El milagro económico de China llega a su fin

A diferencia de sus predecesores en la era de las reformas, Xi Jinping no puede contar con un rápido aumento de la prosperidad para apuntalar el apoyo al régimen del Partido Comunista

Guardar

Nuevo

El régimen chino enfrenta una crisis económica que podría comprometer el futuro de Xi Jinping (Bloomberg)
El régimen chino enfrenta una crisis económica que podría comprometer el futuro de Xi Jinping (Bloomberg)

El milagro económico de China está llegando a su fin, dejando al presidente Xi Jinping con un reto al que ninguno de sus predecesores se enfrentó: cómo gobernar después del boom.

Durante cuatro décadas, los 1.400 millones de habitantes de China experimentaron un aumento sin precedentes de los ingresos y la riqueza. Pero últimamente los golpes no han dejado de sucederse. El colapso inmobiliario, la guerra comercial con Estados Unidos, la represión de los empresarios y los prolongados cierres de Covid han paralizado el motor de la prosperidad.

Los ingresos chinos siguen aumentando, pero bajo el mandato de Xi las ganancias han sido las más lentas desde finales de los años ochenta. La crisis inmobiliaria está afectando a la riqueza de los hogares. Y la cautelosa apertura de la sociedad china también ha dado marcha atrás. Para muchas personas en todo el país, parece un mundo diferente.

Por ejemplo, el Sr. Hu, trabajador de una fábrica de Shanghai. Durante casi una década, después de mudarse de su ciudad natal, Hu tuvo una movilidad ascendente. Ganaba lo suficiente para comprarse un coche, llevaba pasajeros los fines de semana para completar los ingresos familiares y en 2020 compró un apartamento en una gran ciudad. Hu se sentía bien con el futuro. Ahora se siente “desesperado”.

Su casa ha perdido casi una cuarta parte de su valor y la demanda de viajes compartidos se ha desplomado. Charlando con los pasajeros que le quedan, este hombre de 37 años se ha dado cuenta de algo: “La mayoría tiene dificultades y se queja de la ineficacia de los dirigentes”.

Hu, como la mayoría de las personas que compartieron sus experiencias para este artículo, pidió ser identificado sólo por su apellido por temor a posibles repercusiones por hablar públicamente.

En una democracia, el ambiente sombrío que describió supondría un problema para el líder. Desde Ronald Reagan en 1980, los candidatos a la presidencia de EE.UU. han planteado una sencilla pregunta a los votantes: ¿Está usted mejor hoy que hace cuatro años? Cuando la respuesta es “no”, es hora de que el titular de la Casa Blanca haga las maletas.

En China no hay elecciones, pero sí política. Una de las razones por las que el panorama político se ha mantenido tan estable es el largo auge del nivel de vida. A menudo se describe como una de las partes de un pacto no declarado: el pueblo chino tolera tener poco que decir sobre cómo se le gobierna, siempre que siga enriqueciéndose bajo el dominio del Partido Comunista.

Ha habido rupturas, como en 1989, cuando se produjo un aumento de la inflación y una sangrienta represión de los manifestantes en la plaza de Tiananmen. Pero, en términos generales, durante más de cuatro décadas, desde la cumbre del Tercer Pleno en 1978 -cuando Deng Xiaoping lanzó la reforma y apertura de China-, el acuerdo se ha mantenido. Con Xi, se está deshilachando.

Los datos oficiales muestran que los ingresos medios siguen aumentando, a un ritmo saludable en comparación con los estándares mundiales. Pero los avances bajo Xi han sido más lentos que los de cualquier otro líder de la era de la reforma, y el impulso se está desvaneciendo.

Según la plataforma de contratación Zhaopin, casi un tercio de los empleados de oficina vieron caer sus salarios el año pasado. Desde el sector inmobiliario hasta el tecnológico y el financiero, los chinos de cuello blanco se han visto afectados por la campaña del Gobierno para frenar los excesos.

Las encuestas empresariales muestran que las fábricas y oficinas están más centradas en los despidos que en la contratación, y las cifras del Banco Popular de China muestran que el público es pesimista sobre los ingresos futuros.

En cuanto a la riqueza de los hogares, el panorama es aún más sombrío. La mayor parte está en el sector inmobiliario, y los mercados de bienes raíces se han hundido a cámara lenta, con apartamentos en algunas ciudades que han perdido la mitad de su valor desde el pico de 2021. Las acciones chinas han bajado más de un tercio en el mismo periodo.

FOTO DE ARCHIVO: Vista de un complejo residencial inacabado desarrollado por China Evergrande Group en las afueras de Shijiazhuang, provincia de Hebei, China 1 de febrero de 2024 (Reuters)
FOTO DE ARCHIVO: Vista de un complejo residencial inacabado desarrollado por China Evergrande Group en las afueras de Shijiazhuang, provincia de Hebei, China 1 de febrero de 2024 (Reuters)

Xi está limitado por el contexto que heredó”, dijo Yuen Yuen Ang, profesor de economía política en la Universidad Johns Hopkins.

