Cambio histórico en Arabia Saudita: permitirá la venta de bebidas alcohólicas a diplomáticos no musulmanes

El comercio se ubicará en el barrio diplomático de Riad y el acceso estará restringido a las personas que se registren en una aplicación conocida como Diplo App

Guardar

Nuevo

Dado que el alcohol está prohibido en el Islam, la cuestión sigue siendo muy delicada en el país que alberga los lugares más sagrados de la religión en las ciudades de La Meca y Medina (AFP)
Dado que el alcohol está prohibido en el Islam, la cuestión sigue siendo muy delicada en el país que alberga los lugares más sagrados de la religión en las ciudades de La Meca y Medina (AFP)

Arabia Saudita tiene previsto autorizar por primera vez la venta de alcohol a diplomáticos no musulmanes, según informaron el miércoles a la agencia AFP dos fuentes conocedoras del plan, que modifica las estrictas normas que rigen el licor en el conservador país.

El alcohol “se venderá a los diplomáticos no musulmanes”, que antes tenían que importar alcohol a través de una valija diplomática, o paquete oficial sellado, dijo una de las fuentes.

Las ventas tendrán lugar en una tienda del barrio diplomático de Riad, un barrio de misiones extranjeras y residencias al oeste del centro de la ciudad.

El acceso a la tienda estará restringido a las personas que se registren en una aplicación conocida como Diplo App, y se aplicarán cuotas mensuales, según el documento.

La prohibición es ley en Arabia Saudita desde 1952, poco después de que uno de los hijos del rey Abdulaziz se emborrachara y, enfurecido, matara a tiros a un diplomático británico.

Durante años han circulado rumores de que el alcohol estaría disponible en el reino del Golfo en medio de una ola de reformas sociales introducidas como parte de la agenda Visión 2030 del príncipe heredero Mohammed bin Salman, entre ellas la introducción de cines y festivales de música mixtos.

El príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (REUTERS)
El príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (REUTERS)

Una declaración del gobierno saudita el miércoles dijo que las autoridades estaban introduciendo “un nuevo marco regulatorio... para contrarrestar el comercio ilícito de bienes y productos alcohólicos recibidos por las misiones diplomáticas”.

El comunicado añadía: “El nuevo proceso se centrará en asignar cantidades específicas de bienes alcohólicos al entrar en el Reino para poner fin al anterior proceso no regulado que provocaba un intercambio incontrolado de dichos bienes en el Reino”.

La política “seguirá concediendo y garantizando que todos los diplomáticos de las embajadas no musulmanas tengan acceso a estos productos en cuotas específicas”, añadió.

Normas estrictas

El acceso a la tienda del barrio diplomático “está estrictamente restringido a los no musulmanes”, según el documento visto por la AFP. “No se permite la entrada a menores de 21 años” y “se exige una vestimenta adecuada”.

Quienes se registren en la aplicación no podrán enviar a familiares, conductores, asistentes o colegas en su lugar, dice el documento.

El uso de teléfonos móviles está prohibido en la tienda.

Según el sistema de cuotas, las personas autorizadas a acceder a la tienda podrán comprar 240 “puntos” de alcohol al mes. Un litro de licor vale seis puntos, un litro de vino vale tres puntos y un litro de cerveza vale un punto.

La declaración del gobierno saudita indicaba que no habría muchos cambios inmediatos para la inmensa mayoría de los 32 millones de habitantes de Arabia Saudita, que tienen pocas posibilidades de tomar alcohol a menos que estén dispuestos a viajar al extranjero.

Además de asistir a recepciones en el barrio diplomático, pueden hacer vino casero o recurrir al mercado negro, donde las botellas de whisky pueden llegar a costar cientos de dólares en vísperas de fiestas como Año Nuevo.

Autos pasan por el distrito financiero rey Abdullah en Riad, Arabia Saudita (REUTERS/Faisal Al Nasser)
Autos pasan por el distrito financiero rey Abdullah en Riad, Arabia Saudita (REUTERS/Faisal Al Nasser)

Rivalidad regional

Vision 2030 pretende transformar el mayor exportador de crudo del mundo en un centro de negocios, turismo y deportes, sentando las bases de una economía postpetróleo.

La noticia del miércoles se produjo en un momento en que Arabia Saudita compite cada vez más con sus vecinos, especialmente con Dubai (Emiratos Árabes Unidos), por la inversión extranjera y los dólares del turismo.

Este mes, por ejemplo, las autoridades aplicaron una norma que obliga a las empresas multinacionales a establecer sus sedes regionales en Arabia Saudita o perderán contratos con el gobierno.

En Dubái hay alcohol en infinidad de hoteles, restaurantes y bares. En el vecino Qatar, se sirve alcohol en hoteles y restaurantes autorizados a los no musulmanes mayores de 21 años.

El año pasado, Arabia Saudita obtuvo los derechos para albergar la Expo 2030 y la Copa Mundial de Fútbol en 2034, lo que alimentó aún más las especulaciones de que la prohibición del alcohol podría levantarse, o al menos debilitarse con excepciones en lugares como NEOM, una megaciudad futurista de 500.000 millones de dólares.

Pero dado que el alcohol está prohibido en el Islam, la cuestión sigue siendo muy delicada en el país que alberga los lugares más sagrados de la religión en las ciudades de La Meca y Medina.

Según la legislación saudita, las penas por consumo o posesión de alcohol pueden incluir multas, penas de cárcel, flagelación pública y deportación para los extranjeros no autorizados.

Hasta el miércoles, las autoridades sauditas habían rechazado cualquier sugerencia de cambio importante en su política.

“La respuesta corta es que vamos a seguir con nuestras leyes actuales”, dijo la viceministra de Turismo, princesa Haifa Al Saud, al ser preguntada directamente por el asunto en el Foro Económico Mundial de Davos en 2022.

(Con información de AFP)

Guardar

Nuevo