Un pequeño pueblo suizo evalúa cobrar entrada a los turistas

Con menos de 800 habitantes, las autoridades de Lauterbrunnen trabajan en reducir el turismo excesivo y proteger la vida diaria de sus residentes

Guardar

Nuevo

Las autoridades de Lauterbrunnen buscan soluciones al exceso de turismo que congestiona las calles y encarece los alquileres en el pintoresco valle del Oberland bernés - Getty
Las autoridades de Lauterbrunnen buscan soluciones al exceso de turismo que congestiona las calles y encarece los alquileres en el pintoresco valle del Oberland bernés - Getty

Lauterbrunnen, un pintoresco valle situado en la región montañosa del Oberland bernés, en Suiza, está por considerar seguir el ejemplo de Venecia al implementar una tarifa de entrada para excursionistas. Mientas tanto, Venecia continúa probando una medida similar con el objetivo de reducir el número de visitantes diarios. Según las autoridades de Lauterbrunnen, se ha formado un grupo de trabajo dedicado a encontrar nuevas formas de manejar el exceso de turismo que está poniendo en jaque al pequeño pueblo.

Esta comunidad, hogar de menos de 800 residentes, enfrenta dificultades crecientes debido al turismo masivo. Las calles congestionadas, la basura acumulada en los caminos y el alza en los precios de los alquileres son algunos de los problemas que los locales deben enfrentar a diario. Una de las propuestas más discutidas es la introducción de una tarifa de entrada para los excursionistas que visitan el pueblo en automóvil. Esta tarifa, según reporta el periódico local Berner Zeitung, tendría un costo de entre 5 y 10 francos suizos (aproximadamente entre 5,50 USD y 10,99 USD) y se gestionaría a través de una aplicación para teléfonos inteligentes.

El alcalde de Lauterbrunnen, Karl Näpflin, explicó que estarían exentos de pagar esta tarifa los visitantes que hayan reservado alojamientos u ofertas turísticas como hoteles o excursiones, así como aquellos que lleguen utilizando el transporte público. Cabe destacar que Lauterbrunnen no es el único destino que enfrenta estas dificultades, siendo ya más de setenta los destinos alrededor del mundo que han implementado medidas similares para controlar el turismo en exceso.

Una posible tarifa de entre 5 y 10 francos suizos para visitantes en automóvil es considerada en Lauterbrunnen, con la exención para quienes usen transporte público y turistas que reserven alojamiento - Getty
Una posible tarifa de entre 5 y 10 francos suizos para visitantes en automóvil es considerada en Lauterbrunnen, con la exención para quienes usen transporte público y turistas que reserven alojamiento - Getty

Un ejemplo claro es Venecia, donde la medida ha generado controversia y ha sido recibida con protestas de algunos locales que sienten que su hogar se convirtió en un parque temático. Esta famosa ciudad, líder mundial en la iniciativa de cobrar tarifas específicas a los excursionistas, sigue poniendo a prueba la medida hasta el 14 de julio. Los datos preliminares no han mostrado una reducción significativa en el flujo de turistas.

Lauterbrunnen es conocido por sus impresionantes paisajes naturales, que incluye las cataratas Staubbach, una de las cascadas más altas de Europa con 270 metros de altura. Estos atractivos naturales son un imán para los turistas, y el valle es una de las mejores postales en redes sociales. Sin embargo, la búsqueda de la foto perfecta para Instagram ha llevado a una congestión fundamental en el área.

El pueblo ha registrado el nivel más alto de alojamiento durante una temporada de verano el año pasado, con 23,9 millones de visitantes, poniendo aún más presión sobre la infraestructura y la vida diaria de los residentes. Markus Tschanz, párroco local, remarcó el impacto de este fenómeno declarando que los residentes sienten como si trabajaran en un parque de atracciones.

Lauterbrunnen enfrenta un récord de visitantes en verano. La comunidad, formada por menos de 800 residentes, sufre el impacto del turismo masivo en su infraestructura y calidad de vida - Getty
Lauterbrunnen enfrenta un récord de visitantes en verano. La comunidad, formada por menos de 800 residentes, sufre el impacto del turismo masivo en su infraestructura y calidad de vida - Getty

La posible implementación de una tarifa de entrada en Lauterbrunnen apunta a disuadir a los turistas que llegan en automóvil, incentivando el uso del transporte público y, en última instancia, respetando tanto el medio ambiente como a los residentes. Sin embargo, hay varios detalles por definir antes de que la medida pueda ser aplicada, que incluyen cómo gestionar una tasa en un espacio natural y el método para llevar a cabo los controles.

La decisión de Lauterbrunnen de adoptar o no esta medida servirá como otro caso de estudio en el manejo del turismo masivo en pequeñas comunidades naturales. Los resultados de la prueba en Venecia podrían jugar un papel crucial en la determinación de Lauterbrunnen. Mientras tanto, los residentes esperan ansiosos una solución sostenible que les permita disfrutar de la tranquilidad de su hogar sin el constante alboroto del turismo masivo.

Este tipo de discusión es fundamental en una era donde el turismo global sigue creciendo, y se vuelve indispensable encontrar un equilibrio entre la preservación de los destinos naturales y el deseo de exploración de los turistas.

Guardar

Nuevo