Hacia atrás NO: Uruguay elige su destino

Este domingo se someterá a referéndum 135 artículos de La Ley de Urgente Consideración. Lo que está en juego es el Uruguay a la uruguaya, el de los acuerdos

Compartir
Compartir articulo
Manifestación a favor del No en Uruguay
Manifestación a favor del No en Uruguay

Este domingo el Uruguay elige su destino. Un camino u otro camino. Un rumbo u otro. Bien diferentes. Es entre los derechos individuales o el imperio de los corporativismos. Es entre la paz y la marcha atrás. Entre libertades o imposiciones. Entre un Estado limitado o uno infinito. Es la recuperación del Uruguay de la buena convivencia o el de división. Entre el país que construye soluciones inteligentes o el que copia recetas. El Uruguay del dialogo contra el del prepo. El de los uruguayos o el de los iluminados. Así de simple. El Uruguay de siempre o ese otro que han pretendido instalar. Es por el Uruguay a la uruguaya.

El Presidente Lacalle asumió el Gobierno en un Uruguay lleno de problemas. Por algo cambió de signo. El delito como rey. La policía sin respaldo. Muchachos que no completaban la secundaria. Docentes que no enseñaban. Ni siquiera concurrían. Patotas sindicales decidiendo quién trabaja y quién no. Estado meterete. Estancamiento. Desempleo. Pobreza. La gente decidió cambiar y cambió. El nuevo Presidente se comprometió y cumplió. Dijo que iba a cambiar y no se demoró. La pandemia no le detuvo. Hizo lo que había que hacer y lo hizo rápido. La izquierda hizo lo imposible para detener los cambios. No pudo. Quiso detener el País. Propuso confinamiento obligatorio. Paro. Sembró desconfianza. Cosechó desconfianza en ellos. El Presidente puso certezas en la incertidumbre. Aportó dialogo. Se comprometió. Lideró con brazo firme. Sin excesos. Hizo presente y preparó futuro.

La Ley de Urgente Consideración-LUC- fue una de las herramientas fundamentales para los cambios. Sus contenidos son en blanco y en negro. Tiene esas cosas que cualquier uruguayo apartado de su majada partidaria querría. Ni una solución rebuscada. Simple. Concreta. Clara. Lo polémico se dejó para otras instancias. Sin nada que interpretar. Sin letra chica. Una Ley para todos. Amparo de los débiles. Con más de la mitad de sus artículos votados por unanimidad. Incuestionable en su formulación e incuestionable en sus resultados. Con sus 20 meses de vigencia ha marcado un antes y un después. A las corporaciones las llevó a su lugar. Les recortó excesos. Reaccionó la Corporación Sindical. Juntó firmas y someterá a Referendum 135 artículos de los 476 que contiene la norma. Es el último intento de conservar el poder que construyeron. No hacen cuestión de derechos. Les preocupa el poder. No admiten perder la capacidad de determinar la vida de la gente. Es entre nuestras pequeñas libertades y su infinito poder.

Es una ley que encara diferentes áreas de la vida nacional. Varias leyes en una sola ley para resolver lo que no podía demorar un día. La inseguridad creciente. El miedo de salir a la calle. Un Ministerio del Interior que no actuaba porque no entendía que la represión también es necesaria. La LUC sentó las bases para el cambio. Hoy se respira otro clima. Los homicidios cayeron 22,2%, los hurtos 19,2%, las rapiñas un 20,3%, el abigeato 29,4%. Eliminó la posibilidad de redimir pena para los delitos graves y gravísimos. El violador deberá cumplir toda su condena, lo mismo que el abusador sexual, o el que cometió copamiento o secuestro. La gente quería que no salgan antes y no saldrán antes. Los menores de 17 años que cometían crímenes aberrantes, no tendrán borrados sus antecedentes. Ya no tenemos en nuestros noticieros la crónica diaria de un delito grave cometido por un menor. Los muchachos ya no se dejan utilizar. Salvamos a sus víctimas, a las familias de las víctimas y a los propios muchachos. Los antecedentes se borraban. La conciencia no. El barrio les cerraba sus puertas. Eran empujados a toda una vida de delito. Con la LUC eso desapareció. La LUC también amplía la legítima defensa. La extiende a toda la casa. Toda toda. En lo rural a galpones e instalaciones con razonable cercanía a la casa habitación. A establecimientos comerciales. Por supuesto no es una licencia para matar. El principio de proporcionalidad en el medio empleado, el cese de la agresión, la no provocación del defensor, eso sigue vigente. Los resultados están a la vista y los abusos no han aparecido.

