El rey Carlos agradeció los miles de mensajes y cartas de apoyo que recibió tras dar a conocer su diagnóstico de cáncer

El Palacio de Buckingham publicó un video que en el que se ve al monarca británico sonriente revisando algunos de los 7.000 escritos enviados por ciudadanos de todo el mundo

Compartir
Compartir articulo
Las imágenes difundidas por el Palacio de Buckingham muestran al rey sonriente revisando algunos de los 7.000 mensajes de apoyo recibidos.

El rey británico, Carlos III, ha agradecido en un video los miles de cartas, tarjetas y mensajes enviados por ciudadanos de todo el mundo después de que informase su diagnóstico de cáncer el pasado 5 de febrero.

Las imágenes difundidas por el Palacio de Buckingham muestran al rey sonriente revisando algunos de los 7.000 mensajes de apoyo recibidos.

En las dependencias de la llamada Suite Belga de Buckingham, Carlos parece especialmente divertido por una tarjeta que muestra la imagen de un perro con un collar isabelino (que se coloca tras algún tratamiento médico) que le dice al monarca: “Al menos usted no tiene que llevar un cono...”.

Otras misivas contienen consejos de enfermos de cáncer como uno que le recomienda: “Barbilla alta, pecho fuera, siga positivo y no deje que esto lo hunda”.

El rey Carlos de Inglaterra lee tarjetas y mensajes, enviados por simpatizantes tras su diagnóstico de cáncer, en la Sala del Siglo XVIII de la Suite Belga en el Palacio de Buckingham, Londres, Gran Bretaña, 21 de febrero de 2024. Jonathan Brady/Pool vía REUTERS
El rey Carlos de Inglaterra lee tarjetas y mensajes, enviados por simpatizantes tras su diagnóstico de cáncer, en la Sala del Siglo XVIII de la Suite Belga en el Palacio de Buckingham, Londres, Gran Bretaña, 21 de febrero de 2024. Jonathan Brady/Pool vía REUTERS

Las imágenes corresponden al pasado miércoles, cuando el rey recibió por primera vez desde que comenzó su tratamiento contra un cáncer no especificado al primer ministro, Rishi Sunak, en persona.

Al comienzo de la reunión, el monarca reconoció a Sunak que muchos de los mensajes recibidos lo habían emocionado “hasta las lágrimas”.

El monarca, de 75 años, y el jefe de Gobierno conservador tuvieron la audiencia en la tarde del miércoles en el Palacio de Buckingham, residencia de la familia real británica.

El primer ministro le dijo a Carlos III que “todo el país” lo estaba apoyando.

El rey Carlos III estrecha la mano del primer ministro británico, Rishi Sunak, en el Palacio de Buckingham, Londres, Gran Bretaña, en su primera audiencia en persona desde el diagnóstico de cáncer del rey, el 21 de febrero de 2024. Jonathan Brady/Pool vía REUTERS
El rey Carlos III estrecha la mano del primer ministro británico, Rishi Sunak, en el Palacio de Buckingham, Londres, Gran Bretaña, en su primera audiencia en persona desde el diagnóstico de cáncer del rey, el 21 de febrero de 2024. Jonathan Brady/Pool vía REUTERS

“He recibido tantos mensajes y tarjetas maravillosos (...) la mayor parte del tiempo me han hecho llorar”, dijo Carlos durante su audiencia semanal con Sunak. “Todos están contigo”, respondió el primer ministro.

Como es tradición, las audiencias del monarca y el primer ministro tienen lugar los miércoles por la tarde en el Palacio de Buckingham, después de la sesión de control del jefe del Gobierno en la Cámara de los Comunes (Baja) del Parlamento.

Desde que recibió su diagnóstico tras haberse sometido a una intervención ordinaria para tratar un agrandamiento de la próstata, Carlos III ha permanecido en su residencia campestre de Sandringham (este de Inglaterra), y solo se desplaza a Londres cada vez que le toca someterse a su tratamiento.

