EEUU, Corea del Sur y Japón acordaron una mayor cooperación militar para contrarrestar la amenaza nuclear norcoreana

Los tres países también pidieron a la comunidad internacional mayor compromiso para frenar el avance del programa armamentístico del régimen de Kim Jong-un

Compartir
Compartir articulo
El Consejero de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Cho Tae-yong, estrecha la mano de sus homólogos de EEUU y Japón, Jake Sullivan y Takeo Akiba, tras su rueda de prensa conjunta en la oficina presidencial, en Seúl (Chung Sung-Jun/Pool via REUTERS)
El Consejero de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Cho Tae-yong, estrecha la mano de sus homólogos de EEUU y Japón, Jake Sullivan y Takeo Akiba, tras su rueda de prensa conjunta en la oficina presidencial, en Seúl (Chung Sung-Jun/Pool via REUTERS)

Los asesores de seguridad nacional de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón pidieron el sábado un mayor impulso internacional para frenar el desarrollo de armas nucleares y misiles por parte del régimen de Corea del Norte y su cooperación militar con otros países, en medio de la preocupación por sus supuestas transferencias de armas a Rusia.

La reunión de Seúl se produjo en un momento en el que las tensiones en la península coreana están en su punto más alto de los últimos años, con el dictador norcoreano Kim Jong-un acelerando la expansión de su programa nuclear y de misiles, y haciendo alarde de una doctrina nuclear de escalada que autoriza el uso preventivo de armas nucleares.

Estados Unidos y sus aliados asiáticos han respondido aumentando la visibilidad de su cooperación trilateral en materia de seguridad en la región y reforzando sus maniobras militares combinadas.

En una rueda de prensa conjunta tras la reunión, Cho Tae-yong, consejero de Seguridad Nacional de Corea del Sur, dijo que los tres asesores reafirmaron las obligaciones de Corea del Norte en virtud de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que exigen su desnuclearización y prohíben cualquier comercio de armas con otros países.

“Acordamos reforzar la coordinación entre los tres países para garantizar la estricta aplicación por parte de la comunidad internacional” de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, declaró Cho.

Kim Jong-un observa desde un barco un lanzamiento de prueba de misiles de crucero estratégicos (Europa Press)
Kim Jong-un observa desde un barco un lanzamiento de prueba de misiles de crucero estratégicos (Europa Press)

El funcionario dijo, además, que los tres también elogiaron mucho que Corea del Sur, Estados Unidos, Japón y Australia anunciaran sus propias sanciones a Corea del Norte por el lanzamiento de su satélite espía el mes pasado. El régimen norcoreano argumenta que tiene derecho a lanzar satélites espía para vigilar las actividades militares de Estados Unidos y Corea del Sur, y aumentar la amenaza de sus misiles con capacidad nuclear.

Washington, Seúl y Tokio también han expresado su preocupación por una posible alineación armamentística entre Corea del Norte y Rusia. Les preocupa que Kim esté proporcionando municiones muy necesarias para ayudar al presidente ruso Vladimir Putin a librar la guerra en Ucrania a cambio de la asistencia tecnológica rusa para mejorar su ejército armado con armas nucleares.

Tras la reunión, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, declaró que Washington está trabajando con Seúl y Tokio para reforzar la cooperación en materia de defensa. Sullivan afirmó que también pretenden mejorar la respuesta a las pruebas de misiles y los lanzamientos espaciales de Corea del Norte, incluido un acuerdo de intercambio de información en tiempo real sobre los lanzamientos de misiles norcoreanos que los países tienen previsto poner en marcha en diciembre.

El funcionario norteamericano dijo que los países también responderán a los delitos cibernéticos de Corea del Norte, el blanqueo de dinero en criptomoneda y otros esfuerzos para eludir las sanciones internacionales lideradas por Estados Unidos destinadas a ahogar los fondos destinados a su programa de armas nucleares y misiles.

“En lo que se refiere a la RPDC, no perdemos de vista el problema, porque sigue representando una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y regionales”, declaró Sullivan, utilizando las iniciales del nombre formal de Corea del Norte, República Popular Democrática de Corea.

