El Estado Islámico reveló detalles del plan del atentado en Moscú y el imprevisto que forzó la huida de los autores

Una publicación afiliada al ISIS-K confirmó además que los yihadistas fueron sitiados en un bosque mientras intentaban huir tras el ataque al Crocus City Hall, que dejó más de 140 muertos

Guardar

Nuevo

Huida de los atacante de la sala de conciertos de Moscú

Los cuatro responsables del atentado de hace una semana contra la sala de conciertos Crocus City Hall, al noroeste de Moscú, huyeron del lugar después de que sus armas dejaran de funcionar de forma “repentina”, dijo este viernes el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

”El mal funcionamiento repentino de sus armas los obligó a salir rápidamente del lugar, dando comienzo a una operación de búsqueda agotadora en la que participaron las fuerzas terrestres y aéreas”, indicó la editorial de la revista semanal Al Naba, difundida por los canales de la organización terrorista.

La publicación afiliada al EI reconoció que los cuatro presuntos yihadistas fueron “sitiados” en un bosque mientras intentaban huir tras el atentado del pasado viernes, que según las autoridades rusas dejó más de 140 muertos.

Tres de los atacantes tenían instrucciones de disparar directamente a los presentes en la sala de fiestas con sus ametralladoras, mientras que al cuarto “se le asignó prender fuego a la instalación con bombas y materiales incendiarios” con el objetivo de “obstaculizar cualquier operación de rescate”, según Al Naba.

La masacre de Moscú desde adentro

”Unos 200 cristianos fueron tiroteados justo antes de que algunas de las armas (de los atacantes) dejaran de funcionar, pero éstos no detuvieron su ataque y continuaron matando a todos los que se encontraron por el camino antes de salir de la sala”, dijo la publicación citando a fuentes de seguridad del EI no identificadas.

Por otra parte, la editorial de la revista indicó que las autoridades rusas “se vieron obligadas a acusar a sus oponentes en Occidente” del atentado, en referencia a Ucrania, para “no reconocer su gran fracaso frente a los combatientes” de la organización terrorista.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) ruso informó de la detención de once personas en relación con el atentado, cuatro de las cuales participaron en el ataque y ofrecieron resistencia durante su arresto en una carretera de la región de Briansk, fronteriza con Ucrania y a donde según las autoridades rusas presuntamente pretendían escapar.

Rusia ha admitido que el atentado en las afueras de Moscú fue perpetrado por islamistas pero insiste en buscar una “huella ucraniana”.

Qué es y cómo opera ISIS-K, el sanguinario grupo terrorista que atacó en Moscú

Hasta el último viernes los talibanes afganos eran los que mejor conocían la brutalidad del Estado Islámico de Khorasán (ISIS-K). Ahora, tras el ataque en Moscú, el mundo se topa con una realidad: la expansión de un grupo terrorista audaz y cada vez más violento.

ISIS-K en Afganistán
ISIS-K en Afganistán

ISIS-K, una facción “halcón” del Estado Islámico, se ha adjudicado la responsabilidad del atentado en la sala de conciertos Crocus City Hall en el que fueron asesinadas más de 130 personas. El grupo se encargó de publicitar la matanza: emitió un comunicado por Telegram el mismo día, ayer subió fotos de sus yihadistas y en la últimas horas difundió un escalofriante video en el que, versionando la brutales decapitaciones a rehenes por-occidentales en Siria o Irak de sus comienzo allí por 2014, muestra cómo masacraron a los rusos que asistían a un espectáculo en la sala de conciertos Crocus City Hall.

Si bien el grupo ya había atacado fuera de Afganistán, donde tiene su base de operaciones, el ataque en Moscú es su irrupción global.

ISIS-K emergió en 2015, creado por terroristas disidentes que adoptaron una interpretación más extrema del Islam. Son sunnitas, la rama mayoritaria del Islam, y desprecian explícitamente a los shiitas, mayoría en Irán. La versión anterior de ISIS buscaba formar un Califato independiente con partes de Siria e Irak, la reconstrucción de la provincia milenaria del Khorasan, por eso sumaron la “K” a sus siglas.

Según explican expertos del Willson Center, por aquel entonces, los objetivos del grupo y la geografía declarada de sus operaciones eran muy amplios. Abogando por atentados con víctimas masivas contra civiles y Estados, el grupo pretendía derrocar al Gobierno paquistaní, castigar al Gobierno iraní por ser “vanguardia” de los chiíes y “purificar” Afganistán, tanto desbancando a los talibanes afganos como principal movimiento yihadista en Afganistán como castigando a grupos minoritarios, como los hazaras.

De acuerdo con Asfandyar Mir, experto del think tank, para lograr sus objetivos el ISIS-K reclutó al grupo insurgente pakistaní Tehreek-e-Taliban Pakistan, al debilitado Al Qaeda en Afganistán y Pakistán y a los talibanes afganos posteriores a Mullah Omar. También aprovechó una minoría sectaria crucial de salafíes en el este de Afganistán y se sirvió de sus redes rurales para hacerse con el control territorial en las provincias de Nangarhar y Kunar.

ISIS-K emergió en 2015, creado por terroristas disidentes que adoptaron una interpretación más extrema del Islam. Son sunnitas, la rama mayoritaria del Islam, y desprecian explícitamente a los shiitas, mayoría en Irán (AP/Rahmat Gul, Archivo)
ISIS-K emergió en 2015, creado por terroristas disidentes que adoptaron una interpretación más extrema del Islam. Son sunnitas, la rama mayoritaria del Islam, y desprecian explícitamente a los shiitas, mayoría en Irán (AP/Rahmat Gul, Archivo)

A pesar de que en 2021 sus cifras de combatientes disminuyeron a 1.500 - 2.000 yihadistas, la organización terrorista ha demostrado una resiliencia notable, perpetrando ataques muy mediáticos, como el atentado suicida en el aeropuerto internacional de Kabul en agosto de 2021, que mató a 13 soldados estadounidenses y a cerca de 170 civiles.

Según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), si bien comparten una ideología y tácticas, la profundidad de su relación con el Estado Islámico y su mando mando original nunca se ha establecido por completo. Pero sí se sabe que su objetivo es el establecimiento de un califato islámico en Asia Central y Meridional.

Tras la toma de poder de los talibanes en Afganistán, durante la retirada militar estadounidense del país, ISIS-K elevó su perfil internacional. Desde entonces, los talibanes han librado batallas campales contra el ISIS-K en Afganistán. Según detalla The Washington Post, hasta ahora, los servicios de seguridad talibanes han impedido que el grupo se apodere de territorio o reclute a un gran número de antiguos combatientes talibanes “aburridos” en tiempos menos convulsos, lo que sería una pesadilla para Occidente.

Sin embargo, para el general norteamericano Michael E. Kurilla, jefe del Mando Central del ejército norteamericano, ISIS-K “conserva la capacidad y la voluntad de atacar intereses estadounidenses y occidentales en el extranjero en tan sólo seis meses sin apenas aviso”. Además, está que pretenden proyectar sus operaciones exteriores mucho más allá. Funcionarios de la lucha antiterrorista en Europa, consultados por NYT, también afirmaron que en los últimos meses han sofocado varios complots incipientes del ISIS-K para atacar objetivos allí.

Antes de Moscú, y además del asalto al aeropuesrto de Kabul, el ataque más espectacular que se le conocía a ISIS-k fue el atentado con bomba en el que murieron 84 personas en Kerman (Irán) durante una procesión en memoria del general de división Qassim Suleimani, un venerado comandante de la polémica Guardia Revolucionaria iraní abatido en 2020 en un ataque de un avión no tripulado estadounidense.

El ISIS-K, que ha amenazado repetidamente a Irán en repudio a lo que considera su “politeísmo y apostasía”, y reivindicó en un canal de Telegram el ataque.

(Con información de EFE)

Guardar

Nuevo