Personal de la Corte Electoral prepara el material para el referéndum en Montevideo (EFE)
Personal de la Corte Electoral prepara el material para el referéndum en Montevideo (EFE)

El otro gran aporte a la Seguridad fue el respaldo a la Policía. La presunción de legitimidad en su actuación. Poder pedir identificación. Que sea delito no acatar su voz de arresto o agraviar a la autoridad policial. Se protegieron sus herramientas. Pasó a ser delito romper un patrullero o una comisaría, o una cárcel. En Uruguay vivimos épocas en las que la televisión mostraba cómo tomaban a palazos a un patrullero, y cómo el patrullero se retiraba del lugar sin actuar. Vimos cómo alguien pintaba el uniforme de un policía con spray, mientras este cantaba el himno. El policía no podía reaccionar. No sé qué se protegía. Tal vez sería “protección al artista”. Inconcebible. La Ley protegió a la familia del policía. Los policías actuaban tratando de que no los identificaran. Temían por sus familias. Temían que su accionar fuera vengado en su mujer y sus hijos. En el Uruguay viven en los mismos barrios las familias de los policías y las de los delincuentes. La ley debe dar protección especial porque el riesgo es real. La LUC contiene un agravamiento de penas para el maestro agredido en la escuela, el profesor en el liceo, para el chofer o guarda de un ómnibus del transporte colectivo, para cuando el agredido es el personal de la salud que ingresa en una ambulancia a un barrio, o cuando se agrede a un repartidor. El Frente Amplio votó estos agravamientos de pena. Cuando se le pidió el agravamiento de la pena al que agrede a un policía se negó. Ahora propone derogar la norma. No sólo eso. Durante la campaña se ha dedicado a recolectar y presentar denuncias contra la Policía. Denuncias de abuso policial. Todos casos que ya han sido investigados y sancionados por la Justicia. En el Uruguay de la LUC la cantidad de casos de abuso policial viene en caída. La ciudadanía no quiere sacar respaldo a quien le protege.

La Educación Pública uruguaya, otrora modelo y hoy desastre tuvo cambios con la Ley. Lo primero, algo que parecería de toda obviedad. A la escuela, al liceo, a la enseñanza técnica, se va a aprender. Los estudiantes a aprender y los docentes a enseñar. Lo sindical se debe hacer pero no es el centro de la actividad. La LUC da la Educación al Docente y la quita al Sindicato. Cambió la gobernanza. Donde había colegiados con representación sindical, hay un docente de reconocida trayectoria. Todo funciona mejor. Sin trabas. El Gobierno anterior tampoco creía en la antigua gobernanza. A sus planes estrella los tenía en Presidencia de la República. El Plan Ceibal, el de una computadora para cada niño, lo tenían en Presidencia y al INEED-sistema de evaluación- también lo tenían por fuera de la organización autónoma de la Educación. En otro plano también la LUC confía en el Docente. Fortalece la figura del Docente que dirige cada centro educativo. Confía en ellos y en sus capacidades y compromiso para hacer la gran revolución educativa. Dejaron de ser meros administrativos al frente del centro, para ser verdaderos Directores.

El cambio era imprescindible. Durante los gobiernos de la izquierda cayó el nivel educativo y la matrícula en la Educación Pública disminuyó en más de 30.000 alumnos. El egreso con 9 años cursados está en el nivel de los de países con mucho menor ingreso per cápita que Uruguay. La desigualdad educativa medida a través de la comparación de la educación del tercio más rico sobre el más pobre, es peor que la desigualdad económica que compara el primer y el quinto quintil de ingresos. La desigualdad en la Educación es desigualdad social futura. En el Uruguay poco más del 30% de los muchachos completa la Secundaria. Las pruebas Pisa han tenido resultados espantosos. La Universidad de la República hizo dos grandes énfasis en su lucha presupuestal. Los recursos para la enseñanza a distancia y la plata para nivelar a los estudiantes que ingresan desde Secundaria. Muchos leen con dificultad y no interpretan lo que leen. De matemáticas ni hablemos. Así de grave es la situación. Con docentes que faltaban hasta al 20% de las clases para asistir a “actividades gremiales”. Una Comisión Investigadora en Cámara de Diputados trata el asunto. Había que cambiar y se cambió. La LUC previó diferencias salariales para aquellos docentes de mejor preparación que elijan trabajar en zonas críticas. Previó el otorgamiento de título universitario a los docentes. Becas a los estudiantes de las carreras de Docente. Puso algunas exigencias adicionales: la del título habilitante y las de “asiduidad y puntualidad”.

