A raíz de los atentados en Barcelona y Cambrils, España empezó a trabajar en una iniciativa, potenciada por inteligencia artificial, para evitar el acceso al país de personas que puedan ser consideradas potenciales terroristas.

El programa se llama Registro de Nombre de Pasajeros (Passenger Name Record, PNR), y tendría como objetivo recopilar la mayor cantidad de información posible sobre los viajeros antes de que ingresen al país.

El PNR consiste en dos instancias: primero se reúnen todos los datos posibles del pasajero y luego esa información es analizada por un sistema de inteligencia artificial.

En este análisis se investiga el comportamiento del usuario en la web, incluyendo las redes sociales. Los datos recopilados le llegan luego a la Oficina Nacional de Información de Pasajeros (ONIP).

El desarrollo de este sistema está en manos de la empresa Indra y tiene un valor de 1,38 millones de euros, según publicó el diario digital español El Confidencial.

Una vez que el programa entre en vigor, algo que se estima que ocurrirá en mayo de 2018, las autoridades podrían rastrear datos del equipaje, itinerario completo de viaje, pagos efectuados online, etc.

A su vez, se le podría solicitar al viajero que dé a conocer sus cuentas en diferentes redes sociales como Facebook o Instagram, antes de viajar. Algo que también evalúa implementar Estados Unidos para visitantes que lleguen de determinados países.

El PNR surgió luego de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, y en el último tiempo la Unión Europea comenzó a acelerar los tiempos para que se implemente cuanto antes, a fin de evitar atentados yihadistas en el territorio.

La recopilación de datos está contemplada en una directiva del 27 de abril de 2016 publicada por la Unión Europea, donde se establece que las aerolíneas están obligadas a comunicarles a los diferentes países miembros de la organización, además del pasaporte o DNI del pasajero, el domicilio, el número de la tarjeta de crédito, el mail o número de teléfono de la persona.

Cómo se usarán esos datos para rastrear el comportamiento del usuario en la web, dependerá de cada país. En España, el sistema "gestionará los datos del PNR y será capaz de cruzarlos con otro tipo de formatos en las diferentes bases de datos".

A su vez, "buscará y analizará datos procedentes de fuentes abiertas, principalmente de redes sociales, las cuales están accesibles en las redes, de forma que una persona puede acceder a ellas mediante la utilización de cualquier buscador", según publicó el portal español.

LEA MÁS: