Ucrania insiste en que no ve signos de fatiga bélica de la OTAN

Más de 650 días después del comienzo de la guerra, los combates entre los países se han estancado y ninguno de los dos ha podido lograr avances significativos

Compartir
Compartir articulo
El canciller ucraniano Dmytro Kuleba (d) en una entrevista en la sede de la OTAN en Bruselas  (Foto AP/Virginia Mayo)
El canciller ucraniano Dmytro Kuleba (d) en una entrevista en la sede de la OTAN en Bruselas (Foto AP/Virginia Mayo)

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, insistió el miércoles en que los aliados de la OTAN no muestran signos de fatiga bélica y siguen comprometidos a ayudar a Ucrania a defenderse contra Rusia y recuperar el territorio ocupado.

Kuleba también dijo que el presidente Vladimir Putin está calculando mal si ve algún valor en mantener sus fuerzas en Ucrania al menos hasta las elecciones presidenciales en Estados Unidos dentro de un año, lo que podría marcar el comienzo de una nueva administración.

“Escuché un claro ‘no’ a cualquier referencia a la fatiga, y escuché (un) claro ‘sí’ a un mayor apoyo a Ucrania”, dijo Kuleba después de reunirse con sus homólogos de la OTAN en Bruselas. Dijo que algunos aliados habían hecho nuevas ofertas de apoyo, pero se negó a dar detalles.

“Entienden que para sentirse seguros, para no terminar en una situación en la que los soldados de la OTAN tendrán que luchar, Ucrania tiene que ganar en esta guerra”, dijo Kuleba.

Más de 650 días después de la guerra, los combates entre Rusia y Ucrania se han estancado y ninguno de los dos ha podido lograr avances significativos. La OTAN cree que Rusia ha sufrido alrededor de 300.000 bajas, pero los funcionarios se niegan a especular sobre el número de víctimas en Ucrania.

Personal y vehículos militares  en el norte de Bakhmut (Reuters)
Personal y vehículos militares en el norte de Bakhmut (Reuters)

La OTAN como organización no proporciona asistencia militar a Ucrania, aunque muchos miembros lo hacen de forma individual y en grupos. Pero el suministro de municiones y equipos se ha convertido en un desafío a medida que disminuyen los arsenales nacionales de armas.

Y la retórica ha cambiado. Hace seis semanas, altos funcionarios y ministros de la OTAN elogiaron los lentos pero graduales avances que estaban logrando las fuerzas armadas de Ucrania. Esta semana, la mera supervivencia del país fue aclamada como una victoria.

Aun así, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo que los aliados están “decididos a garantizar que Ucrania tenga lo que necesita, incluso recuperar territorio”. Dijo que muchos miembros de la OTAN quieren “ayudar a Ucrania a construir una fuerza futura que pueda garantizar la disuasión y garantizar la defensa contra la agresión en el futuro”.

Blinken dijo que lo único que impide el fin de la guerra “es Vladimir Putin y la medida en que cree que de alguna manera puede sobrevivir a Ucrania, sobrevivir a su pueblo”, y la negativa de Putin a “participar de manera significativa en la diplomacia o negociaciones”.

Un alto funcionario estadounidense dijo que la mayoría, si no todos, los aliados de la OTAN no creen que Putin aceptará ningún tipo de acuerdo con Ucrania hasta después de las elecciones estadounidenses, y abordan sus decisiones sobre la asistencia a Ucrania con eso en mente.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba (I), y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (D) (EFE)
El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba (I), y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (D) (EFE)

Esto significa no sólo ayuda militar sino también asistencia para la reconstrucción, apoyo económico y ayuda con reformas para llevar a Ucrania por un camino más sostenible hacia la membresía de la OTAN, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato debido a lo delicado del tema. No ofreció detalles.

Pero Kuleba dijo que Putin siempre está esperando algo.

“Siempre espera que se celebren elecciones en otro país y que el nuevo gobierno y los nuevos líderes cambien de actitud”, dijo Kuleba, “y el presidente Putin siempre fracasó, fracasó sistemáticamente, en sus expectativas”.

Y añadió: “Puede haber diferencias sobre las mejores maneras de contener a Rusia, de disuadirla. Pero el entendimiento (en la OTAN) de que Rusia representa una amenaza es consensuado y no veo que eso cambie”.

Estados Unidos y la Unión Europea están luchando por proporcionar fondos suficientes para mantener a flote la economía de guerra de Ucrania. El dinero está retenido debido a luchas políticas internas y a una toma de decisiones complicada.

Tras completar una misión de fuego, los soldados ucranianos de la 57.ª Brigada Motorizada Separada regresan a su posición (Europa Press/Madeleine Kelly)
Tras completar una misión de fuego, los soldados ucranianos de la 57.ª Brigada Motorizada Separada regresan a su posición (Europa Press/Madeleine Kelly)

Pero Ucrania está principalmente concentrada en lograr la máxima garantía de seguridad –lo que Kuleba describió como “la madre de todas las decisiones”– unirse a la OTAN y abrir conversaciones para ingresar en la UE.

Los líderes de la UE sopesarán esa decisión el próximo mes y la Comisión Europea, que supervisa el proceso de adhesión, ha dicho que las conversaciones deberían comenzar pronto, tal vez a principios de 2024. Sin embargo, no hay consenso sobre permitir que Ucrania se una a la OTAN mientras continúa la guerra.

Cuando se le preguntó si Ucrania tiene la intención de unirse a ambas organizaciones con sus territorios ocupados, incluida la Península de Crimea, Kuleba dijo que todo el país, tal como fue reconocido internacionalmente en 1991, se uniría.

“De lo contrario, ¿para qué fue todo esto?” él dijo. “Ganaremos en la guerra. Restauraremos nuestra integridad territorial”.

La reunión de la OTAN se produjo un día después de que a la esposa del jefe de inteligencia militar de Ucrania le diagnosticaran envenenamiento por metales pesados. Marianna Budanova, esposa del teniente general Kyrylo Budanov, estaba recibiendo tratamiento.

Un funcionario de la agencia de inteligencia, conocida como GUR, dijo el miércoles que Budanova fue envenenada con arsénico y mercurio. Se confirmó el envenenamiento de varios empleados más del GUR, además de Budanova, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato debido a la sensibilidad del tema.

Kuleba dijo que no tenía información firme sobre quién o qué estaba detrás de esto, pero que “tiene sentido suponer que fue un atentado contra su vida, porque sabemos que Rusia anteriormente había intentado asesinar al propio Budanov”.

(Con información de AP)