El destino de Taiwán es nuestro futuro

Esta isla-nación democrática de 23 millones de habitantes se encuentra en el centro de la contienda del siglo, que determinará si el orden internacional establecido y las normas que lo sustentan perdurarán o serán sustituidos por el revisionismo autoritario, una mayor represión y el expansionismo territorial

Compartir
Compartir articulo
Taiwán celebrará elecciones el próximo 13 de enero (REUTERS/Ann Wang)
Taiwán celebrará elecciones el próximo 13 de enero (REUTERS/Ann Wang)

El pueblo de Taiwán elegirá un nuevo gobierno y parlamento el 13 de enero. Esta isla-nación democrática de 23 millones de habitantes se encuentra en el centro de la contienda del siglo, que determinará si el orden internacional establecido y las normas que lo sustentan perdurarán o serán sustituidos por el revisionismo autoritario, una mayor represión y el expansionismo territorial.

Taiwán, o la República de China (ROC), como se denomina oficialmente, está en primera línea de una lucha de alcance mundial cuyo resultado no dejará a nadie indiferente. A pesar de los esfuerzos del Partido Comunista Chino (PCCh) de Pekín por presentar el conflicto del estrecho de Taiwán como un “asunto interno” y el deseo de libertad y democracia del pueblo de Taiwán como “separatismo”, este conflicto que dura décadas es, en realidad, una cuestión de dos sistemas políticos incompatibles y de los designios coloniales de un régimen autoritario sobre un territorio sobre el que nunca ha tenido autoridad.

Los taiwaneses no cuestionan la legitimidad de la República Popular China (RPC) y se identifican en mayor o menor medida con muchos elementos culturales y lingüísticos comunes a ambas partes. Sin embargo, Taiwán también es idiosincrásico, resultado de múltiples influencias externas que ha absorbido, redefinido y hecho suyas a lo largo de los siglos. Esto incluye, entre otras cosas, cinco décadas de pertenencia a Japón y, a finales de la década de 1980, la adopción del liberalismo y la democracia.

Aunque Taiwán comparte rasgos culturales y lingüísticos con China, y hace negocios con ella, las encuestas han demostrado sistemáticamente que un número muy reducido de taiwaneses -el 1,6%-, ya sean de los “verdes” (más centrados en Taiwán) o de los “azules” (mayor disposición a tratar con China), está de acuerdo con la unificación inmediata con China (el 5,8% cree que Taiwán debería avanzar en esa dirección más adelante). La gran mayoría -los partidarios de la independencia de Taiwán o los que se definen como ciudadanos de la ROC- están unidos en el deseo de que su país siga siendo libre y democrático, y la mayoría lo hace abrazando el “statu quo”, o independencia de facto.

Debido a esta gran incompatibilidad, a los caminos divergentes que los pueblos de ambos lados del estrecho de Taiwán han tomado a lo largo de los años, la única forma posible de hacer realidad las ambiciones de unificación de Pekín sería mediante la coerción, el uso de la fuerza y la pacificación violenta de millones de súbditos bajo ocupación. Debido a su rigidez ideológica y a que ha apostado su reputación a la llamada “reunificación” de Taiwán con el “continente”, el PCCh se ha colocado en una posición de la que no puede echarse atrás. Ningún dirigente chino se atrevería hoy a ir contra todo el complejo militar-industrial-propagandístico construido sobre las pretensiones de Pekín sobre Taiwán.

Al enfrentarse a un PCCh cada vez más beligerante y frustrado, que no puede consentir la negativa taiwanesa a anexionarse y que ve en el Taiwán democrático un peligroso precedente para el pueblo chino, Taiwán ha tratado de internacionalizar el conflicto del mismo modo que Pekín se ha esforzado por aislar a la comunidad internacional de Taiwán, cazando furtivamente a los aliados diplomáticos oficiales de la República de China y utilizando su influencia en la ONU y en otros foros para negar la participación de Taiwán. Como resultado, un país que figura entre las 25 economías más importantes del mundo, que se ha convertido en un impulsor clave de la tecnología que alimenta nuestro mundo, al tiempo que se transforma en un faro del liberalismo progresista en Asia, se ve obligado a vivir una existencia a medias a los ojos del mundo.

Insistiendo en lo que denomina el principio de “una sola China”, Pekín impone al resto del mundo una decisión de suma cero, coaccionándoles para que se nieguen a reconocer oficialmente a Taiwán y castigándoles si se niegan a colaborar en esta gran injusticia. Para contrarrestar este intento de aislamiento, Taiwán ha contado con la ayuda de aliados, entre los que destaca Estados Unidos, que desde 1979 es su principal garante de seguridad y proveedor de material defensivo.

No se puede exagerar la importancia del papel de Estados Unidos en todo esto. Utilizando la “ambigüedad estratégica”, Washington ha mantenido a Pekín con la incertidumbre de cómo reaccionaría Estados Unidos si atacara a Taiwán. Esta línea roja ha desempeñado un papel fundamental en la prevención de la guerra en el estrecho de Taiwán durante décadas. El liderazgo continuado de Estados Unidos en la región, con la ayuda de otros en la zona, como Japón, será primordial mientras China sigue aumentando sus capacidades militares.

Nada podría invitar más a la guerra en el Estrecho de Taiwán que el hecho de que Pekín llegara a la conclusión de que Estados Unidos no ayudaría a su aliado democrático a defenderse del expansionismo autoritario. El apoyo de Estados Unidos a Taiwán no es puramente altruista ni provocativo, como afirma Pekín. Más bien, este apoyo de largo alcance se debe a que redunda en el interés nacional de Estados Unidos -y en el de la comunidad de democracias- que Taiwán evite la anexión a la RPC.

