Europa sin paz

La invasión rusa de Ucrania no es más que otra triste recaída en el síndrome incurable que somete a ese continente a los devastadores efectos de violentas y cíclicas convulsiones

Guardar

Nuevo

Miembros de servicio de las tropas prorrusas con uniformes sin insignias viajan en la parte trasera de un camión en la aldea de Bugas, controlada por los separatistas, durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la región de Donetsk, Ucrania 6 de marzo de 2022 (REUTERS)
Miembros de servicio de las tropas prorrusas con uniformes sin insignias viajan en la parte trasera de un camión en la aldea de Bugas, controlada por los separatistas, durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la región de Donetsk, Ucrania 6 de marzo de 2022 (REUTERS)

Europa ha dado al mundo genios sin precedentes en filosofía, ciencia y artes durante más de 2500 años de la producción intelectual más brillante. Es difícil imaginar que en cualquier otra parte del planeta se haya aportado tanto, en áreas tan variadas, durante tanto tiempo, al avance cultural del hombre.

La versión más difundida sobre el origen de la palabra Europa cuenta que fue tomada de una princesa fenicia que, según la mitología griega, secuestrada y seducida por Zeus, dio a luz al Minotauro, una criatura con cuerpo de hombre y cabeza. y rabo de un toro que vivía en prisión en un laberinto en la isla de Creta.

El Viejo Continente parece repetir el trágico destino de ese ser mitológico, eternamente perdido en el laberinto de sus insolubles contradicciones, incapaz de encontrar un camino que ilumine la salida de la paz.

La guerra es el triste destino europeo. El esfuerzo por la armonía entre las soberanías que allí habitan parece interminable e inútil, los antiguos griegos lo llamarían una verdadera obra de Sísifo.

La Europa culta y rica ha sido, a lo largo de los siglos, la fuente más grave de inestabilidad para el mundo. Solo en el siglo XX, generó dos guerras mundiales y cuatro genocidios: el terror estalinista, el Holodomor ucraniano, el holocausto nazi y, hace apenas 25 años, una infame limpieza étnica en los Balcanes.

La misma Europa manejó, empaquetó y exportó, en el mismo período, tres tiranías asesinas, el comunismo soviético, el fascismo italiano y el nazismo alemán que deshonraron y esclavizaron a los pueblos de todos los continentes.

La invasión rusa de Ucrania no es más que otra triste recaída en el síndrome incurable que somete a ese continente a los devastadores efectos de violentas y cíclicas convulsiones.

La humanidad está paralizada bajo la aterradora amenaza nuclear lanzada por Vladimir Putin con frialdad y rabia patológica. Todos somos, una vez más, rehenes de la incontrolable compulsión belicista de Europa que tiñó de sangre su territorio y el de los países que colonizó.

Es triste ver el descaro con el que los líderes de esa región hablan en defensa de los derechos humanos, la preservación del medio ambiente, el desarme, la lucha contra el hambre y la hipocresía con la que se atreven a señalar soluciones a otros países para problemas que no son capaces de abordar. sin recurrir a la violencia.

No se puede ser ingenuo, no hay santos en esta guerra. La irresponsabilidad de Putin es una reacción a la irresponsabilidad de sus oponentes hoy. La guerra no es el resultado de una sola voluntad, un solo hecho, sino una cadena de acciones y omisiones que interactúan con un conjunto de causas remotas e inmediatas. Es como una chispa que enciende una larga mecha, visible y lo suficientemente lenta como para ser apagada, pero que es solemne e inexplicablemente ignorada por todos.

El presidente ruso Vladimir Putin, el 24 de febrero pasado, día en el que anunció la invasión a Ucrania (Reuters)
El presidente ruso Vladimir Putin, el 24 de febrero pasado, día en el que anunció la invasión a Ucrania (Reuters)

Nuestro rincón del mundo, la pobre América del Sur, es, afortunadamente, la antítesis de ese escenario de ebullición permanente. A pesar de todos nuestros males conocidos, logramos construir un ambiente de paz y estabilidad que no se repite en ningún otro continente.

Hemos transformado nuestras fronteras nacionales en espacios de cooperación e integración, donde no hay vallas, muros ni soldados armados.

En un momento en que el mundo, asolado por una pandemia despiadada, se encuentra profundamente desprovisto de mediadores, tenemos para presentar las credenciales de países que, además de pacíficos, son proveedores de paz.

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo