El OIEA alertó que las reservas de uranio enriquecido del régimen iraní son 27 veces superiores al límite acordado

Rafael Grossi expresó la preocupación del organismo por la capacidad de Teherán de producir armas nucleares, e instó a la República Islámica a “cooperar plenamente” con los inspectores de la ONU

Compartir
Compartir articulo
El líder supremo de Irán, el ayatolah Ali Khamenei, visita las centrifugadoras iraníes en Teherán (Office of the Iranian Supreme Leader/WANA via REUTERS)
El líder supremo de Irán, el ayatolah Ali Khamenei, visita las centrifugadoras iraníes en Teherán (Office of the Iranian Supreme Leader/WANA via REUTERS)

El régimen de Irán, que niega querer dotarse de la bomba atómica, incrementó fuertemente en los últimos meses sus reservas de uranio enriquecido, según un informe confidencial del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) consultado el lunes por la agencia AFP.

Al 10 de febrero, las reservas eran de 5.525,5 kg, en comparación con los 4.486,8 kg de finales de octubre, es decir, más de 27 veces del límite autorizado por el acuerdo internacional de 2015, que delimita las actividades nucleares de Teherán a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales.

De esta manera, la República Islámica ya cuenta con suficiente materia para fabricar varias bombas atómicas.

“Irán hizo unas declaraciones públicas sobre sus capacidades técnicas, lo cual refuerza las preocupaciones”, apuntó el director general del OIEA, Rafael Grossi, quien instó a Teherán a “cooperar plenamente” con los inspectores de la ONU.

Las relaciones entre ambas partes no han dejado de empeorar en los últimos meses.

La República Islámica niega querer dotarse de la bomba pero algunos miembros de la clase política iraní han hecho declaraciones alarmantes, indicó una fuente diplomática.

Rafael Mariano Grossi, director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (AP Foto/Kamran Jebreili)
Rafael Mariano Grossi, director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (AP Foto/Kamran Jebreili)

Irán dejó de respetar progresivamente los compromisos adquiridos en el marco de ese acuerdo desde que, en 2018, Estados Unidos decidiera unilateralmente abandonar el pacto, a iniciativa del entonces presidente Donald Trump.

Las negociaciones emprendidas para intentar revitalizar el acuerdo se saldaron en fracaso en 2022.

Por su parte, Irán ha rebasado ampliamente el límite de enriquecimiento de uranio, fijado en 3,67%, equivalente al que se aplica en las centrales nucleares para producir electricidad. Ahora dispone de 712,2 kg de materia enriquecida en un 20% y de 121,5 kilos en un 60%.

En el caso del umbral de 60%, que se acerca al 90% necesario para fabricar un arma atómica, Teherán ha ralentizado la producción, tras haberla intensificado a finales del año pasado. Esa reserva se redujo en 6,8 kg a 121,5 kilos durante el trimestre.

Según el acuerdo nuclear de 2015, las reservas totales de uranio enriquecido no deberían superar los 300 kilos.

Por otro lado, Grossi “lamentó profundamente” que el régimen de Irán no hubiera dado marcha atrás a su decisión de retirarle la acreditación a varios de sus inspectores.

Esa medida “sin precedentes”, anunciada en septiembre, “afectó directamente y agravó” la capacidad de controlar el programa nuclear iraní de la agencia de la ONU, advirtió en varias ocasiones el OIEA.

El OIEA exige a Irán mayor transparencia con relación a su programa nuclear (REUTERS/Leonhard Foeger)
El OIEA exige a Irán mayor transparencia con relación a su programa nuclear (REUTERS/Leonhard Foeger)

En este sentido, Grossi denunció que la República Islámica hubiera restringido su cooperación con el OIEA como nunca antes lo había hecho y denunció una “toma de rehenes”.

Frente a estas críticas, el gobierno iraní anunció la semana pasada que había invitado a Grossi a visitar Teherán en mayo, con motivo de una conferencia internacional sobre energía.

El informe técnico del organismo fue emitido hoy de cara a la próxima reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA, la semana próxima en Viena.

Semanas atrás, Grossi había advertido que Irán “no es del todo transparente” con respecto a su programa atómico.

Teherán “presenta una cara que no es del todo transparente en lo que respecta a sus actividades nucleares. Por supuesto, esto aumenta los peligros”, afirmó el jefe del organismo de vigilancia nuclear de las Naciones Unidas, durante su intervención en la Cumbre Mundial de Gobiernos celebrada en Dubai. Y agregó: “Se habla cada vez más de armas nucleares, incluso recientemente en Irán. Un funcionario muy alto dijo, de hecho, tenemos todo, está desarmado. Bueno, por favor déjenme saber lo que tienes”.

(Con información de AFP y EFE)