La increíble capilla neogótica que está a más de 1.000 metros de altura en Suiza

Hace años se encuentra en preservación y en la lista de monumentos protegidos de Suiza

Guardar

Nuevo

La capilla simboliza la resistencia ante el paso del tiempo y las adversidades
(Crédito: Captura de Video)
La capilla simboliza la resistencia ante el paso del tiempo y las adversidades (Crédito: Captura de Video)

La Capilla Klimsen, conocida como Klimsenkapelle, se encuentra en uno de los puntos más altos de Suiza, específicamente en la cumbre del Klimsenhorn, un pico del macizo del Pilatus. Situada a una altitud impresionante de 1.864 metros sobre el nivel del mar, ofrece vistas panorámicas sobre el Lago de Lucerna. Este enclave no solo llama la atención por su ubicación, sino también por su historia y arquitectura.

Construida en estilo neogótico y completa con pilares de soporte y una distintiva torre de techo rojo, la capilla fue erigida en 1861 como parte del Hotel Klimsenhorn, un proyecto del empresario Kaspar Blattler. El hotel fue un lugar de lujo que entre 1856 y 1860 atrajo a visitantes notables como Richard Wagner y la Reina Victoria. Sin embargo, con el tiempo, la estructura del hotel fue demolida en 1967, quedando la capilla como un testigo solitario de aquella época dorada. Tras el cierre del hotel, la pequeña capilla permaneció en pie, pero solo sirvió como refugio para los montañeros.

En 2002, el consejo de gobierno de Nidwalden reconoció el valor histórico de la capilla y la incluyó como monumento protegido. Desde entonces, la Klimsenkapelle ha sido un sitio preservado y conservado para las futuras generaciones. “Desde entonces se ha convertido en un edificio protegido”, reza un informe oficial.

Hoy en día, la capilla es visitada por muchos viajeros que suben a Pilatus, ya sea a pie o en el tranvía aéreo
(Crédito: Captura de Video)
Hoy en día, la capilla es visitada por muchos viajeros que suben a Pilatus, ya sea a pie o en el tranvía aéreo (Crédito: Captura de Video)

Su historia

Construida por el empresario de Hergiswil, Kaspar Blättler, la capilla lleva el nombre alternativo de Klimsenhornkapelle y “chapel Klimsenhorn”. Aunque el hotel fue demolido en 1967, la capilla ha sobrevivido a los años y ha sido objeto de importantes esfuerzos de conservación, debido en parte a las gestiones del conservacionista Alois Hediger. Después de la clausura y demolición del hotel en 1967, el edificio de la capilla permaneció, pero solo se utilizaba como refugio para escaladores.

En el verano de 1974, se inició un proceso de restauración que duró un año que culminó con una ceremonia de consagración el 7 de septiembre de 1975. Desde entonces, la Fundación Capilla Klimsenhorn se ha dedicado a su preservación. En septiembre de 2002, el consejo de gobierno de Nidwalden decidió incluir la capilla en la lista de monumentos protegidos, y en 2003 se llevó a cabo una renovación adicional, que finalizó el 8 de agosto de 2004 con la bendición del abad Berchtold Müller.

El interior de la Capilla Klimsen
(Crédito: Captura de Video)
El interior de la Capilla Klimsen (Crédito: Captura de Video)

Sus características

El Pilatus, conocido también como “el monte de Lucerna”, es uno de los lugares más legendarios y hermosos de la Suiza Central. Con su punto más alto en el Tomlishorn, a 2.128 m sobre el nivel del mar. La montaña es accesible desde Lucerna por medio de telecabinas y teleféricos que parten de la estación en el pueblo de Alpnachstad. “En un día despejado, la montaña ofrece una vista panorámica de 73 picos alpinos” reza una descripción en la página oficial de turismo de Suiza, myswitzerland.com.

La climatología del lugar es un desafío para sus visitantes. La capilla está expuesta a condiciones climáticas extremas como ráfagas de tormenta y fuertes precipitaciones. La temperatura media anual en la región es de 0,9 grados Celsius, lo que subraya la dureza del entorno. Klimsenkapelle no es la iglesia de más fácil acceso debido a estas condiciones desafortunadas.

El acceso al Pilatus no solo ofrece vistas impresionantes sino también una variedad de actividades tanto en verano como en invierno, desde toboganes alpinos hasta caminatas con raquetas de nieve. Este hecho resalta la versatilidad de este destino turístico, que no se limita solo a los amantes de la historia o de los paisajes naturales, sino que también se abre a los entusiastas de las actividades al aire libre.

La capilla de cerca (Crédito: Captura de Video)
La capilla de cerca (Crédito: Captura de Video)

Hoy en día, la capilla es visitada por muchos viajeros que suben a Pilatus, ya sea a pie o en el tranvía aéreo, desde donde se obtiene una vista privilegiada de este histórico edificio. Las palabras “neo-gótico” y “monumento protegido” resonarán especialmente con aquellos interesados en la arquitectura y la historia, señalando la significancia y el esfuerzo continuo para mantener esta importante estructura.

A pesar de las inclemencias del tiempo y el cierre del hotel que la justificaba en sus inicios, la Klimsenkapelle ha logrado mantenerse en pie y convertirse en un testimonio de la tenacidad y perseverancia. Más allá de sus valores arquitectónicos y estéticos, la capilla simboliza la resistencia ante el paso del tiempo y las adversidades, ofreciendo refugio espiritual y físico a quienes se aventuran por las intrincadas rutas del Pilatus.

Guardar

Nuevo