Un nuevo descubrimiento podría ofrecer algunas pistas sobre la infancia de Jesús

Un fragmento de papiro recién descifrado es el ejemplo más antiguo del Evangelio de la infancia de Tomás

Guardar

Nuevo

Sagrado Corazón de Jesús
Sagrado Corazón de Jesús

Una de las piezas más grandes que faltan en los relatos bíblicos de la vida de Jesús es su infancia. Pero los relatos apócrifos, como el Evangelio de Tomás, hablan de los supuestamente milagrosos primeros años de Jesús.

La versión más antigua conocida de este libro es un códice del siglo XI d.C., pero un nuevo fragmento de papiro parece contener una parte aún más antigua del texto, una que data del siglo IV o V d.C., que está mucho más cerca de su origen alrededor del siglo II d.C.

Esto no solo ofrece una visión íntima de las historias que intentan representar la infancia de la figura religiosa de Jesús, sino que también muestra cómo estas historias se extendieron a lo largo de los siglos.

Escasez de datos sobre la infancia de Jesús en la Biblia

Aunque Jesús es una de las figuras más influyentes que jamás haya existido, los teólogos y eruditos saben sorprendentemente poco sobre su infancia. El Evangelio de Lucas menciona un traslado a Jerusalén cuando Jesús tenía 12 años, pero es difícil encontrar otros detalles sobre sus primeros años.

Por supuesto, eso no significa que esos relatos no existan. Si bien la Biblia representa el canon bíblico de la fe cristiana, existen muchas otras historias, también conocidas como apócrifas, que van desde textos con potencial historicidad hasta lo que probablemente sea algún tipo de ficción religiosa. Escondido entre esta colección de apócrifos, que pasó inadvertido durante décadas en la Biblioteca Estatal y Universitaria Carl von Ossietzky de Hamburgo, se encontraba un fragmento de papiro originario de Egipto conocido por su número de inventario “P.Hamb.Graec. 1011″.

La ultima cena de Juan de Juanes 1562 Museo del Prado
La ultima cena de Juan de Juanes 1562 Museo del Prado

El análisis del fragmento de papiro

Al analizar este fragmento, que medía aproximadamente 10 por 5 centímentros y que contenía solo 13 líneas griegas (con alrededor de 10 letras por línea), los papirólogos Lajos Berkes del Instituto para el Cristianismo y la Antigüedad de la Humboldt-Universität zu Berlin y Gabriel Nocchi Macedo de la Universidad de Lieja en Bélgica descubrieron que en realidad es el ejemplo más antiguo del Evangelio de la infancia de Tomás, un libro apócrifo que fue popular durante la antigüedad y la Edad Media. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Zeitschrift für Papyrologie und Epigraphik.

“Se pensaba que era parte de un documento cotidiano, como una carta privada o una lista de compras, porque la letra parece muy torpe”, dijo Berkes en un comunicado de prensa. “Primero notamos la palabra Jesús en el texto. Luego, comparándolo con muchos otros papiros digitalizados, lo desciframos letra por letra y rápidamente nos dimos cuenta de que no podía ser un documento cotidiano”.

La tradición cristiana habla de la resurrección de Jesús (Pixabay)
La tradición cristiana habla de la resurrección de Jesús (Pixabay)

Implicaciones del descubrimiento

Hasta este descubrimiento, un códice del siglo XI era la versión más antigua del Evangelio de Tomás. Pero este fragmento sugiere que se remonta a algún momento alrededor del siglo IV o V d.C., aunque se cree que el texto original fue escrito alrededor del siglo II d.C.

Los dos papirólogos teorizan que el fragmento probablemente fue un ejercicio de escritura en alguna escuela o monasterio, ya que la escritura y la construcción de las líneas son particularmente torpes. El texto en sí es el comienzo de una historia llamada la “vivificación de los gorriones” donde, como su segundo milagro, Jesús moldea gorriones con arcilla cerca de un río caudaloso.

“El fragmento es de extraordinario interés para la investigación”, dijo Berkes. “Por un lado, porque pudimos datarlo entre los siglos IV y V, lo que lo convierte en la copia más antigua conocida. Por otro lado, porque pudimos obtener nuevos conocimientos sobre la transmisión del texto”.

Este nuevo hallazgo abre una ventana única a las primeras representaciones y leyendas sobre la figura central del cristianismo, proporcionando potencialmente una nueva perspectiva sobre los relatos de su infancia y cómo estos fueron transmitidos a lo largo de los siglos.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias