos es cómo dividimos el espacio que hemos estado dedicando a los automóviles para crear más espacio para peatones, para bicicletas y e-scooters", señaló.

Un ejemplo de esto es que circulan a 25 kilómetros por hora (que significa 15 millas por hora), por lo que son vehículos completamente rápidos para la ciudad llena de peatones.

También se notó un repunte en accidentes alrededor del mundo, pero sólo Londres implementó medidas para prohibir su uso.

"Los mejores responsables políticos del mundo están prohibiendo los scooters electrónicos, no para siempre, solo para lanzarlos de manera organizada, controlada y eficiente que esté sincronizada con el resto de los modos de transporte", finalizó Hazan.