Estados Unidos y Reino Unido habían advertido hace dos semanas de un “ataque terrorista inminente” en Moscú

El 8 de marzo, las embajadas de ambos países lanzaron un aviso urgente e instaron a sus ciudadanos a mantenerse alejados de lugares de concentración masiva, en especial de conciertos

Compartir
Compartir articulo
Tiroteo En Moscú

Este viernes, hombres armados abrieron fuego en un concierto de rock en un suburbio de Moscú, dejando muertos y heridos antes de que un gran incendio se extendiera por el teatro, informaron el alcalde de Moscú y agencias de noticias rusas. Los atacantes, vestidos con trajes de camuflaje, entraron en el edificio, abrieron fuego y arrojaron una granada o una bomba incendiaria, según informó un periodista de la agencia de noticias RIA Novosti que se encontraba en el lugar.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia calificó el incidente de “ataque terrorista” que debía ser condenado.

Hace dos semanas, Estados Unidos y el Reino Unido habían advertido que un atentado de estas características era inminente.

Las embajadas de Estados Unidos y del Reino Unido en Rusia lanzaron el 8 de marzo un aviso urgente sobre la posibilidad de un ataque terrorista en Moscú. Este anuncio instaba a los ciudadanos estadounidenses a mantenerse alejados de concentraciones masivas dentro de las siguientes “24 a 48 horas”.

En una actualización de seguridad, se mencionaba que se habían recibido informaciones sobre planes de ataques extremistas, posiblemente dirigidos a eventos concurridos en la capital rusa, como conciertos. Las alertas no proporcionaron detalles específicos sobre la naturaleza de la amenaza o los posibles autores detrás de ella. Las representaciones diplomáticas aconsejaron a los ciudadanos permanecer vigilantes y seguir las actualizaciones de los medios de comunicación locales para estar informados.

El comunicado de la Embajada de EEUU en Rusia
El comunicado de la Embajada de EEUU en Rusia

Por otra parte, el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia reveló el pasado 7 de marzo que frustró un atentado, presuntamente planeado por el Estado Islámico, contra una sinagoga en Moscú, acción en la cual los sospechosos fueron neutralizados. Hasta el momento, no ha quedado claro si este incidente tiene alguna relación directa con las advertencias emitidas por las embajadas estadounidense y británica.

Las embajadas también han emitido recomendaciones para que los ciudadanos estén alerta a su entorno y eviten zonas de alta concurrencia, como una medida preventiva ante la posible amenaza detectada.

“La embajada está monitoreando los informes de que los extremistas tienen planes inminentes para atacar grandes reuniones en Moscú, incluidos conciertos”, se especificó en el sitio web de la Embajada de EEUU, resaltando la seriedad de la alerta emitida.

El presidente ruso Vladimir Putin, que extendió su control sobre Rusia por otros seis años en las elecciones presidenciales del 15 al 17 de marzo después de una amplia represión contra la disidencia, a principios de esta semana denunció las advertencias occidentales como un intento de intimidar a los rusos.

Esta situación se inscribe en un contexto de tensiones exacerbadas entre Rusia y Occidente, en particular con Estados Unidos. La guerra en Ucrania ha marcado el punto más álgido de estas fricciones desde la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962.

Mientras tanto, la Embajada de Estados Unidos mantiene su recomendación para que los ciudadanos estadounidenses abandonen Rusia lo antes posible, evidenciando la seriedad con la que se está tomando la alerta de seguridad. La situación continuará siendo monitoreada de cerca, a medida que las autoridades rusas y representaciones extranjeras en el país evalúan la evolución de la amenaza.

(Con información de AFP y AP)