Impresionante descubrimiento en un naufragio de 800 años de antigüedad

Arqueólogos británicos de la Universidad de Bournemouth encontraron un histórico cargamento entre los restos del hundimiento en la Bahía de Studland

Guardar

Nuevo

Una vez que estén completamente conservadas, se espera que se muestren al público el próximo año
(Universidad de Bournemouth)
Una vez que estén completamente conservadas, se espera que se muestren al público el próximo año (Universidad de Bournemouth)

Arqueólogos británicos de la Universidad de Bournemouth han desenterrado lápidas medievales de gran valor histórico durante una investigación en un naufragio antiguo situado en la Bahía de Studland, en la costa de Dorset. El hallazgo, anunciado en un comunicado de prensa el viernes, revela que estas lápidas, talladas en mármol de Purbeck, han permanecido sumergidas en el Canal de la Mancha durante 800 años.

El naufragio se produjo en el siglo XIII, durante el reinado de Enrique III. Este monarca, hijo del rey Juan, ascendió al trono en 1216 y gobernó hasta su muerte en 1272. Las lápidas, destinadas probablemente a miembros destacados del clero, estaban entre el cargamento del naufragio, calificado como el más antiguo de Inglaterra. Según explicó Tom Cousins, arqueólogo que dirigió el estudio: “El naufragio se produjo en el apogeo de la industria de la piedra de Purbeck”, subrayando la importancia del hallazgo.

Las imágenes difundidas muestran que, a pesar de los siglos, las losas se han conservado de manera notable, aunque una de ellas estaba cubierta de percebes. La losa mejor conservada mide 1,5 metros y pesa aproximadamente 70 kilogramos, mientras que la otra, mucho más grande, está dividida en dos piezas de un peso combinado de 200 kilogramos y una longitud total de 2 metros, según detalló el comunicado de prensa de la Universidad de Bournemouth.

Fue descubierto por primera vez como una obstrucción en 1982
(Universidad de Bournemouth)
Fue descubierto por primera vez como una obstrucción en 1982 (Universidad de Bournemouth)

El equipo trabajó intensamente para extraer las piedras a la superficie, labor que se prolongó durante más de dos horas. Las lápidas estaban talladas con cruces cristianas, un diseño popular en el siglo XIII. Se cree que estas piezas eran destinadas a ser tapas de ataúdes o monumentos en criptas de individuos de alto estatus dentro del clero, reforzando la teoría de que “eran un monumento muy popular para los obispos y arzobispos de todas las catedrales y monasterios de Inglaterra”, según explicó Cousins.

Las lápidas están hechas de mármol de Purbeck, material que también se ha encontrado en la Abadía de Westminster, la Catedral de Canterbury y la Catedral de Salisbury. Ese hallazgo proporciona nueva información sobre la industria de la piedra de Purbeck en la Inglaterra medieval y plantea la cuestión sobre cuánto del trabajo de tallado se hacía in situ y cuánto se completaba en Londres. Como añadió Cousins: “Sabemos ahora que definitivamente los estaban tallando aquí, pero no habían sido pulidos hasta obtener el acabado brillante habitual en el momento en que se hundieron”.

El naufragio, conocido como el Mortar Wreck, fue inicialmente descubierto en 1982 como una “obstrucción”, pero su verdadera importancia no se reveló hasta 2019. En ese momento, Cousins y su equipo, por sugerencia del patrón local Trevor Small, exploraron el sitio y descubrieron los secretos enterrados bajo la arena. Este descubrimiento ha llevado a la recuperación continua de artefactos, incluyendo morteros y lápidas, ofreciendo nuevas perspectivas sobre la vida en el siglo XIII y el antiguo oficio de la cantería.

El hallazgo permaneció sumergidas en el Canal de la Mancha durante 800 años
(Universidad de Bournemouth)
El hallazgo permaneció sumergidas en el Canal de la Mancha durante 800 años (Universidad de Bournemouth)

Actualmente, los arqueólogos de la Universidad de Bournemouth están trabajando en la desalinización y conservación de las lápidas. Una vez que estén completamente conservadas, se espera que se muestren al público el próximo año. Este proceso no solo es esencial para preservar estas valiosas piezas históricas, sino que también ayudará a los investigadores a obtener más información sobre las prácticas funerarias y religiosas de la Inglaterra medieval.

El comunicado de prensa también menciona: “El sitio del Mortar Wreck fue descubierto por primera vez como una ‘obstrucción’ en 1982, pero su importancia no se expuso hasta 2019, cuando el equipo universitario se sumergió en el sitio y descubrió los artefactos bajo la arena”.

Este tipo de hallazgos refuerza la importancia de la arqueología submarina en la reconstrucción del pasado y permite un mayor aprecio por las sofisticadas técnicas y prácticas de nuestros antepasados.

Guardar

Nuevo