Los perros perdidos vuelven a casa orientados por un campo magnético

Descubren los mecanismos que orientan a los perros para regresar a casa

Compartir
Compartir articulo
Los perros tienen una extraña e importante habilidad para encontrar el camino a casa usando su increíblemente desarrollado sentido del olfato y hasta su memoria visual del paisaje, pero agregarían una ancestral herramienta de orientación (REUTERS)
Los perros tienen una extraña e importante habilidad para encontrar el camino a casa usando su increíblemente desarrollado sentido del olfato y hasta su memoria visual del paisaje, pero agregarían una ancestral herramienta de orientación (REUTERS)

Recientes hallazgos científicos permiten dilucidar los mecanismos por los cuales los perros son capaces de orientarse para regresar a casa a través de enormes distancias.

Estas investigaciones sugieren que usan el campo magnético de la Tierra para desplazarse y poder orientarse ubicando su destino final.

Usarían el campo magnético de la Tierra como una brújula para encontrar el camino a casa a distancias muy largas y que antes de esta comprobación resultaba imposible justificar.

Los perros tienen una extraña e importante habilidad para encontrar el camino a casa usando su increíblemente desarrollado sentido del olfato y hasta su memoria visual del paisaje, pero agregarían una ancestral herramienta de orientación, aunque novedosa para el conocimiento del ser humano, que estaría desde siempre a su disposición: el campo magnético de la Tierra.

Los pájaros, las ballenas y los delfines también usan ese  llamado sexto sentido, la magnetorecepción, para trazar, orientar y dirigir sus extensas migraciones (REUTERS)
Los pájaros, las ballenas y los delfines también usan ese llamado sexto sentido, la magnetorecepción, para trazar, orientar y dirigir sus extensas migraciones (REUTERS)

Los pájaros, las ballenas y los delfines también usan ese llamado sexto sentido, la magnetorecepción, para trazar, orientar y dirigir sus extensas migraciones.

El campo magnético actúa proporcionando un marco general de referencia, imprescindible a la hora de emprender largas travesías y posiblemente, éste sea el componente más importante que no tuvimos en cuenta en nuestro panorama actual sobre el comportamiento y la cognición de los mamíferos.

Se utilizaron aparatos GPS para estudiar cómo los perros se desplazaron a lo largo de travesías. En la experiencia se utilizaron perros de caza como los terrier y los dachshunds (salchichas), entrenados para encontrar presas en bosques muy tupidos y de difícil acceso, y luego hallar el camino de regreso al punto de partida.

Casi todos los perros volvieron sobre sus pasos hasta su punto de liberación guiados por su propio olor y complementados por la imagen visual del paisaje. Lo llamativo fue que un tercio de los perros tomaron por una ruta diferente en el camino de retorno a casa.

El campo magnético actúa proporcionando un marco general de referencia, imprescindible a la hora de emprender largas travesías (REUTERS)
El campo magnético actúa proporcionando un marco general de referencia, imprescindible a la hora de emprender largas travesías (REUTERS)

En esos viajes, la mayoría de los perros comenzaron corriendo por alrededor de veinte metros a lo largo de un eje norte-sur de la Tierra, incluso cuando la dirección de su destino no se alineaba con esa orientación.

Esta corrida a modo de brújula les permite a averiguar dónde están el norte y el sur magnéticos, y cómo están ubicados con relación con esos puntos, demostrando una impronta genética desconocida hasta hoy.

Este recorrido posibilita registrar el mapa mental por medio de una especie brújula magnética biológica y establecer así el rumbo adecuado del animal.

*El Prof. Dr. Juan Enrique Romero @drromerook es médico veterinario. Especialista en Educación Universitaria. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Ex Director del Hospital Escuela de Animales Pequeños (UNLPam). Docente Universitario en varias universidades argentinas. Disertante internacional.

SEGUIR LEYENDO: