De vuelta a la URSS: los nuevos manuales de secundaria rusos ocultan los crímenes estalinistas y mienten sobre Ucrania

Putin ordenó nuevos libros de Historia para controlar la narrativa. Son obligatorios y abarcan desde 1914 hasta la actual invasión del territorito ucraniano

Compartir
Compartir articulo
Vladimir Putin mandó a reescribir los manuales de historia.
Vladimir Putin mandó a reescribir los manuales de historia.

Niños, les presento a Josef Stalin.

Los nuevos libros de texto de secundaria rusos -introducidos en agosto de 2023 por orden del presidente Vladimir Putin- intentan blanquear los crímenes estalinistas y rehabilitar el legado de la Unión Soviética. Mientras que anteriormente las escuelas y los profesores podían elegir materiales educativos entre una variedad de opciones, estos libros de texto de nueva creación son de lectura obligatoria para los alumnos de 10º y 11º curso en Rusia y los territorios ocupados.

Como estudioso de la historia rusa y soviética, considero que los nuevos libros no son más que otro ejemplo de los esfuerzos patrocinados por el Estado para utilizar la historia y la erudición al servicio de la agenda y los objetivos de Putin.

Otros intentos recientes en esta línea incluyen la creación en noviembre de 2023 del Centro Nacional de la Memoria Histórica, encargado de preservar “los valores espirituales y morales tradicionales rusos, la cultura y la memoria histórica”; la creación de una extensa red de parques históricos llamada “Rusia: Mi Historia”, con nuevas sucursales en las ciudades ucranianas ocupadas de Luhansk y Melitopol; y la publicación en 2023 de una colección de documentos de archivo titulada “Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos”.

Putin, famoso por su obsesión por la historia, lleva desde 2013 hablando de la creación de manuales nacionales de historia. (REUTERS/Spasiyana Sergieva)
Putin, famoso por su obsesión por la historia, lleva desde 2013 hablando de la creación de manuales nacionales de historia. (REUTERS/Spasiyana Sergieva)

Estos proyectos no sólo demuestran el deseo de Putin de controlar la narrativa histórica, sino que sirven al objetivo de promover el imperialismo cultural y educativo ruso.

Los esfuerzos de Putin por redimir el pasado soviético pueden ayudar a explicar por qué Stalin sube en las encuestas, con un 63% de rusos encuestados en junio de 2023 que expresan una actitud positiva hacia el dictador soviético responsable de purgas generalizadas, ejecuciones masivas, campos de trabajos forzados y políticas que condujeron a la muerte de millones de sus propios compatriotas.

Sin embargo, el lugar de Stalin en la historia sigue dividiendo a las naciones sobre las que gobernó,

especialmente allí donde Rusia conserva una influencia política y cultural significativa.

En enero de 2024, un icono recién instalado en honor a Stalin en Georgia, su país natal, fue pintarrajeado, un acto que puso de manifiesto profundas divisiones.

El número de monumentos al dictador financiados con fondos privados está aumentando, mientras que los monumentos a las víctimas de la represión política en Rusia están desapareciendo. Sin embargo, los activistas siguen luchando para conmemorar a los que perecieron.

Blanquear la historia

Putin, famoso por su obsesión por la historia, lleva desde 2013 hablando de la creación de manuales nacionales de historia. En agosto de 2023, el deseo de Putin se cumplió finalmente cuando uno de sus colaboradores más cercanos, el ex ministro de Cultura Vladimir Medinsky, presentó nuevos libros de texto para estudiantes de 10º y 11º curso: dos de historia rusa y dos de historia universal. Medinsky es coautor de los cuatro.

Los libros de texto del 10º curso abarcan el periodo comprendido entre 1914 y 1945. Los de

11º abarcan la historia desde 1945 hasta la actualidad e incluyen secciones sobre la actual guerra ruso-ucraniana, denominada en Rusia “Operación Militar Especial” como eufemismo oficial.

Deformación de los relatos históricos

Los nuevos libros de texto mantienen algunos matices en su cobertura del estalinismo, pero esos matices pueden describirse como “sí, pero”, lo que los hace aún más eficaces para deformar la narrativa histórica.