De lo más cuestionado es el capítulo vinculado a las relaciones laborales. La LUC respeta el derecho a la huelga que en el Uruguay es constitucional. Legisla en favor de otro derecho tan constitucional como el anterior. El derecho al trabajo. Protege al que quiere trabajar. Permite al huelguista hacer huelga y trabajar al que lo quiere hacer. Grupos minoritarios impedían el trabajo de las mayorías. Las más de las veces por cuestiones políticas. Reivindicaciones que nada tenían que ver con lo laboral. Minorías de supuestos iluminados impedían el ingreso al trabajo a grandes mayorías. La gente quería trabajar porque les servían las condiciones generales y la remuneración. Por cuestiones políticas, que muchos no compartían se les obligaba a acompañar el paro. La LUC es un basta. También estableció el derecho del empresario de ingresar al establecimiento ocupado. Los paros trajeron incumplimientos de exportaciones y pérdidas de mercados. El paro político de hoy provoca el desempleo a futuro. La LUC mató el abuso sindical.

Con los piquetes otro tanto. La ley asegura la libre circulación de personas y de bienes. Nadie lo puede impedir. La manifestación está permitida. El piquete que impida la libre circulación de personas, bienes o servicios, en espacios públicos o privados de uso público, se declaró ilegítimo. La Policía ha tenido que actuar para asegurar la libre circulación. Lo ha hecho con corrección. Ha protegido derechos con el mayor respeto.

infobae

En lo económico la LUC estableció una Regla Fiscal, que es una Meta Indicativa de Resultado Estructural, que comprende un tope de Gasto, lo que implica un tope de Endeudamiento. El nivel del Gasto dependerá del momento del ciclo económico que se atraviese. Habrá menor Gasto cuando la Economía esté en auge y mayor será el Gasto cuando ello se necesite. Es una Regla de Respeto. Respeto por el que paga impuestos directa o indirectamente. Respeto por el que necesita y si el Estado despilfarró, no tiene con qué satisfacer sus necesidades. La Meta Indicativa de Resultado Estructural tenía un tope de déficit de 3,2%. El Resultado fue un déficit de 2,6%. El Gasto pudo crecer hasta un 2,3%. Creció un 1,7%. El endeudamiento habilitado era de 2990 millones. Fue de 2563. El Gobierno es creíble. Sus previsiones son serias. El Ministerio de Economía previó un crecimiento del 4,3%. El observado fue del 4,5%. En Gobiernos anteriores se llegó a errar por 15 veces en este parámetro. La inflación se previó en 6,9%. Fue de 7,9%. Si la limpiamos de lo volátil o de lo extraordinario, la proyección termina ajustándose de modo perfecto. En el pasado el error de la previsión fue casi del doble. Lo mismo para el déficit.

El anterior Gobierno previó 2,5% y tuvo 4,7%. Este Gobierno previó un déficit de 4,1% y tuvo 4,1%. Su proceder y sus proyecciones son serios. La credibilidad es absoluta. La COMAP tiene a estudio proyectos por 2.000 millones de dólares. Los datos generales de la Economía son auspiciosos. Bajó el déficit de 6% a 4,1% del PBI. Creció el empleo en 48.500 puestos de trabajo-90% de ellos en el interior del País. Si comparamos diciembre del 21 con diciembre del 20 la creación de empleo se eleva a 87.000 trabajadores. Cayó el numero de trabajadores amparados al Seguro de Desempleo. Bajó la pobreza en general, y la infantil en particular. Uruguay tuvo récord de exportaciones. Alcanzó los 11.549 millones de dólares. Récord en dinero y en volumen físico. Todo gracias al esfuerzo de la Ministra de Economía por mantener “encendidos los motores de la Economía” durante la pandemia. En Uruguay bajó el Gasto sin que faltara nada. Durante la pandemia no faltó un respirador, un CTI, un médico, una ambulancia, una vacuna. Nada faltó. Tampoco faltaron las transferencias sociales, las exoneraciones a las empresas, las garantías estatales para las empresas. Nada. Hubo achique del Estado innecesario. Del que cuesta y no aporta. Nadie se dio cuenta de su ausencia. Ya la tenía. El ajuste de las tarifas públicas fue por debajo de la inflación. El servicio de Agua y Saneamiento se ajustó casi 2 puntos por debajo de la inflación observada. La energía eléctrica se ajustó en 3,5% cuando la inflación fue 7,96%. Además, UTE dio un bono social con descuentos de hasta el 90% que llega a 200.000 familias. La empresa de telecomunicaciones ANTEL no ajustó tarifas. Los combustibles han subido de modo considerable, pero siempre por debajo de los ajustes observados en el mundo. La disciplina ha tenido frutos.

