Los vínculos estrechos de Irán con Hamas

La teocracia chiíta tiene una larga historia de colaboración y financiamiento con la organización palestina que perpetró la masacre del 7 de octubre en Israel

Compartir
Compartir articulo
El líder supremo de Irán, Ayatollah Ali Khamenei, recibió al líder de Hamas, Ismail Haniyeh, en Teheran, el 21 de junio de este año (REUTERS)
El líder supremo de Irán, Ayatollah Ali Khamenei, recibió al líder de Hamas, Ismail Haniyeh, en Teheran, el 21 de junio de este año (REUTERS)

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por The Jerusalem Strategic Tribune

En las semanas transcurridas desde la masacre de Hamas del 7 de octubre, los expertos han debatido si Irán ayudó o no a Hamas a desarrollar el plan para el asalto terrorista y si Irán tenía conocimiento previo del ataque. Citando una fuente de Hamas, el Wall Street Journal informó de que Irán ayudó a planear el ataque y que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica le dio el visto bueno en una reunión en Beirut. Otro informe del Journal afirma que en las semanas previas al asalto, cientos de militantes de Hamas y otros islamistas recibieron formación especializada en Irán. Irán, por su parte, negó haber desempeñado papel alguno en el atentado, y los servicios de inteligencia estadounidenses sugieren que el ataque de Hamas sorprendió a Irán, lo que socava la teoría de que desempeñó un papel directo en la planificación o el entrenamiento de los operativos para el complot.

Ya en agosto, el dirigente adjunto de Hamas Salah Al-Arouri reconoció públicamente: “Nos estamos preparando para una guerra total y estamos discutiendo las perspectivas de esta guerra con todas las partes relevantes”. Esas conversaciones incluían sin duda al IRGC y a Hezbolá, con quienes los dirigentes de Hamas se reunían periódicamente en una “sala de guerra conjunta” en Beirut.

En última instancia, saldrán a la luz los detalles del papel de Irán en el complot. Pero esto ya está claro: Irán ha financiado, armado, entrenado y proporcionado inteligencia a Hamas durante décadas. Aunque Hamas tiene múltiples fuentes de ingresos, la financiación procedente de Irán ha sido especialmente importante para las estructuras militares y terroristas del grupo. Como concluyó el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, cuando se le preguntó por el papel de Irán en el atentado de Hamas: “Lo hemos dicho desde el principio: Irán es cómplice de este atentado en un sentido amplio porque proporcionó la mayor parte de la financiación del brazo militar de Hamas.”

Fondos iniciales iraníes

Desde su formación a finales de 1987, Hamas ha recibido y sigue recibiendo un importante apoyo financiero y de otro tipo de Irán. En 1994, el autor palestino convertido en legislador Ziad Abu-Amr escribió que Irán “proporciona apoyo logístico a Hamas y entrenamiento militar a sus miembros”, estimando la ayuda iraní a Hamas “en decenas de millones de dólares”. Con el tiempo, esta cifra aumentaría constantemente. Según un informe canadiense, “en febrero de 1999, se informó de que la policía palestina había descubierto documentos que atestiguan la transferencia de 35 millones de dólares a Hamas desde el Servicio de Inteligencia iraní (MOIS), dinero destinado supuestamente a financiar actividades terroristas contra objetivos israelíes”. Irán también entrenó a operativos de Hamas para llevar a cabo atentados contra Israel. Por ejemplo, Hassan Salamah, el comandante de Hamas que fue el cerebro de la cadena de atentados suicidas con autobuses de Hamas en febrero y marzo de 1996, declaró a la policía israelí -y reiteró posteriormente en una entrevista en el programa “60 Minutes” de la CBS- que tras recibir formación de adoctrinamiento ideológico en Sudán fue enviado a Siria y de allí a Irán. Osama Hamdan, representante de Hamas en Irán en aquel momento, se reunió con Salamah en Teherán, tras lo cual Salamah recibió entrenamiento militar durante tres meses a manos de instructores iraníes.

La financiación iraní de Hamas aumentó en la época en que las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos depusieron al iraquí Sadam Husein, lo que acabó con las generosas subvenciones iraquíes a las familias de palestinos muertos, heridos o encarcelados por atacar a israelíes, según informó en mayo de 2004 el difunto periodista israelí especializado en seguridad nacional Zeev Schiff. “La información de inteligencia también sugiere que Irán está pasando millones de dólares a los palestinos a través de contactos de Hezbolá”, escribió Schiff. “Irán, en efecto, es un sustituto del antiguo líder iraquí Sadam Husein, que subvencionaba a las familias de los terroristas suicidas palestinos o a los heridos en los combates. En los territorios [palestinos], la financiación está siendo gestionada por diversas organizaciones islámicas de bienestar social”.

Durante un tiempo, Hamas aceptó el apoyo iraní pero intentó proteger su independencia operativa. En sus primeros años, Hamas era reacia a aceptar demasiado dinero de Irán por miedo a quedar atada a las expectativas e instrucciones de Teherán. Pero el aumento de la financiación iraní a Hamas en mayo de 2004 se produjo pocas semanas después del asesinato del líder de Hamas Abdel Aziz al-Rantissi. La muerte de Rantissi -que se produjo justo después del asesinato del líder de Hamas, el jeque Ahmed Yassin- debilitó a Hamas y dejó a la organización sin un liderazgo claro. En Damasco, el líder de Hamas, Jaled Mishal, buscó al parecer una mayor financiación de Irán y un canal directo con el CGRI en un esfuerzo por contener el impacto de la pérdida de Yassin y Rantisi y revigorizar las células operativas de Hamas.

El apoyo de Irán a Hamas ha seguido aumentando con el tiempo, especialmente después de que Hamas tomara por la fuerza la Franja de Gaza a sus compatriotas palestinos en 2007. Según un informe de 2010 del Departamento de Defensa de Estados Unidos sobre el poder militar iraní, Irán proporcionó a Hezbolá y a varios grupos terroristas palestinos -incluido Hamas- “financiación, armas y entrenamiento para oponerse a Israel y perturbar el proceso de paz en Oriente Próximo”, señalando que esa ayuda se introducía entonces de contrabando en Gaza a través de túneles bajo el corredor de Filadelfia (que discurre a lo largo de la frontera entre Gaza y Egipto). El Departamento de Estado no escatimó palabras en 2012 al explicar que Hamas utilizaba túneles de contrabando desde Egipto y rutas marítimas de contrabando para importar armas de Irán a Gaza. Desde 2007, señaló el Estado, Hamas “dedicó la mayor parte de su actividad en Gaza a consolidar su control, endurecer sus defensas, construir sus depósitos de armas, reforzar la seguridad y llevar a cabo operaciones limitadas contra las fuerzas militares israelíes.”

A pesar de la guerra civil siria, fluyen fondos iraníes

Las relaciones entre Hamas e Irán se agriaron a raíz de la decisión de Hamas de romper con el régimen de Assad a causa de la guerra civil siria y de los ataques del régimen de Assad contra sus compatriotas musulmanes suníes. Durante años, desde que Jordania expulsó a los dirigentes de Hamas de Ammán (Jordania) en 1999, Hamas había mantenido la sede de su dirección exterior en Damasco. Pero en enero de 2012, el dirigente de Hamas Jaled Mishal abandonó la base del grupo en Damasco. En febrero de 2012, el líder adjunto de Hamas, Mousa Abu Marzouk, que entonces se encontraba en Egipto, comentó que “los iraníes no están contentos con nuestra posición sobre Siria, y cuando no están contentos, no tratan contigo de la misma manera de siempre.”

Y sin embargo, la financiación iraní a Hamas nunca cesó del todo. Aunque las desavenencias del grupo con Teherán afectaron a la financiación de las actividades políticas de Hamas, Irán siguió financiando las actividades militares del grupo. Además, a principios de 2014, las relaciones entre Hamas e Irán empezaron a reconducirse.

En 2014, cuando Hamas libró una guerra de cohetes contra Israel y demostró a Irán que podía atacar eficazmente a Israel, Irán tomó nota. Según el Servicio de Investigación del Congreso, “desde el conflicto entre Hamas e Israel de 2014, Irán aparentemente ha tratado de reconstruir la relación con Hamas proporcionándole tecnología de misiles que Hamas utilizó para construir sus propios cohetes y ayudándole a reconstruir los túneles destruidos en el conflicto con Israel.”