El libro de texto de historia rusa de 10º curso, por ejemplo, menciona brevemente las dramáticas consecuencias de la colectivización de la agricultura soviética, incluidas las hambrunas provocadas por el hombre de 1932-33 en Ucrania, Kazajstán, el Cáucaso Norte y otras regiones. Sin embargo, culpa exclusivamente a las malas cosechas y a los errores de los dirigentes locales, en lugar de a las políticas estalinistas que provocaron y agravaron las hambrunas. La gran hambruna de Ucrania, o Holodomor, en particular, es considerada por muchos historiadores y organizaciones internacionales como un genocidio.

Putin ordenó nuevos libros de Historia para controlar la narrativa. Son obligatorios y abarcan desde 1914 hasta la actual invasión del territorito ucraniano. (REUTERS/Evgenia Novozhenina)
Putin ordenó nuevos libros de Historia para controlar la narrativa. Son obligatorios y abarcan desde 1914 hasta la actual invasión del territorito ucraniano. (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

Además, en la sección sobre la Segunda Guerra Mundial, los alumnos aprenden que la “hazaña colectiva del campesinado” durante la guerra habría sido “imposible en el caso de la dominación de los terratenientes privados”, es decir, sólo fue posible bajo el sistema soviético.

El libro de texto de historia rusa menciona brevemente el “Gran Terror” de 1937-38, en el que millones de personas fueron detenidas y entre 700.000 y 1,2 millones ejecutadas. También se menciona el papel personal de Stalin, al tiempo que se destaca el papel de las denuncias privadas y de las autoridades de diversas repúblicas y regiones soviéticas. Sin embargo, el creador de la policía secreta soviética y arquitecto del “Terror Rojo” posrevolucionario, Felix Dzerzhinsky, es elogiado por su papel en la “lucha contra la contrarrevolución”, la “creación del sistema educativo profesional” y la “restauración de los ferrocarriles”.

Todas las historias nacionales son inherentemente parciales, incluso en las sociedades democráticas. Sin embargo, los libros de texto de Medinsky son una distorsión de la historia. Los autores pierden cualquier intento de objetividad al hablar de la política exterior soviética como siempre defensiva y al servicio de la protección de todos aquellos a los que la URSS ocupa y anexiona.

El encubrimiento de Stalin y sus crímenes es, en mi opinión, crucial para entender el deslizamiento de Putin hacia una ideología y unos objetivos cada vez más imperialistas. En 2017, Putin participó en la ceremonia de inauguración del monumento a las víctimas de la represión política en Moscú, durante la cual reconoció la violencia del terror de Stalin y argumentó que no puede ser “justificado por nada.” Sin embargo, su obsesión por la Segunda Guerra Mundial le llevó precisamente a eso.

Putin y los ideólogos del círculo de líderes rusos han afirmado cada vez más que la política exterior de Stalin y su liderazgo en la Segunda Guerra Mundial prevalecen sobre sus crímenes contra su propio pueblo. En su artículo de 2020 en la revista estadounidense National Interest, Putin elogió a Stalin por su gran “comprensión de la naturaleza de las amenazas externas” y las acciones que emprendió para “reforzar las defensas del país”.

La guerra contra la memoria histórica

Cuanto más agresiva es la política rusa, más protege el Estado el legado histórico soviético. Desde 2020, las autoridades moscovitas no permiten las manifestaciones que tradicionalmente se celebran en Moscú el 29 de octubre para conmemorar a las víctimas del Gran Terror de la década de 1930.

En diciembre de 2021, las autoridades rusas ordenaron la “liquidación” del grupo de derechos humanos Memorial , desatando de lleno la guerra contra la memoria histórica. La organización, que estuvo entre las tres galardonadas con el Premio Nobel de la Paz en 2022, fue culpada por el Tribunal Supremo ruso de “distorsionar la memoria sobre la Guerra”, “rehabilitar a los nazis” y “crear una falsa imagen de la URSS y Rusia como Estados terroristas.” No es casualidad que el ataque a la organización que durante décadas documentó el terror soviético se produjera en plena histeria antioccidental y antiucraniana y justo antes de la invasión a gran escala de Ucrania.

El Memorial, sin embargo, sigue en pie, a pesar de la inmensa presión de las autoridades, lo que da fe del gran poder de la resistencia.

En la nueva narrativa putinista de la historia, el Estado y su expansión están siempre en el centro, igual que durante el estalinismo. El pueblo es tratado según un proverbio favorecido por Stalin, que resume su actitud hacia las despiadadas y brutales medidas que impuso: “Cuando se corta la madera, vuelan las astillas”.

Artículo publicado originalmente en The Conversation. Anya Free es Profesora de Historia, Universidad Estatal de Arizona