EEUU, Corea del Sur y Japón advirtieron sobre la creciente cooperación militar entre Rusia y Corea del Norte (Europa Press/Contacto/Russian Presidency)
EEUU, Corea del Sur y Japón advirtieron sobre la creciente cooperación militar entre Rusia y Corea del Norte (Europa Press/Contacto/Russian Presidency)

Sullivan mantuvo el viernes conversaciones bilaterales por separado con el director de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Cho Tae-yong, y con el secretario general de la Secretaría de Seguridad Nacional de Japón, Takeo Akiba. También se reunió con el presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol.

En una cena de recepción ofrecida a Sullivan y Akiba el viernes, Yoon afirmó que es fundamental que los tres países continúen avanzando a partir de la cumbre que celebraron en agosto con el presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, en Camp David, donde se comprometieron a profundizar en la cooperación económica y en materia de seguridad.

La oficina presidencial de Corea del Sur dijo que Sullivan expresó su apoyo a la reciente decisión del Sur de suspender parcialmente un acuerdo militar intercoreano de 2018 sobre la reducción de las tensiones fronterizas, que había establecido amortiguadores fronterizos y zonas de exclusión aérea, para fortalecer la vigilancia de primera línea del Norte.

En su reunión a solas del viernes, Cho y Akiba hablaron de construir una “solidaridad internacional” más amplia para hacer frente al programa nuclear y de misiles de Corea del Norte. Afirmaron que éste representa una amenaza “no sólo para la península coreana, sino también para la comunidad regional e internacional en su conjunto”, según Seúl.

Los asesores de seguridad nacional de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón celebraron por última vez una reunión trilateral en junio en Tokio.

Las conversaciones entre los asesores de seguridad nacional en Seúl se produjeron después de que los enviados nucleares de los tres países se reunieran en Tokio para mantener conversaciones por separado sobre Corea del Norte.

El pasado mes de agosto Joe Biden recibió en Camp David al primer ministro japonés, Fumio Kishida, y al presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol (REUTERS/Jim Bourg)
El pasado mes de agosto Joe Biden recibió en Camp David al primer ministro japonés, Fumio Kishida, y al presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol (REUTERS/Jim Bourg)

Los enviados nucleares compartieron sus valoraciones sobre el reciente lanzamiento de un satélite y el desarrollo de armas por parte de Corea del Norte y debatieron formas de responder más eficazmente a las actividades de robo cibernético de Corea del Norte y otros esfuerzos ilícitos para eludir las sanciones internacionales lideradas por Estados Unidos y financiar su programa armamentístico, según informaron los ministerios de Asuntos Exteriores de Corea del Sur y Japón.

Funcionarios de los servicios de inteligencia surcoreanos han afirmado que los rusos probablemente proporcionaron apoyo tecnológico para el exitoso lanzamiento del satélite norcoreano en noviembre, que siguió a dos lanzamientos fallidos.

Corea del Norte afirmó que su satélite espía transmitió imágenes con vistas espaciales de lugares clave de Estados Unidos y Corea del Sur, como la Casa Blanca y el Pentágono. Pero no ha hecho pública ninguna de esas fotos de satélite. Muchos expertos externos cuestionan que el satélite norcoreano sea lo suficientemente sofisticado como para enviar imágenes de alta resolución de utilidad militar.

El dictador norcoreano prometió lanzar más satélites, afirmando que su ejército necesita adquirir capacidades de reconocimiento basadas en el espacio.

Funcionarios militares y de inteligencia surcoreanos han afirmado que Corea del Norte podría haber enviado más de un millón de proyectiles de artillería a Rusia a partir de agosto, semanas antes de que Kim viajara al Lejano Oriente ruso para celebrar una rara cumbre con Putin que desató la preocupación internacional sobre un posible acuerdo armamentístico. Tanto Moscú como Pyongyang han negado las afirmaciones de Estados Unidos y Corea del Sur sobre las supuestas transferencias de armas.

(Con información de AP)