Condenaron a seis meses de prisión a Nicolas Sarkozy por la financiación ilegal de su campaña presidencial de 2012 en Francia

El ex mandatario fue sentenciado este miércoles en París por haber gastado 42,8 millones de euros para buscar la reelección, casi el doble de lo permitido en el país

Compartir
Compartir articulo
El expresidente francés Nicolas Sarkozy llega al tribunal de París, Francia, para recibir la decisión en su juicio de apelación en el caso "Bygmalion", que se refiere a la financiación ilegal de su campaña presidencial perdida en 2012. 14 de febrero de 2024. REUTERS/Gonzalo Fuentes
El expresidente francés Nicolas Sarkozy llega al tribunal de París, Francia, para recibir la decisión en su juicio de apelación en el caso "Bygmalion", que se refiere a la financiación ilegal de su campaña presidencial perdida en 2012. 14 de febrero de 2024. REUTERS/Gonzalo Fuentes

El expresidente francés Nicolas Sarkozy fue condenado este miércoles a seis meses de prisión firme y a otros tantos exentos de cumplimiento en el juicio en apelación por la financiación ilegal de su campaña presidencial de 2012.

Se trata de una pena algo inferior a la impuesta en primera instancia en septiembre de 2021, que fue de un año de cárcel firme, y algo superior a lo que había solicitado la Fiscalía, que era de un año exento de cumplimiento.

El político conservador ahora tiene la posibilidad de recurrir la pena ante el Tribunal Supremo.

Sarkozy ya había sido condenado a un año de prisión en 2021 cuando fue declarado culpable por primera vez, aunque se suspendió mientras presentaba su recurso.

El ex presidente francés Nicolas Sarkozy abandona el tribunal tras la decisión en su juicio de apelación en el caso "Bygmalion", que se refiere a la financiación ilegal de su campaña presidencial perdida en 2012, en el palacio de justicia en París, Francia, 14 de febrero de 2024. REUTERS/Gonzalo Fuentes
El ex presidente francés Nicolas Sarkozy abandona el tribunal tras la decisión en su juicio de apelación en el caso "Bygmalion", que se refiere a la financiación ilegal de su campaña presidencial perdida en 2012, en el palacio de justicia en París, Francia, 14 de febrero de 2024. REUTERS/Gonzalo Fuentes

El ex mandatario de Francia, al frente del país entre 2007 2012, sigue siendo una figura influyente entre los conservadores y mantiene una relación amistosa con el presidente Emmanuel Macron, a pesar de una serie de juicios e investigaciones relacionados con diversos asuntos legales en torno a las finanzas de su campaña.

Siempre ha negado las acusaciones de que su partido Les Republicains, entonces conocido como UMP, trabajara con una empresa de relaciones públicas llamada Bygmalion para ocultar el verdadero coste de su campaña, marcada por fastuosos eventos de espectáculo nunca antes vistos en la política francesa.

Durante una comparecencia, Sarkozy echó la culpa a algunos miembros de su equipo de campaña: “Yo no elegí a ningún proveedor, no firmé ningún presupuesto, ninguna factura”, declaró ante el tribunal.

Francia establece límites estrictos a los gastos de campaña. Los fiscales alegan que la empresa facturó a la UMP y no a la campaña. Dicen que Sarkozy gastó 42,8 millones de euros (45,8 millones de dólares al valor actual) en su campaña de 2012, casi el doble de lo permitido.

En busca de su reelección, y superado en los sondeos por el socialista François Hollande, Sarkozy se lanzó a un ritmo desenfrenado de mítines con una estética muy anglosajona, muy caros, lo que disparó la factura.

Los ex presidentes franceses Francois Hollande y Nicolas Sarkozy asisten a una ceremonia nacional por los trece soldados franceses muertos en Malí, en el Hotel National des Invalides en París, Francia, 2 de diciembre de 2019. REUTERS/Charles Platiau/Archivo
Los ex presidentes franceses Francois Hollande y Nicolas Sarkozy asisten a una ceremonia nacional por los trece soldados franceses muertos en Malí, en el Hotel National des Invalides en París, Francia, 2 de diciembre de 2019. REUTERS/Charles Platiau/Archivo

A través de la empresa especializada en la elaboración de eventos Bygmalion, muchos de esos gastos fueron maquillados, lo que motivó la condena de doce personas, entre ejecutivos de esa sociedad y miembros de la campaña.

Sarkozy fue considerado el beneficiario de la trama y, aunque negó en todo momento estar al tanto de la misma, la sentencia dio por sentado que hizo caso omiso a las advertencias de los comisarios de cuentas de que su campaña estaba siendo demasiado costosa.

En 2025 será el turno de las cuentas de la campaña que le llevó al Elíseo en 2007, en la que los jueces instructores sospechan que recibió dinero del régimen del líder libio Muammar Khadafi.

El fallecido dictador libio Muammar Khadafi y el ex mandatario francés Nicolas Sarkozy
El fallecido dictador libio Muammar Khadafi y el ex mandatario francés Nicolas Sarkozy

Además, está procesado desde el mes pasado por el intento de hacer desaparecer el testimonio de un tratante de armas, Ziad Tikieddine, clave en su inculpación por la financiación libia de su campaña de 2007.

La Fiscalía Nacional Financiera tiene abierta otra investigación desde el verano boreal de 2020 sobre posible tráfico de influencias en favor de oligarcas rusos.

Desde 2019 se investiga igualmente su presunta intervención en 2010 para que el entonces presidente de la UEFA, Michel Platini, influyera a favor de la atribución a Qatar del Mundial de 2022.

(Con información de EFE y Reuters)