La burbuja inmobiliaria, el exceso de capacidad de las industrias, la elevada deuda y la baja tasa de fertilidad son desequilibrios importantes que los actuales dirigentes chinos no provocaron, pero que ahora se ven obligados a afrontar.

El objetivo de Xi es una expansión más sostenible que no esté impulsada por la frenética especulación inmobiliaria, aunque eso signifique sacrificar algo de velocidad. La idea es que, en última instancia, las industrias de alta tecnología desempeñen un papel más importante en el impulso de las ganancias. El Gobierno se ha fijado como objetivo un crecimiento del producto interior bruto del 5% este año, y los datos del primer trimestre sugieren que debería acercarse.

Hay más estímulos en camino. El gobierno va a emitir un billón de yuanes en bonos para sufragar más gasto, se están reduciendo los tipos hipotecarios y se habla de un nuevo plan de compra de viviendas sin vender. En julio se celebrará el tan esperado Tercer Pleno, la siguiente ronda de la cumbre de líderes en la que Deng lanzó las reformas de China en 1978.

Todo ello nos recuerda que el Gobierno no está dispuesto a permitir que las cosas vayan tan mal. Nada de esto cambia el panorama general, ya que la demografía, la deuda y el exceso de capacidad arrastran a la baja las perspectivas a largo plazo de China.

En todo el país, de arriba abajo en la escala de ingresos, los empresarios y trabajadores chinos ven cómo sus horizontes se estrechan.

Para Huang, un comerciante de materias primas que suministra energía a fábricas de exportación en la provincia de Guangdong, los años anteriores a Covid fueron buenos. Sus abultadas comisiones le permitieron pagar un Tesla Model X y la entrada de un apartamento en el caro distrito de Nanshan, en Shenzhen.

Ahora el negocio nunca ha ido tan mal. Con unas ventas débiles y un futuro incierto, los fabricantes son reacios a firmar contratos de energía a largo plazo. Los clientes negocian con más ahínco los descuentos, regateando diferencias de 0,001 yuanes por kilovatio-hora.

Huang afirma que 2023 fue más duro para las empresas locales que los peores años de la pandemia. Conoce a mucha gente atrapada en una trampa de deudas pagando hipotecas caras, y a algunos que se han visto obligados a entregar sus casas a los bancos. La propia empresa de Huang ya ha despedido a cinco trabajadores. Bromea diciendo que es un ruan fan nan, un hombre que vive de los ingresos de su mujer.

Los nuevos empresarios chinos fueron acogidos en el Partido Comunista al final de la presidencia de Jiang Zemin, a principios de la década de 2000. Formaba parte del prudente cambio hacia una sociedad más abierta que acompañó al aumento de la prosperidad en aquellos años.

Bajo su sucesor, Hu Jintao, se hizo más hincapié en la estabilidad social, o “armonía”, como decía Hu. Pero los abogados defensores de los derechos civiles, los organizadores sindicales y los activistas por el derecho a la tierra aún podían hacer oír su voz en el sistema político.

Todo eso se ha invertido ahora. Las empresas están sometidas a una mayor presión para formar a sus empleados en el pensamiento de Xi Jinping, las compañías privadas están haciendo sitio en sus organigramas para una célula del Partido Comunista y la sociedad civil está sometida a una vigilancia cada vez más estrecha.

Beijing ha dado cada vez más prioridad a la seguridad nacional desde que Xi inició su tercer mandato, que ha sentado un precedente. Con casi una cámara de circuito cerrado por cada dos personas, las ciudades chinas están sometidas a la vigilancia más intensa del mundo, según la empresa de investigación Comparitech. Minxin Pei, autora de The Sentinel State (El Estado centinela), un libro reciente sobre la arquitectura de seguridad china, y colaboradora de Bloomberg Opinion, calcula que hasta 12,7 millones de chinos están sometidos a vigilancia policial periódica.

En resumen, Xi está redoblando el control. Muchas cosas han cambiado desde la pobreza y el desorden de la época de Mao Zedong: la China de hoy es mucho más rica y con unos niveles de gobernanza mucho más elevados. Aun así, la combinación de datos sobre crecimiento con una medida de libertad del conjunto de datos Varieties of Democracy sugiere en dos aspectos importantes que China está cerrando el círculo: desde un bajo crecimiento y una baja libertad en la era anterior a las reformas hacia algo similar en la actualidad.

También hay esfuerzos -encabezados por la agenda de Prosperidad Común de Xi- para repartir un pastel de crecimiento más lento de manera más equitativa. Para algunos, como los trabajadores de la economía colaborativa que luchan por salir adelante, la intervención del Gobierno ha sido beneficiosa. Para otros, la atención se centra más en los costes.

Las medidas enérgicas del Gobierno contra gigantes de la tecnología de consumo como Alibaba Group Holding Ltd. han afectado a algunos de los principales empleadores y asalariados de China, al igual que una campaña contra los salarios exorbitantes en el sector financiero, que ha llevado a los bancos a recortar sus sueldos.

