Australia prohibió realizar el saludo nazi en público y la comercialización de sus símbolos

Aquellos que hagan el gesto o que exhiban íconos supremacistas del Tercer Reich serán penados con hasta un año de prisión

Compartir
Compartir articulo
Manifestaicón de un grupo neonazi en Melbourne, en mayo (Europa Press)
Manifestaicón de un grupo neonazi en Melbourne, en mayo (Europa Press)

Australia impone desde este lunes una pena de hasta un año de prisión a las personas que hagan el saludo nazi en público, así como a aquellas que exhiban o comercialicen símbolos nazis como banderas o insignias del Tercer Reich.

La ‘Enmienda a la Legislación Antiterrorista (Símbolos de odio prohibidos y otras medidas)’, que entró en vigor hoy tras ser aprobada por el Parlamento australiano el 6 de diciembre pasado, también ilegaliza el enaltecimiento y la exaltación de actos terroristas y de odio supremacista.

En Australia no hay lugar para actos y símbolos que glorifiquen los horrores del Holocausto y los actos terroristas”, dijo hoy en un comunicado el fiscal general de Australia, Mark Dreyfus.

El fiscal general australiano también enfatizó que la ley impedirá que se glorifique o se saque provecho económico de “símbolos que celebran a los nazis y su diabólica ideología”.

La entrada en vigor de la nueva ley se da en medio del incremento de crímenes de odio contra la comunidad judía y musulmana a raíz de la guerra entre Israel y Hamás, aunque el aumento de grupos de extrema derecha ya era una inquietud previa.

Previamente, algunas jurisdicciones australianas, como Tasmania y Victoria, prohibieron el año pasado el saludo nazi y lo castigan con penas de cárcel y cuantiosas multas.

Neonazis en Melbourne (via Reuters)
Neonazis en Melbourne (via Reuters)

En el país, sin embargo, se aplican excepciones respecto a la exhibición de la esvástica en contextos educacionales, artísticos, científicos, académicos o religiosos.

El movimiento neonazi ha ido cobrando fuerza en Australia desde que surgió el movimiento supremacista Reclaim Australia en 2015, y esta iniciativa del Gobierno llega tras manifestaciones de estos grupos a mediados de mayo ante eventos del colectivo LGBTIQ+, según el diario australiano ‘The Age’.

En noviembre se divulgó una carta, firmada por más de 600 personas influyentes, entre ellos políticos o magnates mediáticos, en la que se denuncia un aumento significativo de actos racistas y antisemitas desde el inicio del conflicto en Medio Oriente. La misiva reclamaba un mayor compromiso a los líderes políticos de Australia para combatir el racismo y resaltaba que desde el 7 de octubre los incidentes antisemitas habían aumentado en un 482 por ciento.

“Todos los australianos tienen derecho a ser tratados con respeto, libres de actitudes ofensivas, hostiles e intimidantes. Nos oponemos al antisemitismo, la islamofobia y cualquier forma de racismo (...) Juntos, estamos unidos en nuestro apoyo a una Australia donde todos los ciudadanos sean tratados con respeto, inclusión y dignidad”, remarcó el escrito.

A pesar de que las leyes federales de Australia no prohibían el saludo nazi, algunas jurisdicciones del país, como Tasmania y Victoria, ya prohibieron desde este año este gesto y lo castigan con penas de cárcel y cuantiosas multas.

(Con información de EFE y Europa Press)