Un ataque atribuido al ISIS dejó al menos 11 muertos en el este de Irak

El hecho, ocurrido en la provincia de Diyala, tuvo como blanco un minibús en el que viajaban civiles que regresaban de un mitin electoral. Las autoridades señalan a células del Estado Islámico como responsables

Compartir
Compartir articulo
Miembros de ISIS en Irak (Archivo)
Miembros de ISIS en Irak (Archivo)

Al menos 11 civiles murieron en el este de Irak cuando su minibús fue alcanzado por la explosión de una mina antes de ser blanco de un francotirador en un ataque yihadista, informaron este viernes fuentes de seguridad y el gobernador provincial.

El ataque en la provincia de Diyala, perpetrado la noche del jueves, tuvo como blanco un minibús en el que viajaban civiles que regresaban de un mitin electoral, dijo a la agencia de noticias AFP un funcionario del ministerio del Interior que habló en condición de anonimato.

El gobernador de Diyala, Muthana al Tamimi, denunció una “operación cobarde perpetrada por el grupo terrorista Daesh”, en referencia a los yihadistas de la organización Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

En su página de Facebook pidió a las fuerzas de seguridad “redoblar la vigilancia contra las células durmientes” del ISIS.

El Estado Islámico fue derrotado territorialmente en Irak en 2017 tras haber controlado amplias zonas del país desde 2014, pero sus remanentes todavía siguen llevando ataques (Ho/Zuma Press/ContactoPhoto)
El Estado Islámico fue derrotado territorialmente en Irak en 2017 tras haber controlado amplias zonas del país desde 2014, pero sus remanentes todavía siguen llevando ataques (Ho/Zuma Press/ContactoPhoto)

Al menos “11 personas murieron y 17 resultaron heridas en un atentado perpetrado con un artefacto explosivo y luego con disparos dirigidos contra personas” en la ciudad de Al Omraniya, indicó a AFP una segunda fuente de seguridad desde Bagdad.

Por su parte, el responsable del ministerio del Interior aseguró que un “minibús” había sido alcanzado “por dos bombas caseras a su regreso de un mitin electoral”.

“A continuación, un francotirador efectuó disparos desde un lugar no identificado”, declaró el funcionario.

ISIS no reivindicó inicialmente el ataque en Diyala, una región donde permanecen activas células yihadistas.

El Estado Islámico fue derrotado territorialmente en Irak en 2017 tras haber controlado amplias zonas del país desde 2014, pero sus remanentes todavía siguen llevando ataques, sobre todo contra las fuerzas de seguridad iraquíes y particularmente en la frontera con Siria y en el norte y centro del país.

Se estima que la organización cuenta con entre 5.000 y 7.000 miembros y simpatizantes repartidos entre el Irak y Siria, de los cuales aproximadamente la mitad son combatientes, según un informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas publicado en febrero.

(Con información de AFP y EFE)