Hezbollah reivindicó otros dos lanzamientos de misiles en medio de una escalada con Israel

El grupo chií libanés anunció que ha atacado por segunda vez en lo que va de martes un importante centro de inteligencia y que ha lanzado “decenas” de cohetes contra un cuartel militar

Compartir
Compartir articulo
Lanzamiento de misiles desde el sur del Líbano hacia el norte de Israel (EFE/EPA/ATEF SAFADI)
Lanzamiento de misiles desde el sur del Líbano hacia el norte de Israel (EFE/EPA/ATEF SAFADI)

El grupo chií libanés Hezbollah anunció que ha atacado por segunda vez en lo que va de martes un importante centro de inteligencia en el norte de Israel y que ha lanzado “decenas” de cohetes contra un cuartel militar en una localidad del Estado judío hasta ahora exenta de ataques.

Por un lado, el movimiento armado lanzó una andanada de misiles antitanque contra la Base de Vigilancia Aérea de Meron, que ya había sido atacada esta mañana con un “gran” número de proyectiles disparados simultáneamente desde varias lanzaderas, según un comunicado de Hezbollah.

La nueva acción destruyó parte de sus equipos técnicos y de “espionaje”, así como de las propias instalaciones, afirmó.

Según información de la formación chií, el centro de Meron es el único destinado a la “administración, vigilancia y control aéreo” en el norte de Israel y en él se coordinan “todas” sus operaciones por aire contra el Líbano, Siria y otros países cercanos.

Apenas una hora después del segundo ataque contra esa base, Hezbollah disparó “decenas” de cohetes tipo ‘Katyusha’ contra el cuartel general de la División 146 del Ejército israelí, situado en la localidad también septentrional de Gaaton, indicó el grupo en otro comunicado.

Gaaton está más alejada de la frontera común donde se suele concentrar el fuego cruzado y hasta ahora no había sido atacada desde el comienzo de las hostilidades entre las partes el pasado 8 de octubre, un día después del estallido de la guerra de Gaza.

Los enfrentamientos se han vuelto a recrudecer en gran medida después de que Israel bombardeara el lunes por primera vez en años el Valle de la Bekaa, un bastión de Hezbollah en el este del Líbano que atacó en respuesta al previo derribo de uno de sus drones en territorio libanés.

El comandante de la misión de paz de la ONU en el Líbano (FINUL), Aroldo Lázaro (Europa Press/Contacto/Ali Hashisho)
El comandante de la misión de paz de la ONU en el Líbano (FINUL), Aroldo Lázaro (Europa Press/Contacto/Ali Hashisho)

Este mismo martes, el comandante de la misión de paz de la ONU en el Líbano (FINUL), Aroldo Lázaro, expresó su preocupación por la “expansión” del conflicto y alertó de que la nueva escalada de los últimos días podría poner en peligro la consecución de una solución política.

Hezbollah confirmó el lunes la muerte de dos de sus miembros en los bombardeos en los alrededores de Baalbek, en el que supuso el primer ataque de este tipo en el marco de los enfrentamientos de las últimas semanas en la frontera, al hilo de los ataques ejecutados el 7 de octubre por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) contra territorio israelí.

El Ejército israelí afirmó que había atacado “complejos” usados “por el sistema de defensa aérea de la organización terrorista Hezbollah” y señaló que “es una respuesta al lanzamiento de misiles tierra-aire contra un dron” tipo Hermes 450, después de que el grupo derribara un aparato no tripulado sobre el espacio aéreo libanés, hecho confirmado por Israel.

Posteriormente, el Ejército de Israel mató a Hasán Husein Salami, un alto cargo del grupo, en un bombardeo contra su vehículo en la ciudad de Majadel, situada en el sur de Líbano.

Por su parte, el grupo terrorista palestino Hamas estudia una propuesta para dar luz verde a una tregua en la Franja de Gaza, en la que habría un alto el fuego de 40 días, así como el intercambio de un rehén israelí por diez prisioneros palestinos, informaron este martes a la agencia EFE fuentes próximas a las negociaciones.

La tregua coincidiría con el ramadán, mes sagrado y de paz para los musulmanes, y en el que serían liberados unos 40 civiles israelíes a cambio de unos 400 prisioneros palestinos.

Entre los presos palestinos habría condenados a cadenas perpetuas, quienes podrían ser deportados, según la misma fuente.

(Con información de EFE y EP)