Ucrania volvió a lanzar ataques con misiles contra Crimea y las regiones rusas de Belgorod y Kursk

Los funcionarios regionales rusos informaron de daños limitados y aseguraron que todos los misiles ucranianos fueron derribados. Con los ataques, Kiev buscar demostrar que puede contraatacar a Rusia e inquietar a la opinión pública rusa

Compartir
Compartir articulo
Bomberos extinguen vehículos en llamas después de un ataque en Belgorod, Rusia, el pasado 30 de diciembre. (Canal de Telegram del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia via AP)
Bomberos extinguen vehículos en llamas después de un ataque en Belgorod, Rusia, el pasado 30 de diciembre. (Canal de Telegram del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia via AP)

Dos regiones rusas fronterizas con Ucrania y Crimea, anexada por Moscú, fueron atacadas por Ucrania el miércoles por la mañana y durante la noche, indicaron las autoridades rusas, un día después de un bombardeo masivo contra Kiev por parte de Rusia.

Los funcionarios regionales rusos informaron de daños limitados y aseguraron que todos los misiles ucranianos fueron derribados.

Así como ocurrió el martes durante el día, la ciudad de Belgorod y su región homónima fueron atacadas en la noche. Según el ministerio de Defensa ruso, la defensa antiaérea derribó seis proyectiles.

El gobernador Viatcheslav Gladkov precisó que no se registraron nuevas víctimas. La víspera, en una primera serie de ataques, una persona murió y 11 resultaron heridas, tres de ellas fueron hospitalizadas, indicó en Telegram.

Una casa dañada tras lo que las autoridades locales dicen que fue un ataque militar ucraniano en la región de Belgorod este martes (Viacheslav Gladkov/REUTERS
Una casa dañada tras lo que las autoridades locales dicen que fue un ataque militar ucraniano en la región de Belgorod este martes (Viacheslav Gladkov/REUTERS

Gradkov pidió, en particular, a los habitantes de la capital regional que no salgan a las calles y permanezcan en los refugios antiaéreos.

“La situación en Bélgorod sigue siendo tensa. Por la mañana hubo dos ataques”, escribió en Telegram.

Belgorod, con una población de unos 340.000 habitantes, es la mayor ciudad rusa cercana a la frontera. Situada a unos 100 kilómetros al norte de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, puede alcanzarse con armas relativamente sencillas y móviles, como lanzacohetes múltiples.

Ucrania disparó dos misiles Tochka-U y siete cohetes contra la región a última hora del martes, seguidos de seis misiles Tochka-U y seis cohetes Vilkha el miércoles, informó el Ministerio de Defensa ruso. El sistema de misiles Tochka-U, de fabricación soviética, tiene un alcance de hasta 120 kilómetros y una ojiva que puede transportar municiones de racimo. Ucrania ha recibido algunas municiones de racimo de Estados Unidos, pero el Tochka-U y el Vilkha pueden utilizar sus propias municiones de racimo.

Más al norte, la región Kursk, también fronteriza con Ucrania, fue blanco de “un ataque aéreo”, dijo el gobernador regional Roman Starovoit el miércoles por la mañana en Telegram.

Las autoridades se vieron obligadas a cerrar temporalmente una subestación eléctrica en la ciudad de Zeleznogorsk, de 100.000 habitantes, para reparar los daños de un ataque aéreo. Los residentes se quedaron sin electricidad ni calefacción, aunque la electricidad se restableció en la mayor parte de la ciudad unas dos horas más tarde, dijo el gobernador.

Finalmente, un misil fue derribado frente a la costa de Sebastopol, afirmó el gobernador de esta ciudad de Crimea, península ucraniana anexada a Rusia en 2014.

Inquietar a la opinión pública rusa

El lado ruso de la frontera ha sido objeto de ataques cada vez más frecuentes en los últimos días. A lo largo de la guerra, las aldeas fronterizas han sido blanco esporádico del fuego de la artillería ucraniana, cohetes, granadas de mortero y drones lanzados desde espesos bosques donde son difíciles de detectar.

Atacar Belgorod y perturbar la vida de la ciudad es una forma dramática de que Ucrania demuestre que puede contraatacar a Rusia, cuyo ejército supera en número y en armamento a las fuerzas de Kiev.

El sábado, los bombardeos de Belgorod mataron a 25 personas, entre ellas cinco niños, en uno de los ataques más mortíferos en suelo ruso desde la invasión a gran escala de Moscú. Otro civil murió el martes en una nueva salva.

La táctica parece estar teniendo cierto éxito, con indicios de que los ataques están inquietando a la opinión pública, a los líderes políticos y a los observadores militares.

Cuerpos cubiertos yacen en el suelo tras un ataque militar ucraniano en Belgorod, Rusia. el 30 de diciembre de 2023.  (REUTERS/Stringer)
Cuerpos cubiertos yacen en el suelo tras un ataque militar ucraniano en Belgorod, Rusia. el 30 de diciembre de 2023. (REUTERS/Stringer)

Muchos blogueros militares rusos han expresado su pesar por la retirada de Moscú de la zona fronteriza en septiembre de 2022, en medio de una rápida contraofensiva de Kiev, y han argumentado que hay que tomar más territorio para asegurar Belgorod y otras zonas fronterizas.

Rusia califica a los ucranianos de “terroristas” que atacan indiscriminadamente zonas residenciales, mientras insiste en que Moscú sólo ataca depósitos, fábricas de armas y otras instalaciones militares, a pesar de que existen numerosas pruebas de que Rusia ataca objetivos civiles ucranianos.

Los funcionarios ucranianos rara vez reconocen la responsabilidad de los ataques en territorio ruso.

El lunes, Putin arremetió contra los ataques de Ucrania en Belgorod. “Quieren intimidarnos y crear incertidumbre en nuestro país”, dijo, prometiendo intensificar las represalias. En respuesta a la pregunta de un soldado sobre las víctimas civiles en Belgorod, Putin dijo: “Yo también siento una ira latente”.

El ejército ruso disparó el martes por la mañana 99 misiles contra Kiev, sus alrededores y Kharkiv matando a cinco personas. Poco después comenzaron los ataques contra Belgorod.

A finales de la semana pasada, un anterior bombardeo ruso masivo sobre la capital ucraniana ya había causado 30 muertos.

(Con información de AFP, EFE, y AP)