Incluso antes de que la pandemia del virus Covid-19 y la invasión rusa de Ucrania ayudaran a situar a Taiwán bajo una luz diferente, la asertividad de China, su corrosiva influencia sobre las instituciones y su desprecio por lo internacional ya habían forzado una reconsideración en muchas partes del mundo; esta reconsideración es desigual, y en muchos países la captura de las élites y la corrupción, que el PCCh ha explotado en su beneficio, han ralentizado ese proceso, a menudo pasando por encima de la ciudadanía.

Y justo cuando Pekín reprimía a los activistas por la democracia de Hong Kong, aterrorizaba a millones de uigures y tibetanos y endurecía su ya restrictiva legislación nacional -en otras palabras, desacreditaba para siempre la idea de que una China más integrada se suavizaría de algún modo y tal vez se democratizaría-, Taiwán iba en la dirección opuesta y establecía conexiones, aunque a nivel “no oficial”, con un número cada vez mayor de países de todo el mundo. Así, mientras Pekín atraía a aliados diplomáticos oficiales, Taiwán contraatacaba asimétricamente consolidando intercambios con una serie de economías y países importantes con los que compartía una perspectiva ideológica. Todo ello era posible en virtud de la política de “una sola China” de esos países.

Sin embargo, una China mucho más poderosa se ha vuelto más insegura y está más dispuesta a utilizar su poderío militar para conseguir lo que quiere. Aviones y buques del Ejército Popular de Liberación (EPL) amenazan ahora a Taiwán -y a la región- casi a diario, y la amenaza de una guerra de grandes proporciones, que antes se creía inimaginable, se cierne más grande que nunca después de que Putin demostrara al mundo que los tiranos no sopesan necesariamente los pros y los contras de las decisiones catastróficas de una manera que el resto de nosotros calificaría de racional.

Por tanto, el liderazgo y los compromisos de seguridad de Estados Unidos con Taiwán siguen siendo impedimentos esenciales para el aventurerismo militar chino y, dado el extraordinario trastorno que la guerra en el Estrecho de Taiwán causaría a la economía mundial, cada vez más países reconocen que también ellos tienen interés en asegurar que Pekín se abstiene de dar un paso más hacia la guerra.

Comprender la dinámica que impulsa el actual conflicto en el estrecho de Taiwán -los sistemas políticos altamente incompatibles, las ambiciones coloniales de Pekín y su negativa a aceptar la realidad- debería disipar la idea de que el pueblo taiwanés es de algún modo culpable de las continuas tensiones y de los riesgos de guerra.

A ningún pueblo se le debería dar la insostenible opción de elegir entre el sometimiento y la aniquilación, y si forzamos tales opciones en pueblos libres, no sólo perdemos nuestra humanidad sino que, lo que es más problemático, aumentamos la probabilidad de que otros regímenes tiránicos lleguen a la conclusión de que es posible coaccionar, aterrorizar y someter a sus vecinos. Y con tal cadena de acontecimientos, estaríamos llevando a nuestro mundo un paso más cerca de la anarquía, hacia una nueva Edad Oscura en la que el poder determina el destino de millones de personas.

*J. Michael Cole es asesor principal del Instituto Republicano Internacional para contrarrestar la influencia autoritaria extranjera (CFAI) en Taipei, entre otras instituciones, y colaborador de Análisis Sínico en www.cadal.org

Últimas Noticias

Disturbios en Medellín entre hinchas de Nacional y la Policía tras eliminación de la Libertadores

Los seguidores del equipo antioqueño la emprendieron contra los uniformados, luego de que protestaran contra las directivas del club a las que responsabilizan por los malos resultados
Disturbios en Medellín entre hinchas de Nacional y la Policía tras eliminación de la Libertadores

Cómo es el lujoso edificio de las hermanas Luisa María y Bertha Alcalde en la colonia Roma, que habitan de forma irregular según Latinus

Las titulares de la Segob y del ISSSTE no tienen permiso para habitar el recinto, reveló una investigación
Cómo es el lujoso edificio de las hermanas Luisa María y Bertha Alcalde en la colonia Roma, que habitan de forma irregular según Latinus

China amplía la aplicación de la Ley de Secretos de Estado y aumenta la incertidumbre de las empresas extranjeras

El cambio legal, que podría limitar más el acceso a la información, forma parte de un entorno cada vez más hostil al que se enfrentan las empresas extranjeras en el país
China amplía la aplicación de la Ley de Secretos de Estado y aumenta la incertidumbre de las empresas extranjeras

Implosión del Titan: difundieron el audio de los inquietantes ruidos escuchados en el fondo del océano

Según un documental que se estrenará entre 5 y 6 de marzo, los sonidos se registraron durante el segundo día de la búsqueda del aparato, que colapsó por la elevada presión sobre la cabina matando a todos sus tripulantes de forma inmediata
Implosión del Titan: difundieron el audio de los inquietantes ruidos escuchados en el fondo del océano

Nueva Zelanda designó al ala política de Hamas como entidad terrorista en respuesta a los ataques contra Israel

Esta medida se traduce en la posibilidad de congelar cualquier activo que el grupo palestino tenga en la nación oceánica y tipifica como delito realizar transacciones inmobiliarias o financieras con la organización armada
Nueva Zelanda designó al ala política de Hamas como entidad terrorista en respuesta a los ataques contra Israel
MÁS NOTICIAS