Investigadores ucranianos evalúan el desastre de Kakhovka, el primer ecocidio atribuido al ejército ruso

Expertos reúnen pruebas del desastre ambiental generado por la destrucción con explosivos de la presa de Kakhovka, con el desafío de demostrar que el autor fue Rusia y que su Ejército tenía la intención de causar daños en el entorno

Compartir
Compartir articulo
una zona parcialmente seca del embalse de Kakhovka, a las afueras de Zaporizhzhia, en medio de la invasión rusa de Ucrania (Fotos: Roman Pilipey/AFP)
una zona parcialmente seca del embalse de Kakhovka, a las afueras de Zaporizhzhia, en medio de la invasión rusa de Ucrania (Fotos: Roman Pilipey/AFP)

Bajo la mirada de un fiscal ucraniano, decenas de investigadores con chalecos y cuadernos cavan hoyos y fotografían el suelo sembrado de banderines rojos cerca de Kherson, en el sur de Ucrania, con miras a atribuir un delito medioambiental a las fuerzas rusas.

“¡Faltan tres kilómetros de tierra! ¡Tomen más!”, grita Vladyslav Ignatenko, de la fiscalía especial para el medio ambiente.

En Chornobaivka, un suburbio al norte de Kherson, se realiza una investigación sin precedentes: la primera denuncia por ecocidio asociado a la invasión rusa.

Se trata de las consecuencias de la destrucción con explosivos de la presa de Kakhovka, sobre el río Dniéper, el 6 de junio. La ruptura de una parte provocó grandes inundaciones en el sur del país, dejó decenas de muertos y daños valorados en miles de millones de dólares, según la ONU.

Moscú y Kiev se culpan mutuamente de la catástrofe, pero la presa está en una zona bajo control ruso y el ejército ucraniano cree que Rusia intentó frenar una contraofensiva inundando la región.

“Somos pioneros”, sostiene el fiscal Ignatenko, de 32 años. “Vamos a utilizar todos los métodos posibles para recoger pruebas”.

Un investigador ecológico recoge tierra en la zona inundada tras la explosión de la presa de Kakhovka, para una investigación de crímenes de guerra sobre las acusaciones de ecocidio ruso, en el pueblo de Chornobaivka, a las afueras de Kherson (AFP)
Un investigador ecológico recoge tierra en la zona inundada tras la explosión de la presa de Kakhovka, para una investigación de crímenes de guerra sobre las acusaciones de ecocidio ruso, en el pueblo de Chornobaivka, a las afueras de Kherson (AFP)

El magistrado, al frente de un equipo de ecologistas bajo supervisión de la policía científica, indica un lugar en el mapa: “Nuestro próximo punto será en este barrio de Kherson”.

Recién llegada de Kiev, una integrante del equipo se preocupa: “¡Estás loco! ¡No iré allí! Es demasiado peligroso”.

Situada en la margen derecha del Dniéper, Kherson ha sido bombardeada sin cesar desde que las fuerzas rusas se retiraron de la ciudad a fines de 2022.

Suelos contaminados

El cargo de ecocidio fue incluido en el código penal ucraniano en 2001.

Para investigar las consecuencias de la destrucción de la presa, Maksym Popov, asesor especial de la fiscalía ucraniana para delitos ambientales, envió a 172 fiscales y 285 investigadores y busca procesar a Rusia “en las jurisdicciones ucraniana e internacional”.

Sin embargo, el Estatuto de Roma, que establece las leyes de la Corte Penal Internacional, no prevé el delito de ecocidio, aunque su artículo 8 define los crímenes de guerra que dañan el medioambiente.

Cabras pastan en una zona parcialmente seca del embalse de Kakhovka, a las afueras de Zaporizhzhia (AFP)
Cabras pastan en una zona parcialmente seca del embalse de Kakhovka, a las afueras de Zaporizhzhia (AFP)
La represa destruida con explosivos cuando estaba ocupada por Rusia (Maxar/AP)
La represa destruida con explosivos cuando estaba ocupada por Rusia (Maxar/AP)

La denuncia difícilmente podría prosperar porque tendría que probar que Rusia quería intencionalmente causar daños en el entorno.

Frente a un terreno baldío rodeado de casas, el joven fiscal señala una marca en un muro a unos 40 cm del suelo.

“El agua subió hasta inundar este campo (...) Después del análisis, podremos determinar si hay rastros de pesticidas e hidrocarburos que constituyan contaminación de suelo”, señala, advirtiendo que algunas zonas pastaban luego los animales.

Para que su denuncia tenga éxito, Ucrania también deberá probar la responsabilidad de Rusia en la explosión de la presa.

“Es nuestra convicción” y “hay otra investigación abierta al respecto”, asegura Ignatenko.

“Escala de la tragedia enorme”

A 300 km de allí, cerca de Zaporizhzhia, aguas arriba del Dniéper, un pequeño río atraviesa una gran extensión blanca. En el borde, Vadym Maniuk, profesor asociado de la universidad, camina sobre un suelo que cruje de forma extraña.

Bajo sus pies hay millones de conchas de mejillones de agua dulce. “Estos moluscos servían de filtro porque aquí el agua no era limpia, sino estancada”, explica el biólogo de 50 años.

Una planta que crece entre conchas en una zona seca del embalse de Kakhovka (AFP)
Una planta que crece entre conchas en una zona seca del embalse de Kakhovka (AFP)

El científico se encuentra en lo que era el fondo del embalse de Kajovka antes de que se vaciara. “Había cuatro metros de agua”.

Para Maniuk, el ecocidio es innegable: “Millares de organismos vivos murieron repentinamente en cuestión de días”.

Pero caminando entre brotes de álamo y cadáveres de carpas, reconoce que la vida está reclamando sus derechos: “en pocos meses hemos encontrado un ecosistema dinámico”.

Varias organizaciones advierten del coste medioambiental de la guerra en Ucrania.

Aunque “todos los conflictos” son nefastos para la naturaleza, este conflicto lo es “especialmente”, según Doug Weir, de la oenegé británica Conflict and Environment Observatory.

Pilas de tierra recogida por un investigador ecológico en la zona inundada tras la explosión de la presa (AFP)
Pilas de tierra recogida por un investigador ecológico en la zona inundada tras la explosión de la presa (AFP)

A diferencia de otras guerras limitadas a una zona muy concreta, en este caso la línea de frente es “increíblemente larga”, de varios cientos de kilómetros, y los enfrentamientos se están prolongando, alerta.

El coste de los daños medioambientales se estimó a principios de noviembre en “56.000 millones de dólares, una suma descomunal”, afirma Jaco Cilliers, representante del Programa dela ONU para el Desarrollo (PNUD) en Ucrania. “La escala de la tragedia es enorme”, señala.

(Con información de AFP)