Nueva amenaza de China: Xi Jinping afirmó que la “interferencia externa” no impediría la unificación de China y Taiwán

Se lo dijo al ex presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, que se encuentra en territorio chino como parte de lo que ha llamado un “viaje de paz” para calmar las tensiones con Beijing

Compartir
Compartir articulo
Ma Ying-Jeou (izquierda) y Xi Jinping en su reunión de 2015 (EFE/EPA/FAZRY ISMAIL)
Ma Ying-Jeou (izquierda) y Xi Jinping en su reunión de 2015 (EFE/EPA/FAZRY ISMAIL)

El presidente chino, Xi Jinping, dijo el miércoles que la “interferencia externa” no impediría que Beijing se una con Taiwán, cuando se reunió con un ex líder de la isla autónoma en una inusual muestra de diálogo a través del Estrecho.

El ex presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, se encuentra en China como parte de lo que ha llamado un “viaje de paz” para calmar las tensiones con Beijing, que reclama la isla como territorio propio y nunca ha renunciado al uso de la fuerza para someterla a su control.

Xi dio la bienvenida a una delegación encabezada por Ma a Beijing el miércoles por la tarde, informaron medios chinos y taiwaneses, en una inusual reunión entre líderes actuales o anteriores en Beijing y Taipei, y la primera desde una cumbre histórica entre los dos hombres en 2015, cuando Ma todavía era presidente.

“La nación china ha escrito la historia indivisible de ambos lados del Estrecho de Taiwán y ha grabado el hecho de que nuestros compatriotas... están conectados por sangre”, dijo Xi en imágenes de la reunión transmitidas por TVBS News de Taiwán.

No hay fuerza que pueda separarnos... Las diferencias en los sistemas no pueden cambiar el hecho objetivo de que pertenecemos a una nación y a un pueblo”, Xi le dijo a Ma a través de una mesa brillante en una ornamentada sala de recepción en la capital.

“La interferencia externa no puede detener la causa histórica de nuestra reunión”, afirmó Xi.

Ma ha estado encabezando una delegación de 20 estudiantes taiwaneses y ha visitado empresas de tecnología, universidades y sitios históricos desde su llegada a China la semana pasada.

En sus declaraciones a Xi, Ma dijo que “los jóvenes de ambos lados del Estrecho de Taiwán representan el futuro de la nación china”.

“Si estallara una guerra entre los dos bandos, sería una carga insoportable para la nación china”, afirmó.

“Los chinos en ambos lados del estrecho tienen absolutamente suficiente sabiduría para manejar pacíficamente las disputas y evitar conflictos”, dijo Ma, añadiendo que también deberían “oponerse a la independencia de Taiwán”.

Ma sirvió dos mandatos como líder de Taiwán entre 2008 y 2016, en representación del partido Kuomintang (KMT), durante mucho tiempo más receptivo a Beijing.

Supervisó una mejora en las relaciones a través del Estrecho y mantuvo conversaciones simbólicas hace nueve años con Xi en Singapur, la primera reunión entre los líderes políticos de China y Taiwán desde el final de la guerra civil china en 1949.

Pero las relaciones se han desplomado desde la elección en 2016 de la sucesora de Ma, Tsai Ing-wen, quien rechaza las afirmaciones de Beijing.

Desde entonces, China ha aumentado la presión diplomática y militar y se ha negado a descartar el uso de la fuerza para “unificarse” con Taiwán.

Xi le dijo a Biden que Taiwán sigue siendo “una línea roja infranqueable” para Beijing, según los medios estatales chinos (REUTERS/Kevin Lamarque)
Xi le dijo a Biden que Taiwán sigue siendo “una línea roja infranqueable” para Beijing, según los medios estatales chinos (REUTERS/Kevin Lamarque)

La elección en enero del segundo de Tsai, Lai Ching-te, empeorará las relaciones a través del Estrecho, ya que Beijing lo ha denunciado como un “separatista peligroso”.

Un portavoz del Partido Progresista Democrático de Lai dijo que la visita de Ma “tendría un gran impacto en Taiwán” si hablara en nombre del KMT.

“Hasta ahora, no hemos visto al KMT presentarse para respaldar o aprobar la visita de Ma, por lo que tenemos mucha curiosidad sobre (su) actitud (hacia ella)”, dijo Wu Cheng.

Ma “parece ser un fanático de China y le gusta ir a China”, dijo Wu.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán adoptó un tono más duro y afirmó que “las autoridades de Beijing” habían “aprovechado esta reunión para dedicarse a una propaganda desenfrenada sobre sus reclamaciones sobre Taiwán”.

Si China realmente quiere mostrar buena voluntad hacia Taiwán, debe cesar inmediatamente todos los actos de coerción... y, sobre la base de la reciprocidad, reanudar el diálogo con el gobierno democráticamente elegido”, dijo en un comunicado.

Lai ha dicho que espera mantener el status quo con China.

Aviones de combate y barcos chinos mantienen una presencia casi diaria alrededor de la isla, mientras Beijing ha aumentado la presión militar contra Taipei utilizando lo que los expertos dicen que son acciones de “zona gris”, tácticas que no llegan a ser actos de guerra directos.

Taiwán fue uno de los temas discutidos por el presidente estadounidense Joe Biden y Xi en una llamada telefónica la semana pasada.

La Casa Blanca dijo que Biden presionó a Xi para garantizar “la paz y la estabilidad” a través del Estrecho de Taiwán antes de la toma de posesión de Lai en mayo.

Xi le dijo a Biden que Taiwán sigue siendo “una línea roja infranqueable” para Beijing, según los medios estatales chinos.

(Con información de EFE)