La LUC terminó con la obligatoriedad de pagar las nóminas a través de la Banca. El trabajador dice cómo quiere cobrar. Nada se le impone. Hay 530 mil uruguayos que no tienen un cajero cerca. Ahora pueden elegir. Al que le gusta cobrar por cajero, lo hace. Al que no le gusta sudar haciendo cola para cobrar lo que sudó para ganar, pide que le paguen por ventanilla. Es la libertad. Una pequeña libertad tal vez, pero significativa. Con la inclusión financiera ganaron los Bancos. En 2015 la Banca Privada uruguaya ganó 133 millos de dólares. Pasó a ganar 358 millones de dólares con la famosa Inclusión Financiera. La Banca pública paso de ganar 229 a ganar 578 millones de dólares. La plata gratuita de los trabajadores depositada sirvió para incrementar la participación del Crédito Social a tasas de usura. No apalancó créditos para la producción. Apalancó Créditos al consumo. Tampoco bajó tasas. No formalizó trabajadores. De hecho, la cantidad de trabajadores que aportan al Banco de Previsión Social cayó en 15 mil trabajadores bajo la última administración frenteamplista. También habilitó las transacciones en efectivo hasta una cifra de 110 mil dólares, que es el valor de una casa común en Uruguay. No es esa la gente que lava dinero. La LUC no pierde tiempo controlando a los buenos. Se concentra en los malos. Los resultados aparecieron.

La ley crea un sistema de alquileres sin garantía dirigido a los más vulnerables. Favorece a los que no tienen alguien que les ofrezca una garantía, o no acceden a los diferentes sistemas de garantía con que cuenta el País. El anterior sistema de alquileres sigue vigente. No se le ha tocado en una coma. Ahora se crea otra opción que no obliga a nadie y favorece a muchos. A los que menos recursos y vinculaciones tienen. Generó apenas el 2,1% de los desalojos acaecidos en el año 21.

El último artículo de la Ley refiere a la Portabilidad Numérica. Hace que el número de celular sea de la persona. Si la persona cambia de compañía igual conserva su número. Es un artículo hecho para el que repartió curriculums para obtener un trabajo, para el que vende servicios o productos. El que está jugado a que suene el teléfono para alimentar a su familia. Uruguay compartía con Venezuela el triste privilegio de ser los únicos del Continente que no tenían la Portabilidad Numérica. Lo hacían para proteger a la telefónica estatal. Entre Antel y las personas, elegían Antel. Nosotros elegimos respetar el derecho de la persona. Igual a Antel le fue muy bien. Es la telefónica que más clientes captó con la Portabilidad. La competencia trajo además, otros beneficios para los clientes. Paquetes de datos gratuitos, baja de tarifas, servicios adicionales.

El conjunto de artículos de mayor sensibilidad de los que se quiere derogar está dirigido al régimen de adopciones. En el Uruguay el proceso demoraba entre 5 y 7 años. En ese tiempo los niños esperaban a ser adoptados y las familias esperaban para tener un hijo del corazón. La espera se hacía interminable. El niño en ese tiempo está institucionalizado. Atendido por excelentes funcionarios públicos, pero que cambian sus turnos cada 8 horas, que es como tener un padre distinto cada 8 horas y el fin de semana otro. A veces la espera era tan larga que cuando el niño era adoptado, el ensamble con la familia era imposible. algunas veces crecían tanto que la adopción no llegaba jamás. Se transformaba en una condena hasta los 18 años viviendo institucionalizado, y luego saliendo a la intemperie de la vida sin el respaldo de una familia. La Ley redujo de modo sustantivo los plazos para los informes técnicos y habilitó la intervención del juez, con los debidos asesoramientos, para proteger los derechos del niño. Para que no se separe hermanitos, para que no se quite a los niños de su medio. Gracias a la LUC el año 21 fue el año récord en adopciones en Uruguay. El 22 viene aún mejor. Estos artículos valen la Ley.

Con serenidad e independencia los uruguayos iremos a las urnas. La decisión será personal y meditada. Cada uno evaluará si los 20 meses de vigencia de la Ley lo han perjudicado en algo. Si el País está más seguro o no lo está. Si está dispuesto a quitar respaldo a la Policía. Si el manual sindical le produce más confianza que el Docente de su lugar. Si quiere poner en igualdad el derecho al trabajo con el de la huelga. Si quiere un Estado que se limite en el Gasto o prefiere no ponerle límite alguno. Si quiere dar la posibilidad de tener un techo al que no tiene palenque donde recostarse. Si quiere dar un hogar a los niños que tuvieron la desgracia de perder a su familia o si eso le es indiferente. Nadie va a decidir por otro. Lo hará cada uno. Con su conciencia. Lo partidario influirá pero no tanto. Más va a pesar el temor de regresar a tiempos que elegimos abandonar. Está en juego el Uruguay a la uruguaya. El de los acuerdos. El de la construcción colectiva con aportes de todos. El que convence. No el que impone. El que enfrenta la prepotencia. El que dialoga. El que escucha y atiende. El de siempre. Un uruguayo sin derechos no es un uruguayo. Un uruguayo de rodillas no es un uruguayo. Un uruguayo sin rebeldías no es uruguayo. El uruguayo pelea por sus libertades.

SEGUIR LEYENDO: