Cuál es la mejor democracia de América Latina y cuáles son los peores regímenes autoritarios según The Economist

El último informe del Índice de Democracia revela que sólo el 8% de la población mundial vive en una democracia plena

Compartir
Compartir articulo
Índice de democracia (EIU)
Índice de democracia (EIU)

El último informe del Índice de Democracia, publicado por The Economist Intelligence Unit (EIU, por sus siglas en inglés), arroja luz sobre la trayectoria de la democracia a nivel mundial durante 2023, en un contexto marcado por la proliferación de conflictos y la polarización, lo que ha contribuido a un nuevo mínimo para la democracia global.

Este índice anual, que ofrece una visión general del estado de la democracia a nivel mundial, ha registrado una caída en su puntuación total, pasando de 5,29 en 2022 a 5,23. La incidencia creciente de conflictos violentos ha tenido un impacto significativo en la evaluación de la democracia a nivel global.

Según las mediciones de EIU, aproximadamente la mitad de la población mundial reside en algún tipo de sistema democrático (45,4%), pero solo un pequeño porcentaje, el 7,8%, vive en una democracia plena, con puntuaciones superiores a 8,00. Por otro lado, más de un tercio de la población mundial vive bajo regímenes autoritarios (39,4%).

En una nota positiva, el número de democracias ha aumentado en dos en 2023, con Paraguay y Papúa Nueva Guinea pasando de ser catalogados como “regímenes híbridos” a “democracias defectuosas”. Grecia ha alcanzado el estatus de “democracia plena”, mientras que Chile ha sido reasignado como “democracia defectuosa”. Sin embargo, Pakistán ha sido degradado a un “régimen autoritario”, y Angola ahora se clasifica como un “régimen híbrido”.

Chile ha sido reasignado como “democracia defectuosa” (EFE/Elvis González)
Chile ha sido reasignado como “democracia defectuosa” (EFE/Elvis González)

A tres años del inicio de la pandemia de COVID-19, que provocó una regresión en las libertades en todo el mundo, los resultados de 2023 reflejan una persistente agitación democrática y una falta de avance. Solo 32 países han mejorado su puntuación en el índice, mientras que 68 han experimentado un declive. Las puntuaciones de 67 países se han mantenido estables, lo que indica un panorama global de estancamiento y retroceso. La mayor parte de la regresión se ha observado en países no democráticos, donde los regímenes autoritarios se han consolidado y los regímenes híbridos han enfrentado dificultades en su democratización.

Joan Hoey, editora del informe, señaló que la disminución en la puntuación general del índice ha sido impulsada por retrocesos en todas las regiones del mundo, excepto en Europa occidental, donde la mejora ha sido mínima (0,01 puntos).

Las mayores caídas se han registrado en América Latina y el Caribe, así como en Oriente Medio y el norte de África. Los países del Sahel y África Occidental también han tenido un desempeño deficiente en el índice de 2023, debido a golpes de estado y conflictos generalizados. Además, eventos adversos en Canadá han contribuido a una disminución en la puntuación de América del Norte, que ahora se sitúa en 8,27, por debajo de la de Europa occidental (8,37), marcando la primera vez que América del Norte no lidera la puntuación global desde el lanzamiento del Índice de Democracia en 2006.

América Latina y el Caribe

La región alberga algunas de las democracias más sólidas del mundo, como Uruguay y Costa Rica, pero también varios regímenes autoritarios de larga data como Cuba, Nicaragua y Venezuela, y un país en estado de colapso, Haití (EIU)
La región alberga algunas de las democracias más sólidas del mundo, como Uruguay y Costa Rica, pero también varios regímenes autoritarios de larga data como Cuba, Nicaragua y Venezuela, y un país en estado de colapso, Haití (EIU)

El puntaje del Índice de Democracia para América Latina y el Caribe experimentó su octavo declive consecutivo en 2023, con un promedio regional que cayó a 5,68, desde 5,79 en 2022. A pesar de este descenso, la región sigue siendo la tercera más democrática del mundo, después de América del Norte y Europa occidental. Además de estos líderes, América Latina y el Caribe tiene los puntajes más sólidos a nivel mundial en procesos electorales y pluralismo, participación política y libertades civiles; sin embargo, obtiene el peor puntaje a nivel mundial en cultura política y tiene un desempeño deficiente en cuanto al funcionamiento del gobierno.

El orden del índice es el siguiente

  • Uruguay
  • Costa Rica
  • Chile
  • Trinidad y Tobago
  • Jamaica
  • Panamá
  • Surinám
  • Brasil
  • Argentina
  • Colombia
  • República Dominicana
  • Guyana
  • Paraguay
  • Perú
  • Ecuador
  • México
  • Honduras
  • El Salvador
  • Guatemala
  • Bolivia
  • Haití
  • Venezuela
  • Nicaragua

La región alberga algunas de las democracias más sólidas del mundo, como Uruguay y Costa Rica, pero también varios regímenes autoritarios de larga data como Cuba, Nicaragua y Venezuela, y un país en estado de colapso, Haití. De los 24 países que evaluaron, 16 registraron un declive en sus puntajes (66,6%), tres mejoraron su puntaje y cinco permanecieron sin cambios. Poco más del 1% de la población de la región vive en una democracia plena, la mayoría (54%) vive en una democracia defectuosa, el 35% en un régimen híbrido y el 9% en un régimen autoritario.

Dos países en la región experimentaron un cambio de clasificación en 2023: Chile (de una “democracia plena” a una “democracia defectuosa”) y Paraguay (de un “régimen híbrido” a una “democracia defectuosa”). La degradación de Chile fue resultado de una mayor preferencia por el gobierno de expertos, según los datos de encuestas más recientes.

El mayor descenso fue el de El Salvador (-0.35), cuyo puntaje se deterioró debido al gobierno cada vez más autoritario y la búsqueda de reelección inconstitucional del presidente Nayib Bukele. Paraguay mejoró su puntaje debido a un aumento en la representación femenina en el Congreso tras las elecciones generales de 2023.

En esta foto difundida por la oficina de prensa presidencial de El Salvador, reclusos considerados por las autoridades como miembros de pandillas son trasladados a la mega prisión del Centro de Confinamiento del Terrorismo, en Tecoluca, El Salvador  (Oficina de prensa presidencial de El Salvador via AP)
En esta foto difundida por la oficina de prensa presidencial de El Salvador, reclusos considerados por las autoridades como miembros de pandillas son trasladados a la mega prisión del Centro de Confinamiento del Terrorismo, en Tecoluca, El Salvador (Oficina de prensa presidencial de El Salvador via AP)

Desafíos de seguridad afectan la democracia en la región. La amplia variación en la calidad de la democracia en la región refleja, en parte, el impacto de los desafíos relacionados con la seguridad que han abierto espacio para que proyectos políticos autoritarios se afiancen. Este es el caso en América Central, donde altos niveles de criminalidad (en gran parte relacionados con el narcotráfico) y el uso de la represión estatal como respuesta han llevado a un declive constante en la calidad de la democracia en la mayoría de los países de la subregión en los últimos años. El gobierno cada vez más autoritario de Bukele en El Salvador es un ejemplo claro.

Las estadísticas demuestran los desafíos relacionados con la seguridad que enfrenta la región. Según el Proyecto de Datos de Ubicación y Eventos de Conflicto Armado, una organización no gubernamental que mapea y analiza datos globales sobre crimen y conflicto, tres de los diez países más peligrosos del mundo están en la región (México en tercer lugar, Brasil en sexto y Colombia en décimo). No sorprende que las preocupaciones sobre crimen y violencia en la región estén entre las más altas del mundo.

Según una encuesta de diciembre de 2023 realizada por Ipsos, una empresa encuestadora, seis países latinoamericanos están entre los diez principales de los 29 países encuestados donde las personas dicen que el crimen es su principal preocupación. Los chilenos son los más propensos en el mundo a citar el crimen como su principal preocupación, con un 64% que lo señala.

Las medidas punitivas para enfrentar el crimen también han llevado a la región a tener algunas de las tasas de encarcelamiento más altas del mundo. El Salvador tiene la tasa de encarcelamiento más alta del mundo con 1.086 prisioneros por cada 100.000 personas en 2022, según el World Prison Brief, una base de datos en línea de estadísticas penitenciarias. Entre los diez primeros lugares del mundo, el segundo lugar lo ocupa Cuba, el séptimo Panamá y el décimo Uruguay.

Hasta ahora, la región ha evitado las guerras interestatales que han pesado mucho sobre la democracia en otras partes del mundo en los últimos años. La guerra interestatal más reciente que tuvo lugar en la región fue en 1995, cuando Perú y Ecuador libraron una guerra de un mes por territorio en disputa. Sin embargo, en 2023, la posibilidad de una guerra se cernía sobre el asediado régimen autoritario venezolano de Nicolás Maduro, que amenazó con invadir el territorio de Esequibo, largamente disputado, bajo el control del vecino Guyana.

Las tensiones entre ambos países siguen siendo altas, pero una guerra parece improbable. Sin embargo, el episodio ilustra los peligros para la paz regional que representan los regímenes autoritarios.