Un tribunal de Londres falló a favor de Julian Assange y podrá apelar contra la orden de extradición a Estados Unidos

El fundador de WikiLeaks se enfrenta a 17 cargos de espionaje y un cargo de uso indebido de computadoras por la publicación en su sitio web de miles de documentos clasificados estadounidenses hace casi 15 años

Guardar

Nuevo

En esta imagen de archivo, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en un traslado desde una corte en la que compareció por violar las condiciones de su libertad condicional hace siete años, en Londres, el 1 de mayo de 2019. (AP Foto/Matt Dunham, archivo)
En esta imagen de archivo, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en un traslado desde una corte en la que compareció por violar las condiciones de su libertad condicional hace siete años, en Londres, el 1 de mayo de 2019. (AP Foto/Matt Dunham, archivo)

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, puede apelar contra la extradición a Estados Unidos por cargos de espionaje, dictaminó el lunes un tribunal de Londres, una decisión que probablemente alargue aún más lo que ya ha sido una larga saga legal.

Los jueces del Tribunal Superior Victoria Sharp y Jeremy Johnson dijeron que Assange tiene motivos para impugnar la orden de extradición del gobierno del Reino Unido.

Sus seguidores vitorearon y aplaudieron fuera del tribunal cuando la noticia del fallo les llegó desde el interior de las Reales Cortes de Justicia.

En marzo, dos jueces rechazaron la mayor parte de los argumentos de Assange, pero dijeron que podía llevar su caso al Tribunal de Apelaciones a menos que Estados Unidos garantizara que no enfrentaría la pena de muerte si era extraditado y que tendría las mismas protecciones de libertad de expresión que un ciudadano estadounidense.

El tribunal dijo que si Assange, que es ciudadano australiano, no podía confiar en la Primera Enmienda, entonces era discutible que su extradición sería incompatible con la Convención Europea de Derechos Humanos, que también brinda protección a la libertad de expresión y a los medios de comunicación.

Estados Unidos ha brindado esas garantías, aunque el equipo legal de Assange y sus partidarios argumentan que no son lo suficientemente buenos como para enviarlo al sistema judicial federal del país.

Stella Assange, esposa del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, llega al Tribunal Superior para una audiencia de extradición de Julian Assange, en Londres, Gran Bretaña, el 20 de mayo de 2024. REUTERS/Hollie Adams
Stella Assange, esposa del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, llega al Tribunal Superior para una audiencia de extradición de Julian Assange, en Londres, Gran Bretaña, el 20 de mayo de 2024. REUTERS/Hollie Adams

Estados Unidos dijo que Assange podría intentar acogerse a los derechos y protecciones de la Primera Enmienda, pero que la decisión al respecto dependería en última instancia de un juez. En el pasado, Estados Unidos dijo que argumentaría en el juicio que Assange no tiene derecho a protección constitucional porque no es ciudadano estadounidense.

“Estados Unidos se ha limitado a palabras descaradas y engañosas, afirmando que Julian puede ‘tratar de levantar’ la Primera Enmienda si es extraditado”, dijo su esposa, Stella Assange. “La nota diplomática no hace nada para aliviar la extrema angustia de nuestra familia sobre su futuro: su sombría expectativa de pasar el resto de su vida aislado en una prisión estadounidense por publicar un periodismo galardonado”.

Assange, de 52 años, ha sido acusado de 17 cargos de espionaje y un cargo de uso indebido de computadoras por la publicación en su sitio web de un tesoro de documentos clasificados estadounidenses hace casi 15 años. Los fiscales estadounidenses alegan que Assange alentó y ayudó a la analista de inteligencia del ejército estadounidense Chelsea Manning a robar cables diplomáticos y archivos militares que publicó WikiLeaks.

Los viajeros que salían de una parada de metro cerca del juzgado no podían pasar por alto un gran cartel con la fotografía de Assange y las palabras: “La publicación no es un delito. Los crímenes de guerra lo son”. Decenas de simpatizantes se reunieron frente a los neogóticos Tribunales Reales de Justicia coreando “Liberen a Julian Assange” y “Libertad de prensa, libertad de Assange”.

Algunos sostenían una gran pancarta blanca dirigida al presidente Joe Biden, exhortando: “Déjalo ir, Joe”.

La gente asiste a una protesta frente al Tribunal Superior el día de una audiencia de extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en Londres, Gran Bretaña, el 20 de mayo de 2024. REUTERS/Maja Smiejkowska
La gente asiste a una protesta frente al Tribunal Superior el día de una audiencia de extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en Londres, Gran Bretaña, el 20 de mayo de 2024. REUTERS/Maja Smiejkowska

Los abogados de Assange dicen que podría enfrentar hasta 175 años de prisión si es declarado culpable, aunque las autoridades estadounidenses han dicho que cualquier sentencia probablemente sería mucho más corta.

La familia y los partidarios de Assange dicen que su salud física y mental se ha visto afectada durante más de una década de batallas legales, que incluyen siete años que pasó dentro de la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012 hasta 2019. Ha pasado los últimos cinco años en una prisión de alta seguridad británica.

Los abogados de Assange argumentaron en febrero que era un periodista que expuso las irregularidades militares estadounidenses en Irak y Afganistán. Enviarlo a Estados Unidos, dijeron, lo expondría a un procesamiento por motivos políticos y correría el riesgo de una “flagrante denegación de justicia”.

El gobierno de Estados Unidos dice que las acciones de Assange fueron mucho más allá de las de un periodista que recopila información, y equivalen a un intento de solicitar, robar y publicar indiscriminadamente documentos gubernamentales clasificados.

Si Assange gana el lunes, sentaría las bases para un proceso de apelación que probablemente extendería lo que ya ha sido una larga saga legal.

Los abogados de Assange dicen que podría enfrentar hasta 175 años de prisión si es declarado culpable. REUTERS/Henry Nicholls/File Photo
Los abogados de Assange dicen que podría enfrentar hasta 175 años de prisión si es declarado culpable. REUTERS/Henry Nicholls/File Photo

Los abogados de Assange argumentaron el lunes que Estados Unidos proporcionó garantías “descaradamente inadecuadas” de que el fundador de WikiLeaks tendría protección de la libertad de prensa si fuera extraditado a Estados Unidos.

El abogado Edward Fitzgerald dijo que los fiscales no habían garantizado que Assange, que es ciudadano australiano y reclama protección como periodista por publicar información clasificada en Estados Unidos, pudiera confiar en las protecciones de prensa de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

“La verdadera cuestión es si se ha proporcionado una garantía adecuada para eliminar el riesgo real identificado por el tribunal”, dijo Fitzgerald. “Se afirma que no se han dado garantías adecuadas”.

Biden dijo el mes pasado que estaba considerando una solicitud de Australia para abandonar el caso y permitir que Assange regresara a su país de origen.

Los funcionarios no proporcionaron más detalles, pero Stella Assange dijo que era “una buena señal” y el primer ministro australiano, Anthony Albanese, dijo que el comentario era alentador.

(con información de AP)

Guardar

Nuevo