Ucrania busca resistir la nueva ofensiva rusa mientras espera de recibir más ayuda occidental en 2024

Igual que hace un año, Moscú está lanzando miles y miles de efectivos al asalto con el objetivo de tomar una ciudad de mediano tamaño en la región oriental de Donetsk, sólo que esta vez se trata de Avdiivka en lugar de Bakhmut

Compartir
Compartir articulo
Avdiivka, provincia de Donetsk, Ucrania: el presidente Zelensky recibe un informe del brigadier Mykola Chumak durante una visita al frente más caliente de la guerra contra Rusia (Europa Press/Contacto/Pool /Ukrainian Presidentia)
Avdiivka, provincia de Donetsk, Ucrania: el presidente Zelensky recibe un informe del brigadier Mykola Chumak durante una visita al frente más caliente de la guerra contra Rusia (Europa Press/Contacto/Pool /Ukrainian Presidentia)

Ucrania se prepara para una defensa activa en el campo de batalla en 2024, ya que aspira a minimizar el avance ruso y socavar aún más la presencia enemiga en Crimea, a la par que espera una mayor asistencia de sus aliados y trata de incrementar su propia capacidad para librar una guerra prolongada de manera eficiente.

Igual que hace un año, Moscú está lanzando miles y miles de efectivos al asalto con el objetivo de tomar una ciudad de mediano tamaño en la región oriental de Donetsk, sólo que esta vez se trata de Avdiivka en lugar de Bakhmut.

Pero mientras que, un año atrás, Ucrania estaba acumulando armas y tropas para una contraofensiva de la que esperaba que fuera un punto de inflexión, las expectativas ahora mismo son distintas.

“Este año el objetivo va a ser defenderse y agotar al enemigo”, resume el analista militar Oleksandr Kovalenko para EFE.

Aunque recientemente Rusia no ha realizado grandes incorporaciones al 18 % de territorio ucraniano que tiene bajo su control, la guerra no se ha estancado.

El teniente Oleksandr Kovalenko recibe del presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, la orden "Héroe de Ucrania". Servicio de Prensa Presidencial de Ucrania/Folleto vía REUTERS
El teniente Oleksandr Kovalenko recibe del presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, la orden "Héroe de Ucrania". Servicio de Prensa Presidencial de Ucrania/Folleto vía REUTERS

Defensa activa

A pesar de que es poco probable que Rusia consiga irrumpir en estos momentos en la línea del frente, los ucranianos están combatiendo al límite de sus capacidades, advierte.

Las fuerzas ucranianas están sintiendo de forma aguda la insuficiente ayuda militar por parte de los aliados, que limita su capacidad de infligir mayores pérdidas a los rusos, subraya Kovalenko.

A pesar de la escasez de munición, logran realizar de forma exitosa algunos contraataques locales, entre ellos en las inmediaciones de Avdivka y en la margen oriental del río Dniéper, en la región de Kherson.

Ucrania también sigue atacando a las fuerzas rusas en Crimea y poniendo en riesgo el puente que une la península anexionada con territorio ruso, cuyo aislamiento podría constituir un golpe para la reputación del presidente Vladímir Putin y para el abastecimiento de las fuerzas rusas en Ucrania.

Sin embargo, la defensa se mantiene como prioridad.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin/Kremlin/dpa
El presidente de Rusia, Vladimir Putin/Kremlin/dpa

Resolviendo problemas

El presidente ucraniano, Volodímir Zelensky, ha dejado claro que el foco está ahora en incrementar la producción nacional de armamento, alentando al mismo tiempo a los aliados europeos para que hagan lo mismo.

Ucrania ya ha iniciado la producción conjunta con Turquía, Rumanía, Polonia y Reino Unido, mientras que ha cerrado acuerdos con la República Checa, Estados Unidos y Alemania, según reveló el pasado domingo.

El país también está tratando de superar deficiencias en sus políticas de movilización y el Parlamento debate esta semana el correspondiente proyecto de ley.

Con la reserva de voluntarios prácticamente agotada, las autoridades buscarán la mezcla adecuada de incentivos y coacción para garantizar que el Ejército dispone de los suficientes efectivos bien motivados.

“Los soldados, exhaustos tras casi dos años de combates, necesitan una rotación”, subraya Kovalenko.

Los progresos para erradicar la corrupción son bienvenidos en el país, por otro lado, y el ministro de Defensa Rustem Umérov enfatizó este lunes que las recientes detenciones son fruto de su estrategia de “limpiar” el sistema.

El Ministro de Defensa de Ucrania, Rustem Umerov. REUTERS/Valentyn Ogirenko
El Ministro de Defensa de Ucrania, Rustem Umerov. REUTERS/Valentyn Ogirenko

Aguantar hasta que llegue más ayuda

Las posibilidades de una victoria ucraniana dependen en gran medida del apoyo que reciba del extranjero en 2024.

El peor escenario, en el que las defensas ucranianas se desmoronan bajo la presión rusa, puede evitarse fácilmente si los líderes extranjeros tienen en cuenta los efectos de abandonar a Ucrania, subraya Oleksí Melnyk, del centro de estudios Razumkov.

“Sólo una derrota militar convincente de Rusia podrá asegurar tanto la supervivencia como el desarrollo de Ucrania y la seguridad de Europa”, dijo el experto a EFE.

A pesar de lo prolongado de la guerra la determinación de los ucranianos para seguir luchando hasta la victoria es muy elevada, al igual que lo es el rechazo a ceder territorios a Rusia, según muestran las encuestas.

“Nos enfrentamos a un genocidio si perdemos. Rusia simplemente matará a muchos de nosotros, igual que ha hecho en las zonas que ha ocupado”, subraya por su parte Kovalenko.

Si Ucrania recibe apoyo adecuado de sus aliados y consigue resistir frente a Rusia y debilitarla en 2024, es posible que el año siguiente logre desplegar una fuerza mayor y acercarse al objetivo de derrotarla, esperan los analistas.

(Con información de EFE)