FOTO DE ARCHIVO: Vendedor de verduras en un mercado de Beijing, en enero de 2024 (Reuters)
FOTO DE ARCHIVO: Vendedor de verduras en un mercado de Beijing, en enero de 2024 (Reuters)

Chen, analista de investigación de 37 años en un fondo de inversión estatal, dice que ha sufrido un recorte salarial de alrededor del 40%. Hace cinco años era lo bastante rico como para pagarse vacaciones periódicas en el extranjero, comidas en restaurantes caros y bolsos de diseño para su mujer.

Ahora esos lujos son cosa del pasado. Chen culpa a los “absurdos” controles de Covid en China y a las medidas enérgicas del Gobierno contra diversas industrias. Para él y sus compañeros, la “principal prioridad es conservar nuestros puestos de trabajo”, afirma.

El impulso manufacturero de China es un intento de compensar el desplome del sector inmobiliario, que en su día impulsó aproximadamente un tercio de la economía china. Alrededor de medio millón de profesionales del sector inmobiliario ya han perdido su empleo, lo que ha provocado un enfriamiento de los mercados laborales.

Li, un limpiacristales de 50 años de Shanghái, lo explica de una forma muy casera. Con más chinos buscando trabajo, dice, “hay más gente compartiendo el mismo pan. Así que todo el mundo tendrá un trozo más pequeño”.

El propio Li siente el pellizco. Durante 30 años, trabajó como mecánico, tendero y conductor en una empresa de cría de cerdos. Como limpiacristales, ganaba 6.000 yuanes (830 dólares) al mes antes de la crisis, pero en los dos últimos años ha bajado a 4.000 yuanes. “Ahora es más difícil ganar dinero”, dice Li. “La gente suele ser más conservadora a la hora de gastar”.

Li no es demasiado pesimista: cree que los malos tiempos no durarán. Pero, hasta ahora, los datos chinos o las señales políticas no han disipado el pesimismo. Y en economía, el pesimismo puede ser autocumplido.

La falta de confianza en el futuro hace que los empresarios sean reacios a invertir en nuevas empresas y que los trabajadores estén menos dispuestos a adquirir nuevas cualificaciones. Esta es una de las razones por las que la inversión del sector privado se está estancando. La inversión extranjera, crucial para actualizar la tecnología china, se ha contraído un 26% en lo que va de año, y los últimos datos del banco central muestran una contracción del crédito, la primera vez que esto ocurre en casi veinte años.

El pesimismo se traduce a veces en ira pública. Las protestas sobre la economía, especialmente la crisis inmobiliaria, se han hecho más frecuentes, según el China Dissent Monitor de Freedom House. Constituyeron alrededor del 80% de las 2.891 expresiones públicas de disidencia registradas por los investigadores en 2023.

Aunque las manifestaciones suelen ser sofocadas, también pueden obtener resultados. El movimiento del “Libro Blanco” en 2022 -en el que los manifestantes levantaron hojas de papel en blanco en un acto de oposición a los controles de Covid- puso fin rápidamente a los encierros.

Nunca había visto ni oído un nivel tan alto de frustración y fastidio” entre la clase media china, afirma Anthony Saich, profesor de Gobierno chino en la Universidad de Harvard que lleva visitando el país desde 1976.

Juliet Zhou, profesora de psicología en Beijing, señala que muchos empresarios que habían tenido éxito anteriormente, en particular, lo han pasado “muy mal” en los últimos años, y observa un “repunte significativo de personas que sufren problemas de salud mental”. Zhou afirma que su propio estatus en la sociedad como profesional de la salud ha aumentado, junto con sus ingresos, aunque le preocupa el descenso del valor de su apartamento en la capital.

Los rumores de descontento han llegado a oídos de los halcones de China en Estados Unidos, lo que ha animado a algunos a especular sobre un cambio de régimen. Por ahora, cualquier desafío organizado al régimen del Partido Comunista existe más en la imaginación de Washington que en las calles de China, donde la gente que se había acostumbrado a más prosperidad y menos control está teniendo que soportar lo contrario.

Para Zhao, investigador de una empresa energética estatal, los buenos tiempos no tardarán en volver. En el trabajo, la plantilla está congelada y hay menos dinero para repartir. Zhao vendió su coche y ahora completa su sueldo alquilando su matrícula de Shanghai -un bien escaso y preciado- por más de 10.000 yuanes al año.

En casa, la crisis inmobiliaria ha desbaratado sus planes. Hace cinco años compró un apartamento en un extremo de una de las líneas de metro más largas del mundo. En realidad, está más cerca de la ciudad de Suzhou, en una provincia vecina, que de Shanghai, lo que supone un trayecto diario de tres horas. La apuesta era que la zona atraería a más gente y los precios subirían. En lugar de eso, han caído en picado.

La hija de cinco años de Zhao está a punto de empezar la escuela y a él le gustaría mudarse a un lugar más cercano al trabajo, con mejores opciones educativas. Es el tipo de aspiración que estaba al alcance de muchos en las décadas doradas de crecimiento de China. Ahora, para la gente corriente, parece un lujo, dice Zhao. “Cambiar de casa por una vida mejor no es algo que podamos permitirnos”.

(C) Bloomberg.-

Guardar

Nuevo