Tales conclusiones están respaldadas por pruebas que se hicieron públicas en varios casos destacados. Por ejemplo, el 5 de marzo de 2014, la Marina israelí interceptó el Klos-C, un buque comercial con bandera panameña, en el Mar Rojo, frente a las costas de Eritrea. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, cuando la Marina israelí abordó el barco y examinó su carga, encontró diversas armas, entre ellas: 40 cohetes tierra-tierra M-302 fabricados en Siria, con un alcance de 90-200 km; 181 granadas de mortero de 122 mm; y 400.000 cartuchos de munición para fusiles de asalto.

En una señal de que la financiación iraní a Hamas volvía a estar en pleno apogeo, en septiembre de 2015, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó a un ciudadano con doble nacionalidad británica y jordana afincado en Arabia Saudí que coordinaba la transferencia de decenas de millones de dólares de Irán a Arabia Saudí para financiar las Brigadas Qassam de Hamas y las actividades de Hamas en Gaza.

De 2012 a 2016, los operativos financieros de Hamas en Líbano ayudaron a facilitar el flujo de fondos desde el IRGC de Irán, a través de Hezbolá libanés, a Hamas. Consideremos el caso de Mohammad Sarur, residente en Beirut, vinculado tanto a Hezbolá como a Hamas. Según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, “Sarur actuó como intermediario entre el IRGC-QF y Hamas y trabajó con operativos de Hezbolá para garantizar el suministro de fondos a las Brigadas Izz-Al-Din Al-Qassam [de Hamas]”.

En agosto de 2017, el recién elegido líder de Hamas en Gaza, Yahye Sinwar, declaró que Irán volvía a ser “el mayor respaldo financiero y militar” del ala militar de Hamas.

Poco después, las autoridades notaron un aumento significativo de los esfuerzos iraníes para financiar al grupo. Por ejemplo, en noviembre de 2018, el Departamento del Tesoro descubrió una compleja red de “petróleo por terrorismo” que beneficiaba a Hamas, entre otros. El esquema implicaba el envío de petróleo iraní, con la ayuda de operativos iraníes y empresas rusas, al régimen de Assad en Siria, que luego entregaría los cientos de millones de dólares estadounidenses en ganancias a la IRGC. Desde allí, el IRGC distribuiría los fondos a dos de los apoderados más importantes de Irán: Hezbolá y Hamas.

En junio de 2022, Hamas y Siria anunciaron su decisión de restablecer lazos.

El continuo apoyo de Irán a Hamas

En la actualidad, funcionarios estadounidenses e israelíes estiman que Irán proporciona a Hamas al menos entre 70 y 100 millones de dólares al año. El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, afirmó en una entrevista de 2022 con Al Jazeera que su grupo recibe 70 millones de dólares al año de Irán.

En octubre de 2023, tras la invasión de Hamas del sur de Israel, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó a Muhammad Nasrallah, un veterano operativo de Hamas afincado en Qatar con estrechos vínculos con Irán que participó en la transferencia de decenas de millones de dólares a Hamas, incluidas las Brigadas Qassam.

Con el tiempo, la financiación iraní de Hamas ha sostenido al grupo y ha aumentado su capacidad terrorista. Los programas de entrenamiento terrorista de Irán, y su constante esfuerzo por armar a Hamas a lo largo de los años, son la razón por la que Hamas ha podido llevar a cabo ataques dirigidos contra Israel, incluida la masacre del 7 de octubre.

Durante décadas, Irán, un Estado designado por Estados Unidos como patrocinador del terrorismo, ha proporcionado una amplia gama de apoyo material a Hamas, sin el cual Hamas nunca podría haberse convertido en la organización terrorista capaz y mortal que es hoy. Jake Sullivan tiene razón. “Han proporcionado entrenamiento, han proporcionado capacidades”. Teherán desempeñó un papel fundamental en la creación del monstruo que es Hamas, razón por la cual Irán comparte la culpa y la responsabilidad del brutal atentado.

------

Matthew Levitt es becario Fromer-Wexler y director del programa Reinhard sobre contraterrorismo e inteligencia del Washington Institute for Near East Policy. También es profesor adjunto en la Universidad de Georgetown y anteriormente ocupó cargos de contraterrorismo en el FBI, el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro. Es autor de Hamas: Politics, Charity and Terrorism in the Service of Jihad.