Crece la lista de muertes sospechosas de rusos en el mundo vinculadas al Kremlin

El asesinato de un piloto de helicóptero que desertó a Ucrania es el último crimen conocido, pero una serie de empresarios, burócratas y figuras políticas también han sufrido muertes sospechosas desde la invasión

Compartir
Compartir articulo
Maxim Kuzmínov, en un vídeo publicado por el Ministerio de Defensa ucraniano
Maxim Kuzmínov, en un vídeo publicado por el Ministerio de Defensa ucraniano

Maxim Kuzminov, un ex piloto de helicóptero ruso que desertó a Ucrania, fue asesinado en Villajoyosa, España. El crimen se suma a una serie de muertes inusuales de rusos en todo el mundo desde la invasión a Ucrania. Las autoridades españolas investigan el caso sin haber identificado aún a un sospechoso, aunque creen que el asesinato fue ordenado por el Kremlin, tal como afirmó un oficial involucrado en la investigación.

Kuzminov, que había desertado a Ucrania seis meses antes de su asesinato, murió tras recibir cinco disparos de pequeño calibre, uno de los cuales perforó directamente su corazón. Tras su deserción, había recibido una recompensa de 500.000 dólares y había instado a sus compatriotas a seguir su ejemplo, una decisión que, según comentarios del jefe de inteligencia exterior de Rusia, Sergey Naryshkin a la agencia de noticias estatal TASS, lo convertía en un “cadáver moral”.

“Cuando todo esto se abre ante ti, tus opiniones cambiarán fundamentalmente”, dijo en una entrevista filmada y publicada en YouTube por el Ministerio de Defensa de Ucrania. “Simplemente descubrirás un mundo de colores”.

Agentes de la Guardia Civil española investigan el garaje donde se encontró el cuerpo del piloto ruso Maxim Kuzminov después de que fuera asesinado a tiros, en Villajoyosa, España, el 13 de febrero de 2024.
Agentes de la Guardia Civil española investigan el garaje donde se encontró el cuerpo del piloto ruso Maxim Kuzminov después de que fuera asesinado a tiros, en Villajoyosa, España, el 13 de febrero de 2024.

Desde la invasión a Ucrania por parte de Rusia, varias figuras rusas prominentes han fallecido bajo circunstancias enigmáticas en distintas partes del mundo. La diversidad en los perfiles de estas víctimas y la naturaleza de sus muertes ha despertado especulaciones sobre la posibilidad de una campaña de represalia política. Además, la lista de “Muertes sospechosas de personas de negocio rusas (2022–2024)” publicada en Wikipedia contabiliza ya 51 nombres, resaltando la magnitud del fenómeno.

Moscú no ha negado matar al piloto. “Este traidor y criminal se convirtió en un cadáver moral en el mismo momento en que planeó su sucio y terrible crimen”, dijo Sergey Naryshkin, jefe de inteligencia extrajera de Rusia, a su agencia de noticias estatal TASS.

Desde la invasión a Ucrania por parte de Rusia, varias figuras rusas prominentes han fallecido bajo circunstancias enigmáticas en distintas partes del mundo (REUTERS/ARCHIVO)
Desde la invasión a Ucrania por parte de Rusia, varias figuras rusas prominentes han fallecido bajo circunstancias enigmáticas en distintas partes del mundo (REUTERS/ARCHIVO)

The Wall Street Journal recuerda que empresarios han sido encontrados colgados en Londres y ahogados en Puerto Rico. Un jefe del partido gobernante cayó del techo de un hotel en India y un viceministro de ciencia de 46 años murió de una enfermedad inexplicable en un vuelo de regreso desde Cuba.

La policía española todavía está investigando las muertes en 2022 de Sergey Protosenya, el ex vicepresidente de la productora de gas Novatek JSC, y su esposa e hija en su hogar cerca de Barcelona.

El mes pasado, los medios independientes rusos informaron que el hijo de 35 años de Igor Sechin, confidente de Putin y director ejecutivo del gigante petrolero Rosneft, murió en su complejo de apartamentos de lujo en Moscú, conocido como “La Casa del Amigo de Putin”.

El líder de la oposición, Alexei Navalny, fue envenenado con el agente nervioso fácilmente detectable Novichok en 2020, luego murió repentinamente en una colonia penitenciaria en el Ártico el mes pasado, justo cuando se estaba gestando un acuerdo para liberarlo. El Kremlin ha dicho que la causa de su muerte es algo que deben establecer las autoridades médicas. Pocos en Occidente lo creen. “No se equivoquen. Putin es responsable de la muerte de Navalny”, dijo el presidente Biden a los periodistas el mes pasado.

Este patrón de muertes sospechosas cataloga un capítulo oscuro en el nuevo conflicto de espionaje entre Rusia y Occidente, caracterizado por la cacería de desertores por parte del Kremlin y los esfuerzos de Ucrania y sus aliados occidentales por atraer a potenciales disidentes. A esto se suma una revitalización en la ofensiva de inteligencia por parte de Rusia, a través de la ampliación de la Dirección de Contrainteligencia Militar de la FSB y la implementación de operativos cada vez más audaces y creativos en el extranjero.

Cumpliendo con el rito ortodoxo, el cuerpo fue expuesto en un féretro abierto

El presidente Putin, un ex coronel de la KGB, ha dicho durante mucho tiempo que perseguiría a los desertores rusos: “Lo que sea que hayan recibido a cambio, esas treinta piezas de plata, se atragantarán con ellas”, dijo una vez a una conferencia de prensa en silencio, después de que un reportero le preguntara si alguna vez había firmado una orden para liquidar a traidores que vivían en el exilio.

Ahora, sus servicios de espionaje se están volviendo más audaces y creativos al sofocar la disidencia en el extranjero, dicen funcionarios de inteligencia de Estados Unidos y Europa. Las fronteras entre las tres principales agencias de inteligencia de Rusia: el FSB, la inteligencia militar del GRU y la inteligencia exterior del SVR, se están desdibujando cada vez más, dicen los analistas, lo que dificulta saber cuál es responsable de una operación.

“Los servicios solían estar muy separados pero ahora están intercambiando personal y activos”, dijo Andrei Soldatov, quien ha estado escribiendo sobre los servicios de seguridad de Rusia durante más de 20 años. “Es como en tiempos de Stalin”, agregó, cuando el dictador soviético creó una nueva agencia llamada SMERSH, o “Muerte a Espías”.

El asesinato estilo mafia de Kuzminov se ajusta a otra corriente oculta de la nueva guerra de espías entre Rusia y Occidente. La situación de Kuzminov, quien optó por refugiarse en España tras su deserción, evidencia los retos a los que se enfrentan quienes deciden desertar, incluso cuando están en territorio considerado seguro. La trágica muerte de Kuzminov no solo resalta las tensiones geopolíticas actuales sino que también plantea serias preguntas sobre la seguridad de los exiliados y desertores rusos en el extranjero.