Otro general ruso murió en Ucrania durante “un acto de servicio en una zona de operaciones especiales”

Aunque no hay información oficial, fuentes militares dijeron que a finales de noviembre Vladimir Zavadsky pisó una mina colocada por las propias tropas de Putin

Compartir
Compartir articulo
Vladimir Zavadsky, subcomandante del 14º cuerpo de ejército de la Flota del Norte (Ministerio de Defensa ruso)
Vladimir Zavadsky, subcomandante del 14º cuerpo de ejército de la Flota del Norte (Ministerio de Defensa ruso)

Un general ruso ha muerto mientras estaba desplegado en Ucrania, según informó el lunes el gobernador de la región rusa de Voronezh, la última figura militar rusa de alto rango que ha fallecido durante los 21 meses de ofensiva.

“Un dolor punzante. El general de división Vladimir Zavadsky, subcomandante del 14º Cuerpo de Ejército de la Flota del Norte, murió en acto de servicio en una zona de operaciones especiales”, dijo en Telegram el gobernador de Voronezh, Alexander Gusev, utilizando el término ruso para referirse a su ofensiva en Ucrania.

“Estoy convencido de que el nombre de Vladimir Zavadsky, un oficial valiente, un verdadero general y un hombre digno, permanecerá para siempre en los anales de la gloria de nuestra patria”, añadió Gusev, elogiando la “lealtad” del general.

No especificó las circunstancias de la muerte de Zavadsky.

Canales rusos de Telegram con fuentes en el ejército dijeron que fue abatido a finales de noviembre tras pisar una mina lejos de la línea del frente, dando a entender que podría haber sido un artefacto colocado previamente por las fuerzas rusas.

Varios miembros de alto rango del ejército ruso han muerto desde el inicio de la ofensiva en Ucrania en febrero de 2022 y su muerte no siempre fue confirmada por fuentes oficiales.

Según el medio de investigación iStories, Zavadsky es el séptimo general de división cuya muerte ha sido confirmada por Rusia, y el duodécimo oficial de alto rango abatido del que se tiene noticia desde el comienzo de la guerra.

Las muertes de altos mandos rusos, que los analistas militares han atribuido en algunos casos al éxito ucraniano en la interceptación de comunicaciones rusas, se han hecho más raras a medida que avanzaba la guerra.

Combates en Avdiivka

Un soldado ucraniano frente a un edificio destruido en Avdiivka (Radio Free Europe/Radio Liberty/Serhii Nuzhnenko via REUTERS)
Un soldado ucraniano frente a un edificio destruido en Avdiivka (Radio Free Europe/Radio Liberty/Serhii Nuzhnenko via REUTERS)

Desde octubre las tropas rusas llevan a cabo una ofensiva en el este de Ucrania. Los rusos atacan en particular el noreste, en la zona de Kupiansk y en el este, donde intentan rodear Avdiivka, una ciudad industrial de la región oriental de Donetsk que se ha convertido en el punto más candente de la extensa línea del frente.

Funcionarios ucranianos dijeron este lunes que las fuerzas rusas están asaltando la ciudad desde dos nuevas direcciones.

“La actual tercera oleada de asaltos enemigos difiere de las dos anteriores en que han abierto condicionalmente dos nuevas direcciones”, declaró el jefe de la ciudad, Vitaliy Barabash.

“El lanzamiento de nuevas direcciones demuestra que el enemigo ha recibido la orden de capturar la ciudad a cualquier precio”, añadió en declaraciones a los medios estatales.

Barabash dijo que los nuevos empujones de las fuerzas rusas eran un intento de distraer las defensas ucranianas y cerrar una brecha al oeste de la ciudad que la rodearía por completo.

Analistas militares independientes han afirmado que las fuerzas rusas están logrando avances graduales en los alrededores de Avdiivka, pero a un costo extremadamente elevado.

Añadió que quedaban unos 1.300 civiles en la ciudad, en la que antes vivían unas 30.000 personas.

Avdiivka se encuentra en la región de Donetsk, parcialmente controlada por los separatistas respaldados por el Kremlin desde 2014 y uno de los cuatro territorios que Moscú afirmó haberse anexionado el año pasado.

El invierno ralentiza los combates

Mientras tanto, la llegada del invierno entorpece las acciones de ambos bandos, según reconoció en su informe diario el estadounidense Instituto de Estudios para la Guerra (ISW).

“Las malas condiciones meteorológicas siguen ralentizando el ritmo de las operaciones de combate de Ucrania y Rusia en toda la línea del frente, pero no las han detenido por completo”, indicó.

Imagen de archivo de un vehículo militar ruso dañado en el distrito de Kúpiansk (Ucrania). EFE/EPA/SERGEY KOZLOV
Imagen de archivo de un vehículo militar ruso dañado en el distrito de Kúpiansk (Ucrania). EFE/EPA/SERGEY KOZLOV

Vladímir Rógov, representante ruso en la anexionada región de Zaporizhzhia, publicó en Telegram un vídeo que muestra el mal estado de los caminos en el triángulo Robotine-Verbove-Novoprokopivka, al asegurar que esta situación “prácticamente ha inmovilizado todos los vehículos de ruedas”.

“Los militares ucranianos se ven obligados a efectuar sus rotaciones hasta la zona gris y luego ir a pie rumbo al matadero”, señaló.

El portavoz del grupo Tavria del ejército ucraniano, Oleksandr Shtupun, señaló que en Avdivka “la actividad de la infantería de los ocupantes volvió a incrementarse en comparación con los días anteriores” debido a las dificultades de transporte.

(Con información de AFP, EFE y Reuters)