La casa real informó que se habían suspendido de forma indefinida las actividades públicas del soberano, aunque este continuará despachando su trabajo de oficina y sus reuniones semanales con el jefe del Gobierno.

Servicio religioso en Sandringham

El domingo pasado, el monarca británico asistió con su esposa, Camila, a un servicio religioso en su primera aparición pública desde que su hijo menor, el príncipe Harry, insinuara en una entrevista con un medio norteamericano que podría haber una reconciliación.

Al llegar a la iglesia, el soberano fue recibido por el reverendo Paul Williams.

El rey Carlos de Inglaterra y la reina Camilla caminan después de asistir a un servicio religioso en la iglesia de Santa María Magdalena en la finca de Sandringham, en el este de Inglaterra, Gran Bretaña, 18 de febrero de 2024. REUTERS/Chris Radburn
El rey Carlos de Inglaterra y la reina Camilla caminan después de asistir a un servicio religioso en la iglesia de Santa María Magdalena en la finca de Sandringham, en el este de Inglaterra, Gran Bretaña, 18 de febrero de 2024. REUTERS/Chris Radburn

Los medios británicos, pendientes de cada movimiento del monarca desde que se hiciera público su diagnóstico, destacaron que fue la primera vez que el rey se dejó ver desde que su hijo menor, el duque de Sussex, sugiriera en una reciente entrevista dada a un canal de televisión en Estados Unidos que la enfermedad de su padre podría llevar a que ambos se reconciliaran tras años de una relación tirante.

“Me subí a un avión y fui a verlo tan pronto como pude”, dijo Harry al programa de noticias “Good Morning America”. “Amo a mi familia. El hecho de que pude subirme a un avión e ir a verlo y pasar tiempo con él, estoy agradecido por eso”.

Harry llegó de California menos de 48 horas después de que el Palacio de Buckingham anunciara el 5 de febrero que el rey tenía cáncer y había comenzado el tratamiento.

La visita entre el monarca y su hijo menor en Clarence House fue relativamente breve, ya que Carlos y su esposa, la reina Camila, fueron vistos saliendo aproximadamente una hora después.

El príncipe Harry de Inglaterra, duque de Sussex, camina frente al edificio Rolls del Tribunal Supremo en Londres, Gran Bretaña, el 6 de junio de 2023. REUTERS/Toby Melville/Archivo
El príncipe Harry de Inglaterra, duque de Sussex, camina frente al edificio Rolls del Tribunal Supremo en Londres, Gran Bretaña, el 6 de junio de 2023. REUTERS/Toby Melville/Archivo

Ni su esposa, Meghan, ni sus dos hijos, Archie, de 4 años, y Lilibet, de 2, viajaron para visitar al rey. El duque de Sussex no reveló ningún detalle sobre el pronóstico de su padre. “Eso se queda entre él y yo”, dijo.

Durante ese breve viaje, el duque no se reunió con su hermano mayor, William, príncipe de Gales, y heredero al trono, con quien apenas mantiene relación en la actualidad.

Harry ha tenido una relación problemática con su familia desde que renunció a los deberes reales en 2020 y se mudó a Los Ángeles con su esposa Meghan, citando lo que dijeron que eran intrusiones insoportables y actitudes racistas de los medios británicos. Se presentó solo a la coronación de su padre en mayo, pero se fue tan pronto como terminó la ceremonia para regresar a California para el cumpleaños de su hijo.

Cuando se le preguntó si la enfermedad podría ayudar a reunificar a su familia, Harry, hablando en un evento de los Juegos Invictus cerca de Vancouver, dijo: “Sí, estoy seguro”. Dijo que ha sido testigo de ese tipo de efecto galvanizador entre los miembros del servicio heridos que compiten en los juegos que el príncipe fundó en 2014.

“A través de todas estas familias, lo veo en el día a día”, dijo. “Ya sabes, de nuevo, la fuerza de la unidad familiar que se une”.

(Con información de EFE y Reuters)